Entre la incertidumbre y la esperanza

Lamentablemente, cuando sin haber lanzado aún las campanas al vuelo confiábamos en haber alcanzado una fase más benigna de la pandemia, ha aparecido un nuevo intruso, Ómicron, que ha devuelto a nuestras vidas dudas y temores. Todavía no se conoce el alcance de esta nueva variante, tremendamente contagiosa (según algunos virólogos, en principio, menos dañina, aunque ni mucho menos inofensiva), pero el caso es que ya se ha notado la incidencia de su llegada. Las mascarillas han vuelto de forma obligatoria a nuestras calles, se ha cortado la alegría navideña y el miedo nos ha vuelto a atenazar.

Cuando hablamos de una pandemia, como cuando hablamos de una guerra, lo hacemos no solo de salud, sino también de economía. Son dos factores esenciales de nuestra vida, sí, por supuesto, el primero el más importante de ellos, que se retroalimentan. Porque la salud se tiene que pagar y precisa de la economía para ello. No olvidemos, por ejemplo, lo dañada que se vio la salud española durante nuestra larga posguerra precisamente por falta de recursos. Y cierto es que la nueva variante ha lastrado el nuevo crecimiento económico que se atisbaba. El miedo y la precaución han frenado el consumo, no sabemos cuánto, y nos ha hecho retroceder unas cuantas casillas en la senda del crecimiento. Pero, afortunadamente, no partimos de cero. Hemos utilizado el verbo lastrar, poner lastre, no el verbo destruir. Ómicron ha sido un nuevo contratiempo, unas vallas que no esperábamos en nuestra carrera hacia la recuperación que tenemos que saltar. Con la carga del cansancio, sí, y de la decepción, sí, pero con la seguridad de que ya llevamos muchos kilómetros recorridos y de que la carrera, o la caminata que emprendimos, avanza en buena dirección: el paro bajó en 74.000 personas, el mayor descenso en un mes de noviembre, nuestra previsión de crecimiento para 2022, pese a que ha sido rebajada por la OCDE, será del 4,5% del PIB, y gobierno y patronal han llegado a un acuerdo sobre la reforma laboral.

Es evidente que nuestra sociedad, incluyendo aquí a todos sus sectores, los ciudadanos, pero también a nuestros políticos, está reaccionando. Y que se ha emprendido la senda de la recuperación. Esta, tardará más o menos, se verá salpicada por nuevas vallas y contratiempos, pero está ahí. Iniciada pues, ahora, principalmente de lo que nos tenemos que ocupar, al margen de ser fuertes para mantenerla, es de ampliar su ramificación. Tiene que ser una recuperación que llegue a todos de forma real. Y entre esos todos tenemos que citar a una parte importante, el pequeño comercio, un sector ya tocado, y abandonado, antes de la pandemia que nos dio a todos una lección de humanidad durante los momentos más cruentos. Pero no solo debemos hacerlo por solidaridad, sino por interés, ya que en este sector está una de las claves de la recuperación plena y la posibilidad de que esta llegue a todos.

La vida habitualmente no es una plasmación de blancos y negros, normalmente prevalecen los grises, y nos encontramos de nuevo ante dos conceptos aparentemente antagónicos: incertidumbre y esperanza, aunque en muchas ocasiones van mucho más ligados de lo que parece. Anteriormente hablábamos del lastre que para nuestro incipiente crecimiento ha supuesto Ómicron.

Tal vez sea así. Ojalá nos hallemos ante un nuevo obstáculo que, tras su superación, nos dote del suficiente impulso para tomar ligereza y superar toda esta desgracia. No es cuestión de ponerse ninguna venda. Simplemente de conjugar adecuadamente incertidumbre y esperanza. No nos bajemos del tren de la vida.

¡Feliz 2022!

“Un futuro esperanzador”

El 21 de diciembre se inauguró la Urban Zone de San Blas-Canillejas, la parte deportiva del Campus Digital de San Blas, en el que la Junta lleva trabajando desde que en junio de 2019 me convertí en su Concejal Presidente. A la inauguración asistieron la vicealcaldesa, doña Begoña Villacís, así como la delegada de Deportes, doña Sofía Miranda, y el delegado de Vivienda, don Álvaro González, pues la obra la ha realizado, con mucho mimo, la EMVS. Me produjo enorme satisfacción comprobar cómo algunos de nuestros proyectos van cobrando realidad y mejorando nuestro distrito. La apuesta en este caso, hacer instalaciones para deportes en auge, como el parkour, el baloncesto 3×3 o el skate, que por su relativa novedad apenas tienen espacios en Madrid, ha sido un éxito, a juzgar por el uso inmediato que están teniendo.

urban zone Casariego
urban zone Casariego

Confío en que en 2022 el Campus Digital de San Blas, en el antiguo colegio de Santa Marta de Babio, sea ya una realidad, o esté a punto de serlo, con un TIC (centro de formación en las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación) de la Comunidad de Madrid, y un edificio en el que la Agencia para el Empleo, del Área de Economía, Innovación y Empleo dirigida por don Miguel Ángel Redondo, que no cuenta aún con sede en nuestro distrito, dispondrá de oficina y locales para impartir cursos relacionados con las tecnologías de la innovación y la comunicación, complementando así al TIC. Es una apuesta que ya está mejorando el barrio, y que permitirá a los jóvenes y a los desempleados de larga duración de nuestro distrito -y de todo Madrid- formarse en empleos cada vez más demandados, y tener así más fácil encontrar trabajo.

Todo esto no sería posible sin el trabajo de los funcionarios de la Junta, que desde aquí aplaudo, ni sin el apoyo financiero de SURES, el plan para el reequilibrio territorial del Área de Coordinación encabezada por doña Silvia Saavedra. Sólo en el Campus Digital la inversión superará los siete millones y medio de euros. Gracias a esto y al Área de Obras y Equipamientos de doña Paloma García Romero, veremos en 2022 terminada la nueva Escuela Infantil, el nuevo Centro de Servicios Sociales, el nuevo Centro Cultural de Quinta de los Molinos y el nuevo gimnasio del Polideportivo San Blas, que será uno de los mejores de España. También concluirá la primera fase de la rehabilitación del parque El Paraíso, que actualmente está ejecutando el área de Medio Ambiente encabezada por don Borja Carabante, y el nuevo aparcamiento de la calle Esfinge, que está ejecutando Desarrollo Urbano con don Mariano Fuentes al frente y que, con más de trescientas plazas, paliará la dificultad existente en Canillejas para estacionar. Obras todas ellas que prueban el impulso que está tomando San Blas-Canillejas, y que atañen a la educación, la cohesión social, el deporte, la cultura, el medio ambiente, la movilidad y la economía. A todo lo que nos preocupa a los ciudadanos. Porque, más allá de siglas e ideologías, somos servidores públicos que nos debemos a quienes nos votaron, y también a quienes no lo hicieron.

Es sin duda un panorama esperanzador, aunque, mientras escribo esto, hay nubes en el horizonte: es muy posible que los presupuestos del Ayuntamiento de Madrid para 2022 no fueran aprobados, pese al esfuerzo negociador de Cs y del PP, por ninguno de los cuatro grupos de la oposición. Quizá piensen más en abatir, o tal vez, pues eso no pueden conseguirlo, en poner piedras en el camino del equipo de Gobierno, que en los madrileños. En el caso de su aprobación, por cierto, nuestro distrito vería aumentado su presupuesto en un 14,3%. Y quedarían en el aire, en caso de su prórroga, la creación de una zona semiforestal entre la calle Estocolmo y la M40, la adecuación y mejora de aceras de varias calles del distrito, especialmente de la zona de calles de Simancas, o la rehabilitación de la IDB Medio Amposta, por citar sólo algunas cosas.

Si, cuando esto se publique, los presupuestos han sido efectivamente rechazados, sólo puedo prometer una cosa: en la Junta Municipal de San Blas Canillejas estamos contentos del trabajo que venimos haciendo, pero somos conscientes también de que queda mucho por hacer. No vamos a parar y, con nuevos presupuestos o sin ellos, pasado ya el ecuador del mandato, continuaremos con la misma ilusión con la que arrancamos en la primavera de 2019.

Y aprovecho para felicitar, también desde estas páginas, a todos los vecinos de San Blas-Canillejas el nuevo año, 2022, que ojalá sea, por fin, el de la retirada de la pandemia que tanto daño nos ha hecho.

Martín Casariego. Concejal presidente Junta Municipal San Blas-Canillejas

Aprovechemos la oportunidad de la Navidad

Vuelve la Navidad. Casi con nuestra retina puesta en unas vacaciones de verano no tan lejanas, en la vuelta al colegio, en la retoma de nuestra actividad, se nos acerca una etapa diferente en nuestra vida, sentimientos religiosos al margen, que siempre nos congratula con un paréntesis capaz de dotar de un contenido diferente a las palabras que utilizamos durante el año: sí,  ilusión, reencuentro, paz, armonía, reconciliación…, tienen un sonido distinto durante esta etapa.

luces navidad boltana
luces navidad boltana

Pero estamos ante unas Navidades distintas. Estas vienen con ganas, casi como si se las hubiéramos pedido a los Reyes Magos. Las del año pasado nos sorprendieron en plena pandemia jamás nos lo habríamos llegado a imaginar, sórdidas y torcidas, solitarias. Las tuvimos que pasar casi en penumbra. Ahora, en sus albores, y pendientes de una pandemia que repunta, se nos presentan diferentes. Ellas y sus consecuencias. Una principal de estas es la repercusión que puedan tener en un eje esencial de la economía de nuestro distrito como es el pequeño comercio. Si nosotros tenemos ganas de que lleguen las Navidades, nuestros comerciantes más. En primer lugar porque se las merecen, porque fueron los que aguantaron al pie del cañón para abastecernos durante el confinamiento. Y en segundo lugar porque puede ser el culmen de una fase de lenta superación, de paulatina salida de una crisis que ha tenido a tenderos y clientes agarrotados, pendientes de una de las peores crisis económicas que ha padecido nuestro país.

Por lo tanto, estas Navidades, como analizamos en nuestra tribuna con la participación de todos los grupos políticos del pleno, se presentan como una época de oportunidad de crecimiento para nuestro pequeño comercio. El que su curva se eleve más o menos dependerá de muchos factores. Primero, naturalmente, de la evolución de la propia pandemia. Pero también de la capacidad de generación de riqueza que se cree en torno a estas fiestas.

Y ahí jugamos un papel fundamental nosotros, los consumidores. Ahora toca ser egoístas y pensar en nuestros comerciantes, que es lo mismo que pensar en nosotros mismos. Con toda la libertad del mundo que cada uno debe tener para adquirir sus comprar en el lugar que estime oportuno, es tiempo de pensar que invertir en nuestras tiendas y bares es invertir también en San Blas-Canillejas y, por ende, en nosotros. Es contribuir a nuestra pujanza económica y al fomento de nuestra vida cotidiana. La más importante, porque es aquí donde vivimos o trabajamos.

Pasadas las fiestas habrá que echar cuentas, conocer hasta cuándo se ha proyectado el crecimiento, vendrán cuestas de enero, pero lo realmente importante tal vez no será cuándo creció la curva, sino que realmente este haya aumentado su tamaño. Toda la leña que echemos durante esta etapa contribuirá, de una manera u otra, a mantener viva la llama de nuestro crecimiento. Llegarán tiempos mejores en los que por sí solos se avivarán, pero ahora hay que mantenerlos con nuestras compras y nuestros regalos.

Otra noticia esperanzadora. San Blas-Canillejas es uno de los distritos que más sube en la dotación presupuestaria municipal para 2022. Eso significará más infraestructuras,  mejores servicios. Todo suma, claro, pero las operaciones matemáticas, robotizadas o no, no se realizan solas. Hay que ayudarlas. Es una gran oportunidad para nuestro pequeño comercio y para nuestro distrito. Aprovechémosla. ¡FELIZ NAVIDAD!

 

San Blas-Canillejas es el principal puerto de España

Hay motivos para la satisfacción y para el orgullo. La celebración de LAS TERTULIAS DE LA GRADONA una vez más han aportado luz a la actualidad de nuestro distrito, apuntando el faro de su reflexión hacia un dato aquí poco conocido y allá poco relacionado con él. San Blas-Canillejas, un lugar muchas veces relacionado con aspectos poco positivos, algunos de ellos herencia del pasado, como droga, delincuencia, paro…, resulta ser la capital de España, y casi de Iberoamérica, en tecnología de la información. Casi todas las conexiones nacionales y atlánticas pasan y tienen que pasar en un momento dado por nuestro lugar de residencia para ser procesadas y ser trasladadas al mundo. Desde un mensaje con una fotografía de enamorados a información que vaya a resultar básica para efectuar una operación. Paradojas de la vida, unos barrios ubicados en una ciudad situada en el centro de España es uno de los mayores puertos del mundo, de otras aguas, sí, las de la tecnología de la información.

Interxion

 

Al margen de la satisfacción que esta noticia nos produzca a todos los que sentimos los colores de nuestro distrito, este dato tiene una grandísima relevancia en la proyección del lugar en el que vivimos y, por ende, en su concepción como lugar idóneo de generación económica. Ante todo porque nos sitúa en la autopista de la modernidad y de la realidad, el camino que nos lleva al nuevo mundo, también empresarial, en el que todos nos tenemos que mover. Pero también porque todo ello redundará en la creación de empresas y empleos en nuestro lugar de residencia, y esto atraerá y alimentará a nuevos negocios, que a su vez generarán nueva riqueza.

Pero, como en casi, todo, la noticia tiene sus peros. El primero de ellos, no entender cómo nuestras autoridades de aquí, y en esto tenemos que incluir a todos nuestros grupos políticos, no han sido capaces todavía de incorporar las consecuencias de este hecho a la marca San Blas-Canillejas. Forma parte de su trabajo, independientemente de las cuitas que entre ellos mantengan o de las trincheras a las que pertenezcan, transmitir que somos una capital mundial en digitalización. Desde nuestra Junta se tiene que empezar a canalizar un trabajo para dar esto a conocer y a engarzar con el resto de administraciones, con el fin de que redunde en la mayor generación de riqueza posible para los que vivimos aquí. La comunicación, como la digitalización, es una herramienta imprescindible de generación de recursos económicos. Y hay que utilizarla.

El otro pero está en la reticencia de algunos sectores comerciales a subirse al barco de la digitalización. Hay que perder el miedo. Todos estamos preparados, en mayor o menor medida, para navegar por esas nuevas aguas. Y también en este aspecto, como se apunta en nuestra TERTULIA DE LA GRADONA, es preciso pedir un esfuerzo a las administraciones para suministrar la formación adecuada para que nadie se quede en puerto. Ya no se van a apretar tornillos, sino a colocar códigos que harán que estos se atornillen solos. Y es preciso que aquellos comerciantes reticentes pierdan miedos y complejos y den el paso hacia el nuevo conocimiento. La alternativa solo pasa por quedarse en tierra.

Sin educación no hay libertad

La reiteración de los datos del informe PISA, en los que sitúa a España en la Tercera División de la calidad educativa, por debajo de la media de la OCDE, tanto en ciencias como en matemáticas, nos sirve para adentrarnos en el análisis de este asunto en nuestro distrito. Educación viene de las voces latinas educare, orientar, guiar, y educere, revelar, exponer hacia el exterior. Para Platón “es el camino de la realidad sensible a la inteligible”, es decir, el tránsito de lo aparente a lo verdadero. Aristóteles deba un paso más y sostenía que la educación “es un proceso de perfeccionamiento” y que por lo tanto dura tanto como dure vida.

Por ello nos encontramos ante un elemento esencial en el desarrollo del individuo, no solo por el beneficio económico que le pueda aportar, sino porque va a formar parte de su ser, lo va a modular, lo va a transformar, constituyéndose en el pilar básico de su evolución.

¿Y cómo trasladamos todo esto a San Blas-Canillejas? En primer lugar, tomando en consideración que es un distrito con muchísima diversidad, en el que conviven muy distintos grupos sociales. Educar en medio de tanta desigualdad es algo muy complejo, que obliga al profesorado a un esfuerzo extra para poder acercarse a aquellos que, por las circunstancias que sean, llegan a las aulas con menos conocimientos y, por ende, con menor capacitación. Un claro ejemplo es el Valle Inclán, en donde conviven niños de 13 nacionalidades, evidentemente procedentes de países con un bajo, en ocasiones nulo, desarrollo educativo.

¿Qué podemos hacer para encauzar esto? Para empezar, cualquier cosa que no sea nada. Y eso conlleva tomar conciencia de que existe un problema y que debemos buscar soluciones. Y en ese plural es donde puede estar el inicio de la solución. Es muy fácil echar en este apartado la culpa a las administraciones, que la tienen, y al profesorado, que en ocasiones también. Es cierto que es una barbaridad que España haya tenido que padecer el cambio de cinco leyes educativas, a veces antagónicas, durante la democracia (la de 1970, que se prolongó hasta el 85, procedía de la etapa franquista), pero más cierto es que nos encontramos ante una sociedad abúlica, que no suele tener en cuenta este apartado cuando acude a las urnas a votar.

La sociedad tiene que tomar conciencia de que el problema de la educación es su problema. Y de que las familias, no solo los políticos, ni las ideologías, forman parte de su solución. En ellas está el trabajo de inculcar a los niños la importancia de la educación. En ellas está el enseñarlos a respetar a los profesores. En ellas está aceptar que sus hijos tienen que entender que el esfuerzo y el meritaje son necesarios en la vida y olvidarse del proteccionismo, porque de lo contrario, lo único que van lograr es cercenar su crecimiento.

Pardo Bazán citó una frase sobre la educación de la mujer de su tiempo, la cual, explicaba, no puede llamarse tal educación, sino doma, pues se propone por fin la obediencia, la pasividad y la sumisión”, Tengamos cuidado, porque el proceso deseducativo en el que nos encontramos, por mucho que lo adornen, nos está conduciendo a todas, y a todos, a eso que la gran Emilia describió como doma. En España, en Madrid y en el distrito.

“Espero que no nos juzguen por lo que queda por hacer, sino por todo lo que hemos hecho”

“Pese a la pandemia, en líneas generales, podemos estar muy satisfechos con nuestra gestión”

Hemos cruzado ya el ecuador del mandato de este Gobierno de Ciudadanos y PP. Se han hecho muchas cosas, aunque soy consciente de que quedan muchas por hacer. El último año ha sido muy duro para todos, en lo personal y en lo laboral. En la Junta, gracias a un equipo de funcionarios y asesores excelente, hemos ido recuperando la normalidad y, pese a la pandemia, podemos estar en líneas generales muy satisfechos de nuestra gestión. San Blas-Canillejas es un distrito lleno de contrastes y de posibilidades. Es nuestro deber conservarlo y mejorarlo, y a eso dedicamos nuestros esfuerzos. Diré algunos de los principales logros alcanzados.

Hemos obtenido un aumento histórico de la plantilla, que ha permitido mejorar la gestión y afrontar la pandemia y el temporal Filomena, cuyas consecuencias aún se sienten. Ese aumento ha beneficiado especialmente a nuestros Servicios Sociales, cuyo presupuesto es casi la mitad del de toda la Junta. Gracias a ello, por poner un ejemplo, en 2020 se sirvieron 32.600 comidas a domicilio. Y en 2021 ya se han repartido 400 tarjetas familia, un recurso que dignifica las ayudas a los más necesitados.

Martin Casariego concejal presidente
Martín Casariego, concejal presidente

Hemos gestionado la donación de 186 ordenadores a nuestros colegios públicos, gracias a la colaboración público-privada con Madrid Futuro, esa colaboración que al PSOE y a Más Madrid parece asustarles, para reducir la brecha digital que sufren los estudiantes de familias humildes, y hemos lanzado un programa de lectura, el Lectoforo, 1.400 libros seleccionados por sus profesores para otros tantos alumnos, repartidos entre nuestros 23 colegios e institutos públicos, y 23 coloquios con los autores de esos libros

Tampoco en Cultura nos hemos dormido. Ha habido sesenta y seis actuaciones teatrales, cuarenta y nueve actuaciones musicales, veintitrés exposiciones en nuestros centros culturales… sin olvidar el cine, siempre presente en nuestro distrito: sábados de cine, cine-fórum, talleres, como Miradas de Mujer, encuentros con directores españoles, cine de verano…Y con la apertura de los Centros de Mayores se ha reiniciado ‘El cine de nuestras vidas’, iniciativa posible gracias al convenio entre la Junta Municipal y FlixOlé, firmado por mí y por don Enrique Cerezo. Además del Centro de Mayores de Canillejas, donde empezó, hemos incorporado el Pablo Casals.

Entre las obras citaré algunas: el nuevo Centro de Servicios Sociales, que en 2022 ya estará abierto, como, si no hay retrasos, la nueva Escuela Infantil en Canillejas; el nuevo pabellón de gimnasia en el CDM San Blas, que será uno de los mejores de España, y que también estará terminado en 2022; el nuevo Centro Cultural Quinta de los Molinos, en la Casa del Reloj; se está haciendo el estudio previo de patologías para la futura rehabilitación de Montamarta; han terminado las obras de consolidación de la Quinta de Torre Arias, una de las joyas de nuestro distrito, y cuyo futuro uso está en estudio; se va a rehabilitar el Parque Paraíso, la primera fase comenzará en este año; se ha renovado el asfalto deteriorado en 45 calles; rehabilitaremos el Mercadillo de San Román del Valle… Y aún hay más, como el arreglo de diversas Instalaciones Deportivas Básicas, la pintura en colegios, el Plan Interbloques, que afectará a trece parcelas, muchas de ellas en el Gran San Blas, la inauguración de la nueva línea de la EMT 167 entre Alsacia y Colonia Fin de Semana, etc. Esperamos además que pronto se publiquen los pliegos para sacar a concurso el nuevo polideportivo de Las Rosas.

Martin Casariego concejal presidentSe ha iniciado ya el Bosque Metropolitano, uno de los proyectos más importantes de esta legislatura, que rodeará Madrid. En nuestro distrito abarcará la zona de la Nueva Centralidad del Este, y con los años es nuestra intención que acabe incorporando las lagunas de Ambroz. Y al citarlas, aprovecho para mostrar mi dolor por el ahogamiento en junio de un menor, y pedir a todos, grupos políticos, asociaciones, vecinos, que difundan una realidad: esas lagunas son tan bonitas como peligrosas. Nadie debería bañarse en ellas. Por desgracia, ya hemos visto las posibles consecuencias.

Y quiero destacar nuestra obra más ambiciosa: el futuro Campus Digital San Blas, en el antiguo y abandonado colegio de Santa Marta de Babio, en el que habrá cursos y talleres relacionados con las nuevas tecnologías. Un proyecto en el que trabajamos desde 2019, y en el que se han implicado, además de la propia Junta, la Agencia para el Empleo, que tendrá sede en el Edificio A, la Comunidad de Madrid, que establecerá un TIC, el primero en nuestra ciudad, y la EMVS, que en este otoño finalizará las obras de la parte deportiva, con un parkour, una zona de skate y una cancha de baloncesto 3×3. Para todo esto han sido también primordiales el Área de Obras y la de Coordinación Territorial, con SURES.

Y hay más… Decía al principio que, aunque este Gobierno y esta Junta hayan hecho mucho, somos conscientes de que siempre quedará tarea por hacer. Viene a cuento aquí una vieja historia. Preguntó un Rey al sabio de su corte cómo Dios podía haber surgido de la nada. El sabio confesó su ignorancia. “¡Cómo!”, se encolerizó el Rey. “Con todo el oro que te doy, ¿y no lo sabes?” “Majestad”, replicó el sabio. “Es que me pagáis por lo que sé. Porque si me pagarais por lo que no sé, no habría oro suficiente en el mundo”. Yo espero así la magnanimidad de los ciudadanos: que al final de este mandato no nos juzguen por lo que queda por hacer, que es inacabable, sino por todo lo que hemos hecho, que es mucho.

Martín Casariego, concejal presidente de San Blas-Canillejas

Campus digital: el camino hacia el progreso

Abrimos el nuevo curso con una gran noticia. San Blas-Canillejas será el primer distrito en contar con un campus digital. La vicealcaldesa en la visita que realizó al lugar donde estará ubicado, en lo que fue el colegio Santa Marta de Babio, durante el pasado mes de agosto, resaltó que  forma parte de un proyecto que busca el reequilibrio territorial entre los distritos del sur y del este de la ciudad. Las instalaciones, para empezar, aportarán un primer valor a la zona, al estar emplazadas en un lugar degradado que no aportaba ningún valor.
Villacis
Pero más allá del reequilibrio, que siempre viene bien para los que andan rezagados, está la capital importancia que este centro tendrá para encaminar al distrito hacia la digitalización, proceso que afectará, y beneficiará, a todos los sectores de nuestra población y a todos sus segmentos: es decir, a comercios, empresas, centros educativos…, pero también a jóvenes y mayores.
 
Todo está inmerso ya en un mundo digital y todos tenemos que formar parte de él. La digitalización es el marco de una nueva era que tiende sus puentes hacia el empleo, la cultura, la prosperidad y el desarrollo. Por eso este tipo de iniciativas son esenciales para conocer donde están y aprender a transitarlos. Vienen con grandes quitamiedos para tranquilizar a los temerosos y llenos de segundas oportunidades. Pero también con el claro mensaje de que la nueva vida pasa por ellas, que no las podemos regatear ni esquivar, independientemente de cual sea nuestra condición o situación, porque eso no será más que un empecinamiento de viaje a ninguna parte.
Villacis
Asimismo, su mera presencia en el distrito genera un gran valor añadido. Rompe con la imagen degradada de algunos de nuestros barrios y tiene el correspondiente efecto llamada ante la llegada de inversores y clientes. Vamos a ser los primeros en contar con un centro de este tipo, y ser los primeros en digitalización es entrar en la Champions League del progreso y del liderazgo. El hecho de la presencia en San Blas de la vicealcaldesa, Begoña Villacís, y de la repercusión que la noticia ha tenido en los medios de comunicación es una prueba de ello. 

Nos congratulamos también de que el proyecto incluya  al ocio y al deporte, con la creación de una zona urbana para el disfrute de los vecinos. Es una especie de invitación a todos a perder el miedo y a acercarse al mundo de las tecnologías de la información. A nuestro nuevo mundo.

 

El orgullo de mi barrio

“Por eso, a día de hoy, en San Blas-Canillejas seguimos necesitando vuestro apoyo para vivir en libertad, y por eso es tan importante el Día del Orgullo para todos los miembros del colectivo”

Ser gay, lesbiana, transexual o bisexual en un distrito de la periferia es un deporte de riesgo. La falta de espacios seguros, las dificultades para encontrar un grupo de personas iguales, cercanas y con las que pasear y disfrutar en el barrio es una de las mayores barreras. Pertenecer al colectivo LGTB en San Blas-Canillejas, y lidiar cada día con los compañeros de instituto, con las vecinas que aún comentan si el hijo de la vecina del cuarto se viste un poco raro, se pinta las uñas o es más amanerado de lo normal, sigue siendo una realidad día a día.

Fran García, Miembro del colectivo LGTB
Fran García

Por eso, los y las que somos visibles, lo somos por aquellos que no pueden serlo: aquellos a los que su familia no entiende, ni apoya, a los que sus compañeros de instituto hacen la vida imposible por ser transexual o afeminado. Lo somos en las tiendas de barrio, en el mercado de Boltaña o en la Galería de San Blas, paseando de la mano por la calle Amposta, tomando algo en la Plaza Blanca y en el centro de salud Ghandi.

Las personas del colectivo somos vuestras vecinas, vuestras amigas y compañeras de clase o  trabajo. Hemos nacido aquí, en mi caso en Canillejas, donde he crecido y desarrollado toda mi vida en mi distrito, al que quiero tanto. Es por eso que, hace unos años, nos juntamos un grupo de amigos y formamos una asociación para ayudar a aquellos que, dentro del colectivo LGBT, fueran discriminados y el apoyo fue enorme. Reivindicamos el orgullo de ser quienes somos, sin tener miedo a ser agredidos o discriminados, y entramos a las aulas para hablar de orientación sexual, de identidad de género y de respeto. Y lo hicimos en nuestro distrito, tratando de acercar a los barrios lo que vivimos en el centro de Madrid cada año. Y os sorprendería saber que en este distrito hay gente que tiene miedo a expresarse tal y como es porque sufre agresiones día a día: en clase, por la calle o en su propio hogar, se sienten discriminados por ser quienes son.

Es cierto que, como en todo, hay diferencias entre barrios de nuestro distrito. Por eso, debemos seguir construyendo día a día, de mano de las asociaciones y colectivos, espacios seguros y de respeto a todas las identidades y orientaciones, y aunque se ha logrado mucho, debemos seguir trabajando porque, mientras se niegue la identidad o la orientación a una persona, le estaremos negando la libertad para ser y expresarse tal y como es.

Por eso, a día de hoy, en San Blas-Canillejas seguimos necesitando vuestro apoyo para vivir en libertad, y por eso es tan importante el Día del Orgullo para todos los miembros del colectivo, reivindicar y reivindicarnos tal y como somos, con nuestra identidad y nuestra orientación, para que se entienda, a ojos de todos que somos, existimos y que no estamos solos.

Es por eso que os animo a observar a vuestro alrededor, con unas gafas de arcoíris, y podréis vernos a vuestro lado, en cualquier rincón del barrio, viviendo en libertad y sin miedo a las agresiones que sufrimos, a la discriminación y a las palizas que a día de hoy siguen ocurriendo. Y sobre todo, os animo a crear con nosotras un mundo más abierto, tolerante y libre del que encontramos, para que el futuro sea inclusivo para todas las personas.

Fran García.

Miembro del colectivo LGTB

 

Here comes the sun, ya sale el sol

Parecía que nunca iba a llegar el momento,  pero lo cierto es que ya se empieza a atisbar el final real de la pandemia. Parafraseando la mítica canción de los Beatles, Yes, here comes the sun, ya sale el sol, little darlig, it’s been a long cold a lonely winter, cariño, ha sido un largo invierno, frío y solitario, little darlig, it feels like years since it´s been here, cariño, siento como si hubieran pasado años. La llegada del verano, con la alegría que en sí misma esta estación conlleva, sumada a los efectos de la vacunación, parece que empieza a prender la mecha de la luz a una de las peores etapas de nuestras vidas, tanto por la crudeza con la que ha golpeado a la esencia de nuestra existencia, la salud, como por las nefastas consecuencias que ha traído a nuestra economía, lastrando un crecimiento que en Madrid se presentaba como espectacular, habiendo llegado incluso a superar nuestra comunidad en PIB a Cataluña.

TERRAZAS

Yes, little darlig, the smile is returning to our faces, do, don, do, Sí cariño, la sonrisa está volviendo a nuestros rostros, amenizada por la paulatina supresión de la obligatoriedad de tener que llevar en todo momento en cualquier espacio público la mascarilla, lo cual tal vez no nos permita aún pensar en el futuro (vamos a ser precavidos), pero sí en el presente. Y el presente nos dice que volvemos a tomar las calles, que empezamos a disfrutar de las terrazas, a cogernos de la mano, a reírnos…, que poco a poco vamos perdiendo el miedo y que sentimos como si la vida hubiera vuelto a resurgir. Casi seguro que todo esto provocará un fuerte arreón a la economía, alimentará el consumo y este la consecuente generación de puestos de trabajo.

La música suena bien, sun, sun, sun, here it comes, ya sale el sol, y es bueno repetirla. Cierto es que somos animales que nos dejamos influir por las emociones, y una buena motivación siempre ayuda. Pero por sí sola no nos sacará de la crisis. Es precisamente ahora cuando todas las administraciones, independientemente de la índole que sean, sean conscientes de que están al servicio del ciudadano, del ser humano, y pongan todo su empeño en servir a todos, sin dejar a nadie en la cuneta. El mismo esfuerzo hay que pedir a lo que se denomina como sociedad civil, sustentada en las asociaciones, a empresarios y sindicatos. No es tiempo de reproches. No es tiempo de egos ni de prevalencia de ideologías. Y la misma responsabilidad se la tenemos que pedir al propio individuo, habituado a ser muy exigente con los otros y muy poco consigomismo.

Entre todos tenemos que dirigir el faro de la nueva luz a lo que no hace mucho, con las consabidas imperfecciones, era el eje de nuestra civilización. El ser humano tiene que recuperar el protagonismo en el escenario. Eso no significa cerrarse a las innovaciones ni estar ajeno a la capacidad de adaptación y flexibilidad que los nuevos tiempos marcan. Pero sin consentir que ser un elemento de un sistema o de una economía, que ha varado tanto a la derecha como a la izquierda. Tal vez sea momento de recordar la vigencia de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, proclamada por la ONU en París un 10 de diciembre de 1948. Y de lograr que el sistema sea nuestro sistema y que la economía sea nuestra economía. Confiemos en que la canción termine bien y al final de la letra podamos decir bien alto: it´s all right! ¡Feliz verano!

Mercedes González: “Una gran noticia que nos deja un poso de tristeza”

“Pasó a ser la concejala adscrita a la Junta Municipal de San Blas Canillejas por parte del PSOE. Desde ese momento y hasta su nombramiento como delegada del Gobierno ha estado estrechamente ligada a nuestro distrito”.

Lo más importante fue su total integración en el día a día de nuestro distrito, su implicación con las asociaciones vecinales

Mercedes González delegada del gobierno en Madrid
Mercedes González, delegada del gobierno en Madrid.

A finales del mes de marzo nos llegó la noticia del nombramiento de Mercedes González como nueva delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid. Fue una gran noticia que a nosotros nos dejó un poso de tristeza, ya que con este nombramiento nos quedábamos sin la concejala Mercedes González.

Se estrenó como concejala en el Ayuntamiento de Madrid en la legislatura pasada y además de ocuparse del área de Desarrollo Urbano Sostenible como portavoz del grupo Socialista, pasó a ser la concejala adscrita a la Junta Municipal de San Blas Canillejas por parte del PSOE. Desde ese momento y hasta su nombramiento como delegada del Gobierno ha estado estrechamente ligada a nuestro distrito.

Su andadura comenzó en los meses previos a la apertura del estadio Metropolitano, situación de especial trascendencia para el distrito. En estos momentos pudimos comprobar su total predisposición para trabajar en defensa de los intereses de las vecinas y vecinos de San Blas Canillejas; todavía resuenan los ecos de sus intervenciones en los plenos, tanto de la Junta Municipal como los del Ayuntamiento, donde aportaba sus argumentos para conseguir las mejores soluciones en cuanto a los accesos, seguridad, limpieza y aparcamientos, que tantos quebraderos de cabeza han traído a nuestro distrito.

Muy importante también para el distrito ha sido su contribución con el plan especial de protección de la Quinta de Torre Arias y su uso futuro por todos los vecinos.

La edil socialista también será recordada por ser quien dio el paso para recurrir la absolución de la exalcaldesa Ana Botella por la venta de viviendas a fondos buitre al pedir que se la legitimase para presentar recurso de casación ante el Tribunal Supremo y evitar así que la causa acabara en vía muerta.

Con la llegada de la pandemia y la consiguiente crisis social, lo primero que hizo fue ponerse al servicio del concejal presidente, señor Casariego, para todo lo que pudiera ser necesario y estar al lado de las entidades sociales para atender las necesidades que pudieran surgir.

Estas son, a mi juicio, las principales causas por las que será recordado el paso de Mercedes González por San Blas Canillejas, pero para mí, lo más importante fue su total integración en el día a día de nuestro distrito, su implicación con las asociaciones vecinales, sus intervenciones medidas y bien preparadas en los plenos y su capacidad de buscar consensos aun en los momentos más crispados y, personalmente, todo lo que me enseñó de la vida municipal.

Le deseamos todo lo mejor en su nueva responsabilidad y decirle que la echaremos de menos. Y que en San Blas Canillejas tiene su casa para lo que pueda necesitar.

Carlos M. Matilla.

Portavoz Grupo Socialista

San Blas Canillejas