Quinta edición del festival Las Noches de San Jazz

El góspel y el funky fueron los protagonistas de esta quinta edición del festival Las Noches de San Jazz. Durante el viernes 24 y sábado 25 de junio, el auditorio del Parque El Paraíso fue el lugar escogido para que se diesen cita todos los aficionados a estos géneros musicales. 

Con gran afluencia de público, el Parque El Paraíso vivió durante dos días consecutivos agradables veladas con la celebración de la V edición del festival Las noches de San Jazz que se ha dedicado al góspel y al funky.

El festival arrancó el viernes 24 de junio, con la actuación de The Sey Sisters, un trío de hermanas catalanas de origen ghanes que compaginan sus carreras musicales con labores teatrales. Las hermanas Edna, Kathy y Yolanda, estuvieron  acompañadas del pianista y saxofonista Albert Bartolomé. Su música, basada en sus raíces africanas, tiene influencias del soul y el góspel y la riqueza de sus armonías vocales, sus letras y la energía que transmiten en sus actuaciones no dejaron a nadie indiferente.

San Jazz San Blas

A continuación llegó el turno de Bridget Bazile, que estuvo acompañada del director musical y pianista francés Vincent Balsey, interpretó varios temas en los que combinó su depurada técnica vocal con ritmos impetuosos. Proveniente del delta del Missisipi, cuna de la música espiritual negra, la artista calificada como “una voz clásica en un alma de góspel” se ha formado como cantante lírica (soprano) y cantante de góspel.

La noche acabó con Living Water, un coro con más de 60 voces que acompañados por su banda de 10 músicos mezcló el sonido góspel más tradicional con coreografías y sonidos contemporáneos en un derroche de energía en estado puro que hizo que el público no pudiese estar quieto en su asiento. Este conjunto nacido en Madrid en 2007 hace de cada actuación un amplío repaso por diferentes estilos; desde los himnos evangélicos hasta el góspel más contemporáneo, es una explosión de fuerza, pasión y espiritualidad que traspasa el escenario haciendo de cada ocasión una experiencia única que solo el góspel permite disfrutar.

Noche de Jazz

La segunda parte del festival tuvo el lugar el sábado 25, que era el turno para los ritmos funky.  Watch Out fue el encargado de dar el pistoletazo de salida con un potente espectáculo que despertó el instinto por el baile de todos los presentes y con el que celebra sus 30 años de andadura musical que comenzó en un garaje de La Latina. La banda liderada por Kike Ochoa, acompañado por reputados músicos hicieron un repaso por diferentes temas de soul y funky. Durante su intervención el público presente no pudo dejar de bailar.

Seguidamente la banda Slide, capitaneada por el guitarrista Chuma Segura, interpretó diferentes temas basados en la música de raíces negras combinada con sorprendentes versiones de los clásicos, en esta ocasión con la colaboración del percusionista y batería Jorge Pérez. Conocidas versiones como Hey Jude de Los Beatles o Redemtion Song de Bob Marley hicieron vibrar a todos los asistentes.

El músico Juan Rozoff, calificado como ‘el Prince francés’, que cuenta con una dilatada trayectoria profesional que arrancó en 1990 y considerado uno de los pioneros de la escena funk europea, acompañado por la banda Shrizz and the Kiddz puso el broche de oro con un directo espectacular, en el que demostró ser un gran “showman” con gran dominio del groove y un control absoluto del escenario que sirvió para poner el colofón a este brillante festival organizado por la Junta Municipal de San Blas-Canillejas.