“Martín Casariego no conoce el distrito ni quiere conocerlo”

Carlos Matilla es el portavoz del PSOE en la Junta. Le preocupa la desigualdad que hay entre los distintos barrios del distrito y la falta de conocimiento que sobre el mismo tiene el concejal presidente. Almeida: “Venden gestión pero no hacen gestión”.

Carlos Diaz- Pache, presidente del PP de San Blas-Canillejas, decía en nuestro número de enero que Almeida es muy bueno para el distrito, sobre todo viniendo de la época de Carmena. ¿Está de acuerdo con esta apreciación?

Será bueno para ellos. Yo, no catalogo a la persona, creo que sus políticas no son buenas para Madrid. Teníamos muchas ilusiones puestas con el gobierno de Ahora Madrid, en la actualidad Más Madrid, pero tampoco hicieron un cambio radical. Fueron más de pancarta y de titular de prensa. Y hemos vuelto a ser muy populistas, a salir con la pala…, pero luego sales a la calle nueve días después de la nevada y te caes. Están vendiendo gestión y no están haciendo gestión.

Carlos Matilla portavoz PSOE en San Blas Canillejas

¿Cómo está la situación en la Junta de Distrito transcurrida esta parte de legislatura?

Han entrado a saco con lo que hizo el anterior equipo de gobierno y están intentando cambiar. Pero no se ha hecho nada. El polideportivo nuevo de Las Rosas se va a gestionar privadamente. Vamos a volver como con lo de los hospitales de la Comunidad de Madrid. Lo pagamos entre todos y lo gestionan dos. Lo público no se gestiona desde lo público. Lo público es solo pagamos. Este año hay que renovar el contrato de mantenimiento de colegios, de limpieza… Vamos a ver qué pasa. Tenemos unos colegios muy viejos y se han presupuestado 143 euros para reformas de los centros del distrito. En el año 20, que habría sido un año muy bueno para las reformas, no se ha hecho nada.

¿Cuál es el principal problema del distrito?

El problema grave es que hay una diversidad muy grande. Está el barrio de El Salvador, una zona de renta alta, Las Rosas, media, y luego otros… Y con eso no se está haciendo nada. Luego está Rejas, pero aquí estamos hablando de un problema de movilidad. El gran problema que tiene es la desigualdad que hay entre los distintos barrios. Además, hay falta de vivienda pública.

¿Qué nos puede decir de la violencia y la okupación?

La okupación, como tal, no existe. Otra cosa es que hay mucho trasiego de casas en lugares fraudulentos. Yo eso no lo considero okupación como tal. ¿Alegalidad?

Carlos Matilla portavoz PSOE en San Blas Canillejas

¿Qué le parece la peatonalización de Boltaña?

Estaba hablado desde hace mucho tiempo. Estaba previsto la construcción de un aparcamiento subterráneo. Lo importante es cómo se va a peatonalizar esa zona, que puede ser una decisión acertada, no digo que no, pero sin que haya problemas. Hoy por hoy, la carga y descarga se tiene que cambiar completamente. En el pleno hemos preguntado por qué se ha tomado esa decisión y qué se va a hacer para que en el día a día funcione. Somos partidarios del Madrid de los 15 minutos. Hacer una zona amable para que los peatones puedan disfrutar de ella. Lo importante es que cuando llegas a tu casa no tengas que usar el coche en tu barrio.

¿San Blas-Canillejas es la cenicienta de Madrid como dijo la portavoz de Más Madrid, Isabel García?

Yo no lo veo así. Hay muchos distritos en Madrid mucho peor que este. Hay que tener una visión genérica de la ciudad.

Carlos Matilla portavoz PSOE en San Blas Canillejas

¿Y por qué aquí, un lugar que tradicionalmente ha sido de izquierdas, gana Más Madrid y el PSOE es la cuarta fuerza?

El PSOE siempre abanderó la izquierda hasta la legislatura anterior. En lo que respecta al Ayuntamiento, en la legislatura anterior Carmena acaparó el voto. La gente votaba a Carmena y Gabilondo. Haciendo autocrítica, no hemos hecho un proyecto desde hace años. Vamos a salto de mata.

Martín Casariego.

Intelectualmente es muy bueno, pero le preguntas sobe el distrito y no tiene ni idea. Y encima, no quiere, no tiene interés. El es escritor…  No conoce el distrito ni quiere conocerlo, que es lo peor. Es una persona que no se enfrenta a los problemas.

Filomena.

El problema que tienen los distritos es que todo depende de las áreas. La gestión que se puede hacer es prácticamente cero. Pero la gestión ha sido nefasta. No puede salir el alcalde con la pala y decir: ‘Los vecinos’. No, los vecinos podremos ayudar, pero la responsabilidad es del Ayuntamiento. Ni del Gobierno ni de la Comunidad. Yo pago unos impuestos para que las aceras se limpien. Y lo que no puede suceder es que durante varios días mucha gente no haya podido salir de su casa.

Leer más

“Almeida es muy bueno para el distrito, sobre todo viniendo de la época de Carmena”

Vecino de San Blas-Canillejas, acaba de asumir la presidencia del Partido Popular en este lugar. Carlos Díaz-Pache, ingeniero en informática, resalta que el pequeño comercio tiene el principal reto de adaptarse a 2021. Y destaca la aportación del alcalde al distrito.

Qué tal su nueva experiencia en el distrito como político?

Soy nuevo como presidente del partido, aunque esta era mi sede. Pero nuevo en el distrito no soy porque vivo aquí desde hace muchos años. Veo al distrito como a toda la ciudad. Un poco parado por el Covid pero con muchas ganar de remontar en cuanto esto baje de intensidad. Hay que esperar a tener la situación sanitaria más controlada. Pero desde este equipo de gobierno se han puesto en marcha ayudas, también desde la Comunidad de Madrid, como la reducción del IBI, el impuesto de actividades económicas, la reducción de la tasa de las terrazas… Se han hecho cosas para favorecer la liquidez y para sostener a las empresas para que no quebraran.

Carlos Diaz PP

¿Por qué realmente hay que tener esperanza?

Porque gran parte del problema que se ha tenido no ha dependido de una crisis económica. Ha dependido de una crisis sanitaria que ha creado una serie de hábitos que son reversibles. A mí me gusta aspirar a la normalidad normal, no la nueva normalidad. Quiero tener mis bares abiertos, las fiestas, la muchedumbre por la calle… Y eso no tiene por qué no volver a ser así. Cuando la gente esté vacunada, cuando esta pesadilla haya remitido mucho, no hay ninguna razón para que no volvamos a hacer esto. El problema van a ser las personas que han tenido un negocio y no han podido aguantar. Por eso hay que sostener a todas esas personas lo máximo posible.

Y en concreto, ¿en qué medida ha afectado la crisis al distrito?

Principalmente al comercio. Ya se arrastraba una crisis de comercio a lo mejor por las grandes superficies, por el cambio de hábitos (en algunos barrios la gente salía por la mañana y ya no volvía hasta la noche), por la situación demográfica…Considero que es posible que con unas medidas especiales esos tipos de negocios afectados se puedan sostener o se puedan arrancar. Con esas mismas personas o con otras. Que las verjas que están cerradas vuelvan a abrir.

¿Tiene también el pequeño comercio que hacer un pequeño esfuerzo para adaptarse a la nueva situación?

Sí, sin duda. Es un reto que ya venía arrastrando de antes. El mundo cambia muy rápido y la tecnología está cambiando los hábitos de todas las personas: nos gusta comprar online, tener los productos cada vez más rápido… Hay muchas transformaciones a nivel mundial que afectan al pequeño comercio y al gran comercio. También afecta, por ejemplo, a El Corte Inglés. Por lo tanto el pequeño comercio tiene que adaptarse a lo mejor ofreciendo productos distintos y no tan genéricos. Tiene el reto de adaptarse no a la realidad postcovid, sino a la realidad de 2021.

Carlos Diaz PP

¿Cómo valora los incidentes violentos acaecidos?

Yo no creo que este sea un distrito especialmente violento o peligroso. Hay una fama injustificada en San Blas, arrastrada de hace muchos años, en donde sí había problemas. Había focos de exclusión social o de drogas que afortunadamente ya se han erradicado. Ahora es un distrito seguro que tiene los mismos problemas que hay en otros lugares. No creo que este sea un tema especialmente grave.

¿La okupación?

No es tanto un problema de cifras como de actitudes. Parte del equipo anterior del Ayuntamiento venía de organizaciones okupas. Y no es que no contribuyeran a dar una solución, sino que favorecían la propia okupación y la propia usurpación de la propiedad privada. No defendían un derecho fundamental como es el derecho a la propiedad privada. Haya más o menos, está claro que hay un problema, la okupación, percibido por los ciudadanos. Hay miedo a que las viviendas o los locales sean okupados. La okupación provoca disturbios, inseguridad, que no venga la inversión… Y por consiguiente marginalidad y que caiga el nivel de vida del barrio. No se puede legitimar la okupación.

Rejas.

Es cierto que el barrio de Rejas tiene problemas de movilidad. No se puso ninguna solución durante el rmandato de Carmena. Ahora se ha puesto en marcha una nueva línea de autobús. El gobierno nacional del Partido Popular prometió tres estaciones de cercanías que se han paralizado con el gobierno socialista.

¿Cómo valora la aportación de la presencia del Atlético de Madrid?

La aportación es claramente positiva. Lo que se va a hacer alrededor del Wanda va a ser un elemento transformador para el distrito y para el barrio en el que está ubicado. Va a convertir al distrito en un icono del deporte.

Martinez Almeida. ¿Es bueno para San Blas-Canillejas?

Sí. Es muy bueno. Sobre todo viniendo de la época de Manuela Carmena se ve especialmente lo bueno que es. Viniendo de otra, también lo sería. Pero después de un mandato de cuatro años en el que el equipo de gobierno fue incapaz de ejecutar sus propios presupuestos y salieron diciendo que habían hecho una aportación extraordinaria a la deuda, cuando lo hacían no porque ellos quisieran hacerlo, sino porque la ley les obligaba… En su infinita incapacidad de gestión fueron incapaces de ejecutar todas las inversiones. Ha llegado Almeida y ha asfaltado en este distrito, en los ocho barrios, 41 calles. Ha asfaltado más que en los tres años anteriores de Carmena. Eso el madrileño lo ve. Se vuelve a ver una ciudad y un distrito en movimiento.

 

Leer más

“San Blas-Canillejas siempre ha sido la cenicienta de la ciudad”

Isabel García fue durante 29 años secretaria de dirección en la cadena SER hasta que las crisis de 2008 la dejó, con 48 años, en el paro. Es la portavoz de Más Madrid en la junta. Ahora trabaja limpiando en una empresa de servicios integrales.

¿Cómo está la situación en el distrito?

Complicada, también porque esta situación que estamos atravesando ha venido a complicar aún más lo que ya de por sí era. No habíamos terminado de recuperarnos de la crisis anterior y ahora nos ha pasado esto. Hay mucha gente en ertes, hay paro, las colas del hambre están ahí, los servicios sociales están desbordados y la atención primaria está hecha un desastre como en todos los sitios. Por un lado estamos intentando salir de la crisis sanitaria, que es lo más acuciante, pero la crisis social se seguía arrastrando: había mucha gente sin vivienda, familias compartiendo un piso de 50 metros cuadrados, ha habido gente que ha tenido que vivir el confinamiento en una habitación… Cuando salgamos hay que hacer una gran labor para que este distrito se recupere. Tenemos los índices más altos en lo que no se debería tener, como por ejemplo el paro. Y en infraestructuras y servicios estamos a la cabeza de los más desfavorecidos.

Isabel Mas Madrid
Isabel Mas Madrid

¿Y por qué sucede esto?

Los distritos del sur y del este siempre han sido los más desfavorecidos. Yo he estado viviendo aquí casi toda mi vida y lo cierto es que San Blas Canillejas siempre ha sido la cenicienta de la ciudad. Siempre han faltado recursos y todo nos ha llegado tarde: los parques, las infraestructuras, los recursos… Sí es verdad que a lo largo de los años hemos mejorado, pero siempre vamos a la cola de todo. Es un distrito desfavorecido. Somos la hermana pobre de la ciudad.

¿Se estaba cambiando esa tendencia con el anterior gobierno municipal?

Se estaba intentado cambiar. El problema es que las juntas municipales tienen muy pocas competencias. Cualquier cosa que quieras hacer en un distrito es un mundo porque el Ayuntamiento de Madrid es un elefante que cuesta mucho mover. Una de las ideas que tenía Ahora Madrid en su programa en la anterior legislatura era descentralizar y dar más competencias a las juntas. No es de recibo que se tarde un año en autorizar un paso de cebra a la salida de un colegio.

Isabel Mas Madrid

Hábleme de lo últimos incidentes sucedidos en octubre.

Hubo dos, uno el día del Pilar, en el que se produjo una agresión sexual a una menor. La noticia que se hizo correr es que habían sido menores y extranjeros, cuando la realidad fue otra. Fue un menor, amigo de la víctima y además español. También hubo un incidente en el que fue un joven herido, que resultó ser de una asociación Nazi del barrio. Al día siguiente los fascistas se presentaron en el piso de los menas, en la avenida de Guadalajara, y tuvieron que intervenir los antidisturbios porque iban decididos a entrar en la urbanización en la que vivían. Yo no digo que los menas no den problemas, pero no podemos olvidarnos de que son críos con unas carencias de todo tipo. No podemos culpabilizar y estigmatizar a los menores. Dependen de la Comunidad, que se ha cargado todos los recursos para atenderlos. Hace unos años los pisos de menores estaban tutelados cada día por tres turnos de menores. Ahora va a visitarlos un tutor una vez por semana. Hay que culpar a la Comunidad de Madrid porque es la responsable de esos menores. Si yo tengo un hijo menor y hace una fechoría, la culpable soy yo. Qué le vamos a pedir a un crío que tiene que salir de su casa con doce años, que no encuentra afecto, que lo único que ve es que hay grupos que le dicen que todos los problemas vienen por su culpa y que quien le tenía que proteger no le está protegiendo.

¿Cómo está el pequeño comercio del distrito?

Lamentablemente el pequeño comercio en San Blas está muerto, y hace mucho tiempo. Los negocios que había en el barrio han ido cerrando por falta de relevo generacional, pero hubo un momento muy importante: cuando se aprobó la Ley del Pequeño Comercio. Eso acabó matando al pequeño comercio del barrio, que no puede competir con un grande. También han proliferado las grandes superficies, a las que se han otorgado licencias de una manera descontrolada.

Rejas.

Hay que dotarlo de más transporte público. Hay una estación de Renfe de cercanías que se está reclamando. Otra solución sería ampliar la línea 2 de metro. Más autobuses e intentar arreglar el problema del tráfico. Salir de Rejas es una aventura. No puede ser que Rejas y Ciudad Pegaso estén funcionando con un autobús, aunque parece ser que ahora va entrar en funcionamiento una segunda línea.

Leer más

Álvaro Girol: “San Blas-Canillejas es un distrito seguro si tenemos en cuenta la media”

Álvaro Girol el es portavoz de Ciudadanos en la Junta. Vecino de Las Rosas, considera que, pese a su disparidad entre barrios, es un distrito seguro. Valora positivamente la llegada el Wanda, “aunque se les otorgó una licencia cuando faltaban muchos accesos”.

Cuéntenos su trayectoria.

Llevo desde el año 2015 en el partido. Me afilié tras el pacto de Albert Rivera con Susana Díaz en Andalucía. Ahí me di cuenta de que era un partido al que le importaba los ciudadanos. Más adelante entré como vocal vecino y luego como portavoz. Yo tengo 34 años, soy vecino de Las Rosas desde el año 96 y trabajo de perito. Me gusta mucho el deporte y viajar.

¿Cómo está el distrito?

Tenemos un problema principal que se llama COVID. Pero, pese a ello, se está haciendo mucho. Está bastante avanzado el polideportivo de Las Rosas, estamos con el tema de los locales para las asociaciones, el ajardinamiento del Wanda, el centro deportivo, se está tratando la creación de una nueva línea de autobús, el asfaltado… Dentro de lo posible, creo que lo estamos haciendo bien.

¿Qué se puede hacer para ayudar al pequeño comercio?

Quien realmente tiene las competencias en este asunto es el Ayuntamiento. Se ha impulsado la campaña ‘Volveremos si tu vueves’, se han fomentado las ayudas fiscales, se han ampliado las terrazas de los bares y se ha acometido el asfaltado de calles.

ALVARO GIROL
Álvaro Girol

¿Cómo está la situación de la okupación?

Hay bastantes casos. Pero nos tenemos que acoger a las leyes que están en vigor a nivel nacional. Ciudadanos presentó una propuesta para que se incrementaran las penas, pero no resultó. El problema es que la justicia tarda bastante. Se tarda mucho tiempo en echar a un okupa. Desde la junta se está haciendo todo lo posible, pero lo que habría que hacer es endurecer las penas.

¿Qué tiene que decir con respecto a los últimos incidentes de violencia que han sacudido al barrio?

A mí me comentaron tras el Consejo de Seguridad que el tema de la agresión sexual, que parece que fue realizado por un ciudadano español, no tenía nada que ver con la agresión que al parecer hubo entre un mena y tres ciudadanos de origen magrebí con unos ciudadanos de extrema derecha. Yo condeno la violencia en ambos casos: tanto la que se produce contra unos por su origen como con otros porque piensen de otra forma. Lo que hay que fomentar es el diálogo.

¿Este es distrito es más peligroso que otros en este apartado?

Eso hay que analizarlo por barrios. Cada uno tiene una idiosincrasia distinta. Pero San Blas-Canillejas, con lo que respecta a la media de distritos, es un distrito seguro. Aunque siempre se puede mejorar, claro.

¿Qué retos tienen de cara al futuro?

La construcción del polideportivo de Las Rosas, mejorar el de San Blas, impulsar el pequeño comercio y las zonas comerciales, como la calla Boltaña y el eje de Simancas, y los accesos y la movilidad en Rejas.  Aunque esto depende de varias administraciones.

¿Son un centro esencial en la política local las juntas de distrito?

Sí, pero dentro de sus competencias. Desde mi puntos de vista, ahora, como están, están bien. Se puede preguntar si podrían tener más o menos competencias, pero esto se tiene que valorar desde los recursos que tienen y yo creo que tienen las correctas.

El Wanda.

Ahí hay un problema de base. El Atleti sí que aporta. Pero la anterior corporación, cuando vio que no podía cumplir el acuerdo que había, tenían un acuerdo en el que se especificaba que si el estadio no se inauguraba en una fecha concreta se les tenía que dar 200 millones de compensación, entonces les dio el campo como compra cuando al principio era una simple cesión. Y se les otorgó. una licencia cuando faltaban muchos accesos. Muchos de ellos los ha tenido que hacer el Atleti porque la anterior corporación no cumplió con lo que dijo. Si hacemos un balance y mejoramos los accesos que se tienen que mejorar, es ventajoso que el Atleti haya venido aquí al distrito, entre otras cosas porque nos ha dado a conocer. Habría que preguntar a los comercios cómo les fue la final de la Champions o la de Copa.

 

Leer más

“El pequeño es el eje y el motor de la economía sostenible”

Si con anterioridad a la pandemia el panorama del pequeño comercio era preocupante, el COVID ha dejado a este sector, esencial para nuestra economía, en una delicada situación. José Rubio, presidente de las asociaciones comerciales ACEH y ACU, enumera sus principales problemas y apunta las posibles soluciones.

 

 

En qué situación se encuentra el pequeño comercio?

El pequeño comercio es el que más problemas tiene. Casi todas las actividades empresariales están recibiendo ayudas. La Comunidad de Madrid lo está intentando, pero no están definidas. Solo hubo unas ayudas para la cuota durante los dos meses de alarma. El caso es que no hay ingresos y se tienen que pagar las facturas. Si se perdió entre un siete y un nueves por ciento durante la anterior crisis… Actualmente, más del 50% no ha podido sobrevivir. Como sigamos así el pequeño comercio tradicional va a tener que cerrar las puertas. Por otra parte, independientemente de la situación excepcional en la que estamos, hasta la llegada de Más Madrid las dos asociaciones comerciales del distrito, ACEH y ACU, siempre han sido apoyadas como asociaciones que han hecho actividades para el comercio que nunca se habían reallizado. Ello supuso también un giro radical a los planes para los ejes comerciales.

¿Es el gran olvidado de esta crisis?

Sí, sin duda. El mayor olvidado. Hemos sobrevivido durante esta etapa de los ahorrillos, porque ayudas realmente no hemos recibido, ni del gobierno nacional ni del regional. Y sahora no sabemos si podremos volver a abrir o nos iremos todos a la cola del paro, que, como se sabe, como autónomos nos moriremos de hambre. De todos modos, más que el COVID nos han comido las grandes superficies y la falta de miras de nuestros políticos, que han permitido que medianas superficies, que en realidad son grandes superficies, hayan invadido el distrito.

¿Por qué no cumplen las propuestas aprobadas en el pleno de la Junta Municipal de 2017, principalmente la  implantación de una moratoria a las grandes superficies;  el apoyo informativo e institucional; y el desarrollo de un presupuesto de dotación económica?

Precisamente la primera propuesta fue aportada por nosotros. El Ayuntamiento incluso se sumó simbólicamente para mostrar su apoyo. En gran parte se trataba de desarrollar un plan para poder competir en igualdad de condiciones con las grandes superficies. Pero todas las medidas, en su conjunto, son esenciales. Francamente, no entiendo por qué no se han puesto en marcha.

 

Le enumero algunas cuestiones que pueden afectar al sector. ¿Cómo está la seguridad?

Mal. A medida que se va acrecentando esta, podríamos decir, guerra sin escombros, la crisis aumenta. ¿Dónde vamos a ir a comer? Si ya estaba mal la seguridad, ahora,  cada día que pasa, está peor. Hay reventones de cierrres, okupaciones…

rubio
rubio

¿La limpieza?

Otra cosa que está fatal. Existe el problema de que hay servicios reducidos como consecuencia de la pandemia para los trabajadores de la limpieza, algunos están a media jornada…

 

¿Qué se podría hacer desde la Administración en estos momentos para ayudar al pequeño comercio?

En primer lugar, tener claro las medidas que se pueden adoptar. Que no pase como con la Ley del Tabaco, que un día se hacia una cosa, otro, otra… Hay que tomar de verdad medidas que sean científicas y efectivas. Y hay que ayudar al pequeño comercio como ha sucedido en anteriores legislaturas, algo que la anterior y el actual presidente de la junta no ha hecho hasta ahora.

¿Es fundamental el pequeño comercio para salir de la crisis?

El pequeño es el eje y el motor de la economía sostenible que debe empezar por los barrios, pueblos y ciudades. El comercio, junto con el autónomo, es el 80% de la caja real que llena la Seguridad Social. Somos los que pagamos para que todos los meses cobren policías, sanitaros, bomberos… Recuerdo, hace tiempo, en una reunión se me ocurrió proponer que no abonáramos las cuotas durante tres meses como medida de protesta. Salvador Santos Campano, presidente en ese momento de la Cámara de Comercio de Madrid, me pidió que no lo hiciera ‘porque se hundiría la Seguridad Social’. Y es cierto. Si a nivel nacional los autónomos no ingresamos no come ni el presidente del Gobierno. Somos los más olvidados y los más castigados. Si no estamos facturando, ¿cómo podemos seguir pagando?.

Leer más

J. Damián González: “San Blas-Canillejas es la cuna del periodismo español”

El País (Miguel Yuste), Diario 16 (San Romualdo), As (Albasanz), José Damián González ha pasado la mayor parte de su trayectoria profesional en San Blas-Canillejas. Ahora, tras ostentar cargos de alta responsabilidad en esos medios, triunfa en El Chiringuito, “un programa con un éxito imparable que marca paquete informativo”. Y su equipo, el Atleti, ha recalado en el distrito: “Evidentemente, un gran valor añadido”.

 

¿Cuántos años ha estado trabajando en San Blas-Canillejas?

Empecé a trabajar en El País en 1976, en la calle Miguel Yuste, en principio como becario. Recuerdo que debuté en un Carabanchel-Ponferradina. Allí estuve 13 años, en donde llegué a ser redactor jefe de Deportes. Luego tuve la fortuna, porque me compré un piso cerca, cuando cambié de trabajo, a Diario 16, de ir a una calle que estaba al lado, San Romualdo, en donde estuve ocho años como subdirector y director adjunto. Pero no hay dos sin tres. De allí me fui al As, como redactor jefe. El periódico estaba en la Cuesta de San Vicente, pero al poco se trasladó a Albasanz, una calle perpendicular a la que entonces era García Noblejas y ahora Institución Libre de Enseñanza. Y ahí estuve otros 13 años. En total, 34.

¿Ha cambiado mucho el distrito?

Conozco mucho el barrio y me siento muy identificado con él. Casi siempre he tenido la fortuna de poder ir al trabajo andando, y tal vez eso haya hecho que me identificara más con él. Recuerdo que la zona de El País y Diario 16 entonces estaba casi despoblada. Luego la cosa ha cambiado mucho, fue creciendo con la llegada de gente Sudamérica, sobre todo de Ecuador, con la que tengo muy buena relación, también de Colombia, Nicaragüa… Ahora es un barrio muy multicultural que a lo largo de 40 años ha ido creciendo mucho. Hay una actividad frenética y ha crecido con la llegada de muchas empresas y nuevas urbanizaciones que se han ido construyendo. Ha sido un cambio radical. Se ha producido un crecimiento exponencial. Antes, recuerdo, por muchos sitios mirabas a un lado y a otro y no había nada. Ahora, aunque no trabajo aquí, me gusta mucho pasear por esa zona.

JOSE DAMIAN
JOSE DAMIAN

¿Es esta la cuna del periodismo español?

Sí. El País, Diario 16 y As siempre han estado por aquí. El País y Diario 16 fueron los dos periódicos de la Transición y han sido cuna de grandísimos periodistas, con muchos de los cuales he tenido la suerte de compartir trabajo. Y en el As, por supuesto, conviví con grandes compañeros.

Su equipo, el Atleti, también ha venido a vivir aquí.

Pues, fíjate. Yo que fui juvenil del Atlético de Madrid y llegué a jugar en partidos amistosos, los que entonces se conocían como los partidos de los jueves, contra Luis, Ayala, Becerra…, resulta que me he encontrado con la fortuna de que mi equipo (yo soy del Atleti, aunque no comporto ese sentimiento anti de otros aficionados) ha recalado aquí, en el barrio. El Wanda Metropolitano es un estadio fantástico. Al principio había algunos problemas con los accesos, pero ya se han solventado. Así que lo tengo cerca para poder ir cuando quiera. Creo que es la guinda a esta zona y esperemos que siga durante muchos años.

¿Qué valor añadido aporta el Wanda a este lugar?

La aportación del Wanda es evidente, sobre todo los días de partido, aunque ahora lamentablemente por la pandemia no se puedan celebrar partidos con público. Le aporta un plus a toda la zona, un lugar donde estaba previsto que se fueran a celebrar unos Juegos Olímpicos, los del café  con leche, que habrían aportado muchísimo a la zona. Pero esa votación se perdió y ahora tenemos la suerte de contar con la presencia del Atlético de Madrid.

JOSE DAMIAN
JOSE DAMIAN

¿Cómo afronta la nueva temporada en El Chiringuito?

Vamos a por todas. Hemos hecho una pretemporada con unas audiencias del 8, 9 y 10 por ciento, lo cual es una barbaridad, y ya con la temporada comenzada, y a pesar de que no haya público en los estadios y de todas las dificultades, esto es imparable. Es nuestro año doce más uno,  parafraseando a nuestro gran Ángel Nieto. En el periodismo no solo hay que tener éxito, sino también innovar y crear. Josep Pedrerol es un animal televisivo. Pero El Chiringuito no es que sea solo un éxito periodístico,es un boom social. Cada vez nos damos más cuenta cuando vas por la calle. Yo tuve la fortuna de estar en el programa desde el principio. Estoy muy contento porque cada noche vas con una ilusión renovada porque cada noche pasa algo distinto. Y eso para los que nos dedicamos a esta profesión es una gran satisfacción. El programa marca paquete informativo y es un referente.

¿Le aborda la gente cuando pasea por el barrio?

Soy muy de andar. El programa ha generado un nivel de popularidad que es tremendo. Y cuando tiro por García Noblejas o subo por Alcalá la gente me para y me dice ‘Dales caña…’. Es una zona muy Atlética. Pero también me abordan los seguidores del Madrid y de otros equipos. Me piden autógrafos, me hacen comentarios sobre el programa…

También preside la Asociación de la Prensa Deportiva de Madrid.

Sí, es un cargo del que estoy muy orgulloso. Ahora estamos en unos momentos muy difíciles para todos, toda esta crisis forma parte de una cadena que nos afecta a todos, pero cuento con un excepcional equipo de colaboradores y entre todos esperamos hacer lo mejor para el periodismo especializado en información deportiva.

Leer más

“La Blanca es el referente de Canillejas, de los creyentes y no creyentes”

José Crespo, un cura joven, con apenas diez años de consagración, es el párroco de la iglesia de la Virgen Blanca, un referente social, artístico y religioso de Canillejas y patrona oficiosa del lugar.

 

 

¿Por qué es considerada la Virgen Blanca como la patrona de Canillejas?

Canillejas se incorpora a Madrid en 1950. Antes era un pueblo, cuya patrona era Santa Lucía. Sin embargo esta iglesia lleva aquí desde tiempo inmemorial y la titular es Santa María la Blanca. En su tiempo, era el último lugar en el que paraban los viajeros que venían de Alcalá rumbo a Madrid. En la calle Boltaña había un arroyo que servía para que abrevaran las caballerías. Antaño, sobre el siglo XV, había una pequeña ermita en la que los peregrinos se paraban a rezar. Pero pese a que mucha gente en el propio Canillejas piensa que Santa María la Blanca es la patrona de aquí, en realidad es la titular de la parroquia principal. Se puede decir que es la patrona oficiosa y la que tiene el protagonismo en el barrio.

¿Cómo han transcurrido las fiestas este año?

Nos ha afectado mucho el Covid. El himno de la Blanca dice ‘niños y mayores ir todos a la plaza…’, y esto este año no se ha podido hacer. Hemos convocado en el iglesia con todo el aforo máximo permitido a todos los que han podido venir. Y hemos transmitido el acto por Youtube para que lo pudieran ver los que no han podido venir.

¿Es un referente para la zona?

Sin lugar a duda. Desde un punto de vista religioso tiene un gran calado entre la gente de la zona. Tienen mucho cariño a la Blanca y se sienten muy protegidos por ella. Junto con San Nicolás, es la única que cuenta en Madrid con un artesonado de estas características, estilo mudéjar del siglo XV, que fue llegado a ser contemplado por Santa Teresa de Jesús.  Es un referente religioso y artístico. Y en este aspecto no sólo para Madrid, sino también para España y fuera de España. Posiblemente sea la parroquia con advocación mariana más antigua de Madrid. Lamentablemente durante la guerra civil se perdieron muchas cosas. Se sacaron muchas imágenes y se quemaron en la plaza. Pero hasta los no creyentes tienen a la parroquia en estima. Por ejemplo, no se hacen pintadas. La Blanca es de los creyentes y no creyentes.

¿Qué labor social hacen?

Durante la crisis del coranavirus muchos venían aquí porque sabían que no les iba a faltar comida. Cáritas nos ayuda a cuidar de la gente, sobre todo del territorio,  pero hay personas que no están empadronadas y también hay que cuidarlas. Los que vamos recibiendo nos ayudan en otras facetas, por ejemplo, a cuidar de la iglesia. Se integra la caridad y la protección de la virgen. Es un lugar esencial en el apartado social en Canillejas. Tradicionalmente se suministraban alimentos no perecederos. Pero nos hemos dado cuenta de que hay personas que viven de alquiler en casas sin derecho a cocina, y que si lo hacen tienen que pagar un precio adicional. No somos todavía un comedor social, porque para eso hay que pedir muchos permisos, pero también nos ocupamos de esa faceta. Incluso los servicios sociales nos derivan gente cuando son ellos los que deberían atender esa necesidad. Pero nosotros estamos para ayudar. Nosotros, en la Blanca, lo hacemos persona a persona. No nos limitamos a apuntarlos en una lista. Sabemos quién es cada uno para orientarle mejor, y se sienten cuidados. Pretendemos cuidar de todos los que quieren ser cuidados.

¿En qué situación se encuentra la religión?

En este barrio la fe se ha llevado de una forma interior. Al convertirse en ciudad fue perdiendo su sensación de identidad y también tradiciones anteriores. Siempre han venido a la misa, pero en otras cuestiones de la vida han estado un poco más despegados. En esta época mucha gente ha hecho lo posible por acercarse. Al ser un lugar de culto las puertas podían estar abiertas. Ha sido impresionante. A nivel general, desde un punto de vista religioso, nosotros vivimos este momento con mucha esperanza. Muchas veces te atacan sin esperar una respuesta, aunque si alguien te pregunta, respondes. Lo que no hacemos es entrar al trapo. Es un momento que llevamos con mucha esperanza porque muchas veces, cuando vienen momentos difíciles, te das cuenta de que tú solo no puedes con todo y en ese momento te acercas a la iglesia. Y nosotros estamos aquí para recibirlos, sin reprochar nada, porque entendemos que es un camino que cada uno poco a poco tiene que hacer. Es cierto también que se ha hecho daño a mucha gente. Somos conscientes de que ha habido sacerdotes que han sido muy irresponsables y es algo que no es sencillo de reparar. Pero hemos visto gente que había sido tratada fatal y ha vuelto a la Iglesia porque recuerda lo que antes había vivido. Hay muchos que regresan desengañados de muchas cosas. He visto en Canillejas a más personas volver a la Iglesia que irse sin esperanza de volver.

Leer más

“Llevo a San Blas en el corazón, es mi patria chica”

Hijo de un actor cubano y de una novicia vallisoletana “que dejó el hábito blanco por un marido negro”, José María Sánchez Kimbo debutó en el cine de la posguerra a los cinco años. Gila fue el gran impulsor de su carrera, que completó con míticos directores del cine, como José Luis Sáenz de Heredia. Desde hace 20 años vive en San Blas, ya, su patria chica.

Cuéntenos sus orígenes.

Mi padre, que era también actor, cubano, llegó a España en 1934 en un programa de intercambio para dar a conocer el folclore de de su país. Mi madre, de Valladolid, que era novicia, se enamoró de él en una actuación y cambió el hábito blanco por un marido negro. Cuando empezó la guerra aquí se fueron de España y yo nací en Casablanca (Marruecos). Me siento muy cubano pero también soy muy español. He sido criado en Madrid, Barcelona, Sevilla y Canarias.

¿Cuándo empieza a trabajar?

A los cinco años. Primero, en la compañía de mi padre. Pero necesitaban niños negritos para el cine e hice tres películas: Sucedió en Damasco, con Miguel Ligero; Bambú, con Imperio Argentina; y Misión Blanca, con Fernando Fernán Gómez. Desde esa edad ya estaba pisando los escenarios y los platós de cine.

Jose Maria Sanchez Kimbo

¿Qué recuerda de la España de la posguerra?

Vivía en Barcelona. Era un tiempo malo, de racionamiento. Recuerdo que mi madre dejaba en la cola hasta que llegaba el turno para que nos dieran la comida: una sopa de estrellitas, que venía de Argentina.

En aquel momento apenas había personas de raza negra en España ¿Sintió rechazo por el color de su piel?

Recuerdo muchas peleas en el colegio. Sentí rechazo y cariño. Ambas cosas. Aunque mi madre me decía que era cosa de niños. Me crié con una serie de complejos que se me fueron quitando con los años porque con el tiempo aprendí a saber que era un problema de educación. En aquel momento el español era abrupto y en cualquier enfrentamiento salía la palabra negro.

¿Sigue habiendo racismo?

Claro que sigue habiendo. Mira lo que pasa con los gitanos. Hay racismo con el que no es igual que tú, pero es un problema de falta de educación.

¿Qué significa Gila para usted?

Para mí es mi segundo padre. Me adoptó. A los 13 años trabajaba de botones en el hotel Colón de Barcelona. Había conocido a mi padre y me dio la oportunidad como artista. Montó un número para mí en su actuación. Hicimos giras por toda España. Y me enseño muchas cosas, como, por ejemplo, judo, que me vino muy bien, porque por aquel entonces tenía muchas peleas. Aunque creo que luego me mandó a paseo por las mujeres porque cuando cumplí 19 años todas venían a por mí y seguramente dijo: “Huy, este es peligroso”.

¿Qué destacaría de su etapa como actor?

Mis trabajos con José Luis Sáenz de Heredia. Hablo del padre. Fue uno de los grandísimos directores de nuestro cine. Me contrató para una serie, Habitación 503, con Neus Asensi. Aunque yo resaltaría mi papel en una destacadísima película de la época, Una chica entre un millón, en la que intervenía la propia Neus y Juanjo Puigcorbé. También he trabajado con directores del nivel de González Molina, Ray García, Manolo Summers, Agustí Villalonga… Destacaría mi actuación en Palmeras en la nieve. Allí rompí con el estereotipo de comediante negrito e hice realmente de actor. En teatro he tenido mayor dificultad por mi color. Hasta la llegada de la pandemia estaba trabando en un musical, El Guardaespaldas. Y he escrito libros.

Jose Maria Sanchez Kimbo

También trabajó en televisión.

Sí, me llamó José María Íñigo para intervenir en Fantástico, un popularísimo programa de finales de los 70. Primero para una actuación, pero como tuvo tanto éxito, que me llamó para más. Recuerdo que me pagaba 20.000 pesetas (120 euros, en ese momento el salario mensual mínimo en España era 124 euros) por sesión, aunque de esa cantidad luego tenía que pagar yo a mis bailarinas. También hice cosas con Joaquín Prats.

San Blas.

Llevo 20 años viviendo en el barrio con mi actual mujer, Carmen Mora, que es cantante. Ella vivía aquí con su familia de pequeña. Yo cuando llegué aquí rompi con el cubaneo, me corté la coleta. Lo llevo en el corazón. Soy un actor que presume de San Blas, igual que Antonio Banderas presume de Málaga y de su gente. Para mí es mi patria chica.

Leer más

Juan Agustín Navarro: “El transformista es el auténtico rey de la noche”

Juan Agustín Navarro ha dedicado la mayor parte de su vida al transformismo. Se inspiró en una gitana guapa de las Torres Blancas para su personaje de Tina Grecco, desayunó puchero preparado por Lola Flores en el tablao de La Faraona. Vecino del distrito, cuenta su forma de vivir la noche madrileña en los años 70 en su libro autobiográfico Crónicas de un transformista, 1978.

Juan Agustín nos recibe en el bar El Gimnasio, en el barrio de Amposta, que regenta su gran amiga Pilar. Este vecino es bien conocido por las gentes de la zona. Lleva aquí cinco décadas, fue estudiante del Colegio Público República de Panamá (cuando se llamaba XXV Años de Paz) y, aunque su trayectoria profesional ha transcurrido en la Chueca que vio nacer los clubes nocturnos gay, no se ha movido del distrito. Aquí vive con su madre, para la que sólo tiene palabras de amor y agradecimiento. Y hacía lo propio con su padre, a quien cuidó hasta su fallecimiento. Sus Crónicas de un transformista, 1978 es el primer libro de una trilogía que editará Aliar Ediciones. El segundo, ya en marcha, llevará por título Malas malísimas.

¿De dónde nace la necesidad de escribir este libro autobiográfico?

Empecé escribiendo en un blog con la ayuda de un compañero. Hacía una crónica todos los días. Empezó a gustar y un amigo mío de Barcelona me dijo que por qué no contaba estas cosas en un libro. Cuando me dio el ictus tenía demasiado tiempo libre y no quería pensar mucho en haber sido una estrella del espectáculo y estar así; no es agradable, porque mi intención era haberme despedido por todo lo alto en el Teatro Apolo. Así que empecé a escribir y mi amigo Silvans fue el que me ayudó haciendo las correcciones. Puse en Facebook un día: “Chicos, he tenido la brillante idea de escribir un libro” y, bueno, tú no sabes la de libros que he vendido, ha sido increíble.

Los orígenes del transformismo están en el teatro kabuki japonés, en el que los hombres interpretaban los papeles de mujeres
Los orígenes del transformismo están en el teatro kabuki japonés, en el que los hombres interpretaban los papeles de mujeres

¿Qué es un transformista y cómo entras tú en contacto con ese mundo?

Un transformista es un actor, lo que pasa es que está desvirtuado. José Luis López Vázquez se transformó en Mi querida señorita, Dustin Hoffman en Tootsie. Esto viene del teatro kabuki japonés, en el que todos los personajes los hacían hombres.

Yo trabajé en La Ostrería con 14 años y salí con el chófer. Un día me llevó a ver un espectáculo al Gay Club de Atocha y yo me quedé maravillado. Allí me dieron una explicación muy fácil: es la parte femenina que tenemos todos los hombres, y la parte más difícil. Un transformista no tiene nada que ver con un travesti, ni con una drag queen. El transformista es el auténtico rey de la noche. En aquella época cada chico tenía un personaje y en cada sala no podía faltar una Lola Flores, una Sara Montiel, una Pantoja y una Marifé de Triana. Eso era indiscutible. A mí un día me maquillaron y yo me vi guapísima. Me gustó porque además te cambia todo. Mira, yo nunca usaba peluca porque tenía el pelo por la cintura; me peinaban y lo último que te ponías era los tacones. Y cuando nos los poníamos, ya hasta hablábamos diferente.

Háblame de Tina Grecco

Como yo soy de San Blas pensé en buscarme un personaje de aquí. Había una gitana muy guapa que se llamaba Isabel y vivía en las torres blancas. Cuando éramos pandilla y andábamos por el barrio, ella cantaba, y era una maravilla. Y yo, sin querer, me estaba mimetizando. Y el nombre: pues Tina, de Agustín, Agustina. Y a mí me gusta mucho el Greco, pero le tuve que poner dos ces por cuestión de derechos, y así la cree. Empecé por fases: al principio era la Tina Grecco que miraba, que escuchaba. Yo libraba los lunes y cada lunes me iba a una sala y fui creándome el personaje con lo que veía que me gustaba. Como personaje hacía cosas que sería incapaz de hacer de chico. Un día estaban atracando a un taxista y venía yo de trabajar y me tiré encima del tío, que llevaba una escopeta. Otro día, un buen amigo mío, que todas las noches iba a verme, me dijo: “¿Qué te parece si nos vamos a Sevilla, comemos y nos venimos?” Salí de trabajar a las cuatro de la mañana, nos fuimos en el coche, comimos en Sevilla y nos vinimos para acá. Yo es que eso no lo haría de chico.

Juan Agustín Navarro se dedicó durante más de veinte años al transformismo
Juan Agustín Navarro se dedicó durante más de veinte años al transformismo

Aquella era una época en la que no era fácil ser homosexual y dedicarse al transformismo. Se han conseguido cambios, pero ¿qué reivindicaciones dirías que todavía están vigentes?

Yo fui a la primera manifestación gay. Nos tiraron huevos, nos tiraron de todo. Yo fui con mi pantalón vaquero y con camiseta. Pero los demás empezaron a ir maquillados y yo no estoy de acuerdo con eso, ni estoy de acuerdo con el día del orgullo gay. Para mí es un orgullo ser como soy, que he cuidado a mi padre con cáncer y con alzheimer dos años, que ahora estoy cuidando a mi madre, que he pasado, por el ictus, nueve días en la UVI. Eso para mí es lo que tiene importancia. Yo no tengo problemas en el barrio con nadie. Para reivindicar algo hay que ser un caballero. Plumeteando no me gusta ir porque es una manera de provocar no queriendo. Yo tengo muchos compañeros que son muy afeminados, pero hay una contención. Tú no puedes meterte en un metro lleno de gente y estar pegando gritos. Esa ética la he llevado siempre aquí en el barrio, con mis padres y mis hermanos, a rajatabla. Y lo de las bodas me parece una ridiculez. Lo que me gustaría es que nos dieran los derechos de un matrimonio, pero sin necesidad de nada. Tampoco lo llamaría matrimonio, no me gusta. Igual que no me gusta el gay que va de machito para que no se entere nadie, y vas por la calle y te está llamando maricón. Si queremos derechos sociales, ¿tienes que ir con un tanga y con las tetas al aire en una manifestación del día del orgullo gay? No lo entenderé jamás.

En este libro tienen mucho peso las personas de las que te rodeaste entonces. Uno podría pensar que cómo pueden hacerse buenos amigos entre tanto exceso, alcohol, drogas. ¿Cómo lo conseguías?

Abrieron un pub que se llamaba Phalos y había un ambiente tan guapo… Era la primera vez que yo veía un disc jockey. Había uno que me gustaba y le pedí al DJ que le dedicara una canción de Mari Trini. Porque de 21:00 a 23:00 era música de los sesenta con dedicatoria; te dejaban un bloc, escribías la petición, lo echabas en el cesto y el disc jockey iba cogiendo. Y así se iban formando grupos. Los de uno de los grupos grandes íbamos al tablao flamenco de Lola Flores en la Plaza de la Marina Española. Terminábamos comiendo a las ocho de la mañana un puchero que hacía Lola. Sentados en el suelo; ella ponía una pantalla grande y películas de ella. Nos juntábamos muchos. Lo que pasaba es que del que tenía contacto con una artista se decía: “Mira éste, lamiendo culos.” La envidia el deporte nacional. Muchas veces he tenido amigos que sabía que no eran amigos y he sacado siempre la cara por ellos. A los buenos amigos los mantengo.

¿Hay transformistas todavía en activo? 

Hoy en día hay dos que están en activo y son increíbles: Nacha y Chesare. Ahora hay espectáculos de drags pero no es como lo de antes; nosotros montábamos. Hicimos Don Quijote, por ejemplo, y todas las canciones y todos los números de conjunto eran basados en Don Quijote. Hacíamos unas presentaciones que la gente flipaba.

Juan Agustín es vecino de San Blas Canillejas desde hace cinco décadas
Juan Agustín es vecino de San Blas Canillejas desde hace cinco décadas

¿Cómo has visto cambiar San Blas? ¿Cómo era entonces?

Yo llevo aquí cincuenta años. De jovencito era muy líder, me montaba las pandillas y siempre tenía amigos. Y aquello de las novias, porque entonces… Hasta que ya, abiertamente, en una hoguera, te da por decir: “Oye, mira, estoy hasta las narices: esto es lo que hay.” Y como los amigos de verdad se quedaron, no he tenido ningún problema. En San Blas de pequeño fui muy feliz, éramos ocho hermanos. En el colegio hice juntos séptimo y octavo; con trece años tenía hecha ya la EGB. Me quisieron becar, pero había que trabajar. Me hubiera gustado estudiar historia.

Repasando tus vivencias en la Chueca de los 70, ¿cómo recuerdas la noche en aquel tiempo?

En mi época estaba el Sacha’s en la Plaza de Chueca, que es donde yo estuve veinte años trabajando, el Gay Club en Atocha y Centauros en la Corredera Baja. Los del Gay Club eran los sofisticados, eran bailarines, venían de Barcelona y sacaban unos maquillajes con purpurina, con escarcha y unos cuerpos que te cagabas. Paco España empezó en el Gay Club. Y luego había la rivalidad entre Sacha’s y Centauros. Lo que hacían los dueños era que, cada dos por tres, se quitaban artistas.

¿Se parece en algo a aquello la Chueca de ahora?

Nada. Cuando yo llegué a Chueca en la sala (Sacha’s) teníamos dos porteros con unas estacas hechas de escayola, una en cada mano, porque había urinarios públicos, se bajaban a pincharse. Los jefes de los clubes de toda la zona rosa mandaban a una mariquita: “Vete a decir al Sacha’s que hay por aquí uno que anda quitando carteras.” Y así, poco a poco, se fue revalorizando el barrio. Una cosa importante son los vecinos, que ahora serán muy progres pero los de antiguamente estaban encantados con nosotros. Tú no sabes las señoras… una verdadera pasada. Antes era más pueblo, ahora lo han sofisticado demasiado.

Sara Luque Olaya

Leer más

Martín Casariego, Concejal-Presidente de San Blas-Canillejas: “Atender a la gente necesitada del distrito es una absoluta prioridad”

Consciente de que vivimos una situación dramática, por el número de fallecidos que deja el COVID-19, y crítica, por la vulnerabilidad que está aflorando entre las familias y vecinos, Martín Casariego asegura que desde la administración local se intentará llegar al máximo de personas afectadas, durante el tiempo preciso, para amortiguar los efectos negativos que arrastra la pandemia. El retorno a la normalidad requerirá «esfuerzo, trabajo con criterio y que rememos todos juntos».

Ha pasado un mes y medio desde que el coronavirus se declaró oficialmente como pandemia y desde que se decretó el estado de alarma en nuestro país, ¿cómo valora el comportamiento vecinal, el de los funcionarios municipales y, en general, el de los trabajadores públicos en nuestros barrios?

El comportamiento vecinal ha sido excelente en líneas generales, como creo que el de los madrileños, y quiero felicitarles por ello. Pero, más allá de la responsabilidad individual, me gustaría resaltar la solidaridad de nuestro distrito. La gente se ha volcado en ayudar a los más desfavorecidos, a sus vecinos mayores, a las personas con movilidad reducida que no pueden realizar la compra. Una buena noticia, dentro de la gravedad de la situación y de los momentos horribles que mucha gente ha pasado.

En cuanto a los trabajadores municipales, estoy muy satisfecho por su respuesta. Lo más visible son las acciones de Servicios Sociales, que están haciendo un enorme trabajo, pero también el resto de los departamentos han seguido activos, y los Servicios Técnicos (obras), Cultura, Deporte siguen planificando proyectos y diferentes acciones para cuando sea posible ponerlos en marcha. La inmensa mayoría ha estado trabajando en su casa desde el principio, lo que tiene mérito teniendo en cuenta lo complicado de la situación. Algunos han debido mantenerse aislados al tener a sus parejas o familiares cercanos enfermos o con síntomas.

Desde la Junta, se comunican diariamente a Madrid Salud aquellos casos que se registran tanto por enfermedad comprobada como por residir con un enfermo, por lo que hay un control de los afectados. Afortunadamente, no nos hemos visto especialmente damnificados.

el concejal-presidente del distrito, Martín Casariego—Fiestas Canillejas
Martín Casariego

¿Cómo se ha articulado la comunicación y las actuaciones conjuntas con otras administraciones involucradas (otras áreas del Ayuntamiento, la Comunidad de Madrid, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.) y con los movimientos asociativos vecinales?

La comunicación con las diferentes Áreas de Gobierno del ayuntamiento de Madrid es fluida. Mantengo reuniones a través de videoconferencias con diferentes Delegados para establecer directrices generales en los 21 distritos. También hay una comunicación fluida con la Policía Municipal y la Nacional, a los que he trasladado todo mi apoyo y felicitaciones por su trabajo y entrega. Muchos de los agentes han sido infectados, por lo que se han producido algunas bajas, aunque han seguido funcionando muy satisfactoriamente.

El mismo Comisario de la Policía Nacional ha sido uno de los que han pasado el coronavirus. Por suerte, ha salido adelante y ya está plenamente recuperado. Y creo que la mayoría de los vecinos de San Blas-Canillejas es también consciente de la gran labor que hacen los policías por el bien común. Por último, no me gustaría dejar de mencionar al Ejercito y más concretamente el acuartelamiento que tenemos en el distrito, la Agrupación de Transporte nº 1 de la Brigada Logística, cuyo coronel se ha mostrado predispuesto a colaborar con la Junta en todo lo que le sea posible.

Martin Casariego

¿Tiene conocimiento de todas las iniciativas solidarias que han puesto en marcha entidades cívicas en este tiempo en el distrito? ¿Ha habido comunicación y demanda de colaboración a la Junta?

La solidaridad es un fenómeno espontáneo. Hay personas que se han ofrecido a hacer las compras a otras, pasear a sus mascotas, etc. Tenemos un distrito que ha sabido responder a las necesidades de su entorno. Existen algunas iniciativas formales que han contactado con la Junta y se está colaborando en la medida de nuestras posibilidades. Incluso coordinamos desde la Junta Municipal del Distrito (JMD) un chat interno donde participan entidades que tradicionalmente hacían reparto de alimentos.

A veces hay un deseo de ayudar que no es fácil de encauzar, por las dificultades del Estado de Alarma y el cuidado que hay que tener para evitar contagios. Desde esta Junta nos hemos marcado como prioritario la ayuda a las familias más necesitadas. Desde el departamento de Servicios Sociales de la JMD se están repartiendo 68 comidas a domicilio (7 abril). Es un contrato ya existente desde 2017 para llevar comida preparada a familias en exclusión social.

Además, se ha tramitado un nuevo contrato de emergencia, para complementarlo, ha dotado con 150.000 euros. Empezó el lunes 30 de marzo, enfocado principalmente a familias con menores. La idea es ayudar a 100 familias con cestas 150 €/mes, y 450 familias con 300 €/mes. El martes 14 de abril se habían repartido ya unas 270 cestas, que benefician a unas 950 personas. Desde el Área se han facilitado 158 tarjetas prepago de 100 €, para compra alimentaria en Ahorra Más, Alcampo, Carrefour, Mercadona… Hasta 28 establecimientos en Madrid. Se repartieron de forma inmediata 40 para familias con necesidades urgentes, el resto se asignó más escalonadamente, según se detectaban nuevas necesidades.

Se ha continuado con el SAD (Servicio de Atención Domiciliaria, que incluye aseo personal, limpieza del hogar, compra de comida y en ocasiones cocinarla), suprimiendo, para evitar posibles contagios, aquellos usuarios que únicamente recibían el servicio de limpieza del hogar. También se ha continuado con el TAD (Teleasistencia domiciliaria). Se ha hecho mucho, y creo que muy bien. Y no lo digo para colgarme una medalla, el mérito es del conjunto de los funcionarios de la Junta. Además de todo esto, se han realizado numerosas acciones, consultando con Servicios Sociales, y coordinados desde Concejalía, con vecinos, entidades, empresas y asociaciones.

Con la Fundación Madrina y Work Center Kitchen, mis asesores han coordinado una iniciativa de envío de 100 menús elaborados diarios para personas en grave riesgo de exclusión, repartidos por voluntarios desde el 8 de abril. También tras consultar con nuestros Servicios Sociales, hemos pedido 200 comidas diarias del Banco de Alimentos y Work Center Kitchen – Arzábal, del comedor de Santa Eugenia, repartidos por bomberos voluntarios del Ayuntamiento de Madrid. Además, desde Concejalía se ha gestionado la entrega, gracias a la generosidad de la Orden de Malta, de 500 menús diarios, que se distribuyen a través de Cáritas Centro Residencial JMJ2011, la Parroquia San Cristóbal de Ciudad Pegaso y la Plataforma de Trabajadores en Paro de San Blas-Canillejas. Por último se han conseguido 125 menús diarios más de las cocinas del prestigioso cocinero con 2 estrellas Michelin, Diego Guerrero. Y podría seguir: el 28 de marzo hubo una donación de productos perecederos del Hotel Rafael Ventas, entregada a la Asociación por una Vivienda Digna de San Blas para familias necesitadas.

El 31 de marzo otra a la Escuela Infantil La Almudena de alimentos y material de limpieza, también repartida por Asociación por una Vivienda Digna de San Blas. El 6 de abril, la empresa Panalia Derivados de la Harina donó 16 cajas de 18 kilos de caballa congelada, entregada a la Plataforma de Trabajadores en Paro de San Blas Canillejas. El 9 de abril, donación de frutas y verduras de la empresa Impacto en Getafe, recogida por Cáritas de San Blas, los voluntarios de la Parroquia de San Cristóbal, La Plataforma de Trabajadores en Paro de San Blas y la Asociación por una Vivienda Digna de San Blas.

Estamos pendientes de cerrar con la Fundación Madrina la entrega de 25 canastillas con lotes con material y alimentos para bebe. Está siendo un trabajo ingente, posible gracias al esfuerzo y generosidad de muchas empresas, imprescindible ante una catástrofe de estas proporciones. No quiero dejar de citar en esta corriente de solidaridad al Club Atlético de Madrid, que ha hecho una generosa donación de mascarillas para nuestro distrito, que es también el suyo.

martin casariego

En abril se puso a disposición de personas vulnerables una partida de 150.000 euros para satisfacer necesidades básicas, ¿está la Junta del Distrito en disposición de poder articular un montante similar para meses sucesivos?

Estamos atendiendo lo que va surgiendo, además de lo que ya se atendía previamente. No sabemos cómo vamos a estar dentro de uno o dos meses, pero es previsible que las consecuencias económicas de la pandemia sean muy graves, y por lo tanto, que estas ayudas tengan que continuar, porque habrá mucha gente que se quedará en el paro porque habrá tenido que cerrar su negocio o le hayan despedido. Si fuese necesario, contamos con el compromiso de la corporación para disponer de más fondos. Ahora mismo, atender a la gente necesitada del distrito es una absoluta prioridad, de nuestra Junta y del Ayuntamiento. Intentaremos llegar al máximo número de personas posible, durante el tiempo necesario.

martin casariego

De las residencias de ancianos y personas con discapacidad que hay en el distrito, ¿cuántas y cuáles han sido objeto de ayuda por parte de la Junta, la Comunidad, la Unidad Militar de Emergencias?

Todos los Centros de Mayores municipales han sido cerrados y desinfectados. Está siendo muy duro, todo esto; Los presidentes de las juntas directivas de Canillejas y de Pablo Casals han sido dos de las víctimas del coronavirus. Entristece y duele conocer noticias así. Las personas mayores que han precisado apoyo tras el cierre de los Centros de Día están en seguimiento continuo y si precisan comida a domicilio, SAD, TAD o alguna otra prestación, se está tramitando con agilidad. No hay residencias municipales en nuestro distrito. Las que hay, son competencia de la CAM. Sí han sido desinfectadas, y han recibido apoyo, pero todos sabemos que se han vivido situaciones dramáticas, sobre todo al principio de la pandemia. Creo que, por desgracia, ya somos pocos los madrileños que no tenemos a algún fallecido por coronavirus en nuestro entorno cercano.

De los más de 5.500 fallecimientos en residencias de ancianos que la Comunidad de Madrid calcula que se han producido en la región hasta ahora, ¿cuántos se han producido en nuestro distrito?

No conozco el dato exacto relativo a fallecidos en las residencias, aunque me temo que las cifras serán dramáticas.

Martín Casariego

¿Cómo han respondido los centros de salud, la base operativa 19 del Samur y las farmacias del distrito en este tiempo de cuarentena y de avisos de síntomas o contagios por parte de los vecinos?

Tanto los centros de salud como el Samur han trabajado a un altísimo nivel. Nos tenemos que sentir muy orgullosos de nuestros sanitarios, que exponen sus vidas cada jornada en favor de todos. Todos los días se le reconoce su labor a las 20 horas con aplausos, a los que me sumo como Concejal de San Blas-Canillejas y, también, como particular.

¿De qué manera ha afectado esta crisis a los servicios de limpieza municipales que trabajan en nuestros barrios? ¿Han cambiado sus trabajos habituales por labores de desinfección en la vía pública?

Sí, por supuesto, ha habido cambios. Desde el 14 de marzo, el Ayuntamiento ha reforzado al máximo el servicio de limpieza con agua en las calles y ha incorporado por primera vez con carácter general el hipoclorito sódico, un viricida. Se han reducido los barridos manuales, y en cambio se han multiplicado los baldeos y las limpiezas con mochilas y pistolas de alta presión, centrándose muy especialmente en entornos de hospitales, farmacias, tiendas de alimentación, mercados, estancos, centros de salud, hoteles medicalizados. El Ayuntamiento tiene 182 máquinas—57 equipos de alta presión y 125 baldeadoras—con las que se realizan más de 130 servicios de baldeo diario y más de 30 lavados con agua a alta presión. Desde primeros del mes de abril funciona un camión con un cañón nebulizador que esparce agua con hipoclorito por los viales principales de la ciudad. Se ha hecho un esfuerzo enorme y, como es lógico, parte de ese esfuerzo se ha desplegado en nuestro distrito.

Martin Casariego

¿Tiene datos de cómo ha afectado la situación al tejido empresarial del distrito: empresas que se han acogido a un ERTE, trabajadores que se han quedado en paro, negocios más afectados y cómo cree que podrán volver a activarse cuando superemos la crisis? ¿Qué papel podrá jugar la junta en esta reactivación?

No, no disponemos de esa información, que la tendrá la Dirección General de Trabajo. A nadie se le escapa que, una vez vaya acabando el confinamiento, la siguiente tarea será reactivar la economía, que va a quedar muy dañada, porque no puede haber prestaciones sociales sin impuestos, ni impuestos sin actividad económica. El Ayuntamiento de Madrid, a través del Área de Gobierno de Economía, Innovación y Empleo, está lanzando diferentes ayudas a pymes y emprendedores, de momento, por un importe de 87 millones de euros, en forma de avales, subvenciones, moratorias y medidas fiscales, con el objetivo de mitigar los efectos económicos negativos que ya se están produciendo. El Ayuntamiento también ha puesto en marcha un paquete de medidas fiscales. Son medidas de alcance general, no de distrito. Desde la Junta, buscaremos atraer proyectos que ayuden a la formación de jóvenes y parados, enfocados sobre todo a profesiones con futuro.

Martín Casariego

De esta situación que ha puesto al límite a todo el mundo, ¿qué enseñanzas puede extraer un servidor público? ¿Cambiará la forma de actuar de los responsables políticos y en qué manera?

Estamos ante una situación crítica, histórica, con consecuencias económicas, sociales, políticas, en la cual algunos debemos demostrar para qué y por qué hemos decidido hacernos políticos y servidores públicos. Creo que es necesario trabajar todos de manera coordinada, y que las críticas sean constructivas. Villacís y Almeida están gestionando la crisis de manera cohesionada y coherente, abriendo espacios de diálogo y consenso con la oposición, y aquí también cabe mencionar la actitud que están mostrando algunos partidos predispuestos a arrimar el hombro, ser leales al gobierno y construir juntos. Ante esta situación dramática (no puedo de quitarme de la cabeza las cifras de decenas de miles de muertos, algunos conocidos personalmente), toca dejar de lado las discrepancias ideológicas y proponer medidas que beneficien a todos. Es la actitud que hemos tomado desde Ciudadanos a nivel nacional. Inés Arrimadas es un claro ejemplo de oposición constructiva. Ojalá esto lo entendamos todos, también el resto de partidos políticos. Creo que todo esto está mostrando que la mejor manera de enfrentarse a los problemas es con humildad y unión.

Si pudiera trasladar un mensaje a todos y cada uno de los vecinos de San Blas-Canillejas, ¿qué les diría?

Que estamos pasando tiempos duros y que no se van a acabar de la noche a la mañana. Va a haber una fortísima crisis económica, y habrá que centrarse en ayudar a las familias con problemas y a la creación de empleo. Para regresar a lo que era la normalidad, tendremos que esforzarnos, trabajar con criterio y remar juntos. Y creo que lo conseguiremos. España es un gran país, lleno de gente solidaria y preparada, y San Blas-Canillejas, un gran distrito. En estos años, espero estar a su altura.

martin casariego

Leer más