La oposición retrasa el microbarrio en la calle Dédalo

El Ayuntamiento de Madrid tenía previsto poner en marcha para la próxima primavera 70 viviendas prefabricadas o soluciones habitacionales para familias sin hogar. La parcela elegida está situada en la calle Dédalo, junto al Registro de la Propiedad, muy cerca de Torre Arias, en una zona mixta industrial y residencial entre los barrios de Canillejas y Simancas.

Sin embargo la oposición en el Pleno de la Villa instó al equipo de Ahora Madrid a reconsiderar el proyecto para que los técnicos estudien los proyectos, los vecinos sean consultados y se planifiquen con criterio los programas de vivienda. La delegada de Equidad, Marta Higueras, sigue decidida a tramitar el proyecto ante la urgente necesidad de vivienda en Madrid.

Maqueta del microbarrio

Los responsables municipales liderados por la delegada Marta Higueras quieren dejar claro que “no son módulos ni barracones, sino soluciones habitacionales de emergencia para personas sin hogar en situación de extrema necesidad”. El proyecto se llevará a cabo ante la gran cantidad de peticiones, “aunque construir prefabricados no es nuestra política”.

El compromiso del Ayuntamiento es construir 4.000 viviendas tradicionales en dos años, “pero el tema va lento y hay que dar soluciones a los casos de extrema necesidad, es la única solución rápida y digna para personas vulnerables, pero no tiene nada que ver con barracones”, apunta Francisco de Asís, Chico, asesor de Marta Gómez, concejala presidenta del distrito.

La prioridad será ubicar a las primeras personas apuntadas en las listas de la EMV con algún tipo de problemática, es una situación de emergencia y por eso lo realiza la Dirección General de Integración Comunitaria y Emergencia Social (Área de Equidad y Derechos Sociales).

Otro de los objetivos del Ayuntamiento es deslocalizar los habituales barrios de realojo, salir de las  zonas habituales del sur como Vallecas o Villaverde y que las viviendas se repartan por todos los distritos de la ciudad, incluidos los del norte. En este sentido el primero en acoger estos microbarrios será San Blas-Canillejas y para ello se ha elegido una parcela en la calle Dédalo con 3.500 metros de superficie para instalar 70 viviendas.

La calle Dédalo recibirá las primeras viviendas prefabricadas

Evitar la conflictividad vecinal

“El impacto será pequeño” –aseguran los asesores de la Junta de San Blas-Canillejas- se ha elegido una parcela bien situada sin pisos alrededor para evitar la conflictividad vecinal de otras zonas residenciales, como por ejemplo el barrio de Rejas con el ArteFacto. La zona de la calle Dédalo está ubicada entre oficinas, lofts, apartamentos turísticos, es decir, evitando propietarios que puedan salir con la pancarta.

Los pliegos ya están en marcha en el despacho de Marta Higueras y para el próximo mes de marzo o abril, antes del verano los prefabricados habitacionales serán una realidad. El uso de estas viviendas será temporal hasta que a las familias se les adjudique un piso de la EMV; el objetivo final es que estas viviendas incluso desaparezcan una vez solucionado el problema, es decir, serían desmanteladas tras la situación de emergencia.

La calle Dédalo recibirá las primeras viviendas prefabricadas

El asesor de la concejala presidenta del distrito subraya que “esta no es la política de vivienda de Ahora Madrid. Desde enero no habrá ninguna vivienda pública disponible, la población vulnerable será trasladada a albergues y así no podemos seguir. Luego nos critican por quejarnos de la herencia recibida, pero los anteriores gobiernos adjudicaban viviendas a gente con recursos, nóminas y dinero en la cartilla, los menos necesitados”.

Lo cierto es que había que tener hasta un mínimo de 12.000 euros en cuenta corriente para acceder a una vivienda pública. Insisten en que la calidad de la edificaciones es extraordinaria, nada que ver con antiguos modelos de viviendas prefabricadas tipo la UVA de Hortaleza; no serán guetos al contar con gente joven y temporalidad. El coste total para las primeras viviendas en San Blas-Canillejas es de seis millones de euros.

Otros distritos que recibirán las viviendas prefabricadas serán Hortaleza, Chamartín y Moncloa y tendrán de 1 a 3 dormitorios en edificios de tres alturas con plantas bajas accesibles, zonas ajardinadas, espacios de ocio comunes y zonas infantiles. El Ayuntamiento se reserva despacho para servicios sociales y otros recursos municipales.

Deja un comentario en: “La oposición retrasa el microbarrio en la calle Dédalo

Los comentarios están cerrados.