Aprobado el Eje Verde Sociocultural para las tres quintas históricas

La Mesa de Eje Verde Tres Quintas del Foro Local de San Blas-Canillejas solicitó en el último pleno del mes Abril instar al órgano competente para la realización de los estudios, consultorías y anteproyectos necesarios para la creación de un Eje Verde Sociocultural que abarque las quintas históricas de Los Molinos, Torre Arias y El Capricho. Además de recuperar el entorno que comprende toda la cuenca hidrográfica de Rejas con sus arroyos de La Quinta y El Santo, solicitando dotación presupuestaria para llevar a cabo la iniciativa.

La concejala presidenta, Marta Gómez, resaltó emocionada la presentación de las tres primeras propuestas de las mesas de trabajo Foro Local del distrito (Eje Verde Quintas, Comercio Sostenible y Educación, Infancia y Juventud) tras los trabajos previos de los ponentes. En este caso la de Medio Ambiente con el Eje Verde Tres Quintas ha sido una reivindicación histórica de la Plataforma Quinta de Torre Arias (PQTA). “Es una novedad bonita e ilusionante de la Comisión Permanente del Foro Local”, dijo la edil de Ahora Madrid.

Daniel Liébana, presidente de la Mesa Verde
Daniel Liébana, presidente de la Mesa Verde

Después tomó la palabra el presidente de la Mesa Verde, Daniel Liébana, para exponer la propuesta basada en la recuperación de las tres quintas históricas que tenemos la inmensa suerte de disfrutar en San Blas-Canillejas y en el vecino distrito de Barajas.

El objetivo es dotar al Eje de un aspecto sociocultural y ecológico, destacando y poniendo en valor los recursos sostenibles ya existentes con actividades que pongan la base y fomenten el turismo verde en los dos distritos. Para ello es imprescindible la recuperación de la cuenca de los arroyos que antaño recorrían las tres quintas y que con la presión urbanística de los años 50 y 60 se perdieron para soterrarse bajo el cemento.

La PQTA pretende evitar la desertificación

La reivindicación del agua es un tema mollar para la PQTA con un nutrido grupo de eco patrimonialistas que están trabajando desde años para este objetivo de evitar la desertificación del distrito y que ahora han tenido la oportunidad de elevarlo al Pleno ordinario a través de la Mesa del Foro Local, el nuevo canal de participación ciudadana de los vecinos.

Los vocales de Ahora Madrid votaron afirmativamente y destacaron el valor identitario de este Eje verde de la ciudad desde El Retiro al Capricho con una red de espacios verdes conectados recogidos en el Plan Estratégico “Madrid Regenera” que define un modelo de ciudad que orienta las políticas urbanas en el corto y medio plazo con un enfoque integral pensando en urbanismo, movilidad, espacios públicos, sociales y ambientales de manera conjunta.

Tres Quintas

Los representantes de Ciudadanos destacaron y agradecieron el trabajo de la PQTA respaldando la propuesta. Igualmente los vocales vecinos del PSOE felicitaron a la Mesa del Foro Local y pusieron en valor las tres joyas de los dos distritos con la descentralización de las áreas verdes municipales. Por último el PP también votó a favor de que las Tres Quintas sean dotadas de actividad y mejorando sus prestaciones con un tratamiento especial, pero sin descuidar el resto de parques de la ciudad.

La propuesta se aprobó con el voto afirmativo y por unanimidad de los cuatro grupos políticos con representación municipal para dotar de presupuesto el nuevo Eje Sociocultural de las Tres Quintas: Los Molinos, Torre Arias y El Capricho.

Pleno del mes Abril

Leer más

La calle Boltaña no está en “perfecto estado de revista”

La calle Boltaña es uno de los tres ejes comerciales más importantes de San Blas-Canillejas, el primero en cuanto a comercios de proximidad con alta densidad de habitantes y ubicación de medianas superficies. Comprende además de la calle Boltaña todo el área de influencia: Alcalá, San Mariano, Torre Arias, Valderrobres, Esfinge, Plaza de la Villa de Canillejas, Diana, Discóbolo y Néctar.

El Centro Comercial Abierto (CCA) de la calle Boltaña fue un proyecto ideado por el ex concejal popular Enrique Núñez hace más de una década y se rehabilitaron aceras, luminarias, zonas verdes y jardineras, pero el proyectó quedó inconcluso, la crisis económica también influyó, además de la voluntad política de sus sucesores para poner en valor una zona donde es casi imposible aparcar y facilitar las compras a los clientes.

La calle Boltaña

El proyecto de parking público o rotación en la parcela de la calle San Mariano, junto al Centro de Salud, quedó en agua de borrajas y no se ha hecho nada, ni un solo euro de inversión en los últimos años. El anteproyecto de los equipos populares contemplaba además la construcción de seis pistas de pádel en superficie que se metió en un cajón de la Junta Municipal y así hasta la actualidad.

Por si fuera poco es evidente la falta de atención en cuanto a servicios de limpieza, reposición de especies vegetales en jardineras o señalización vertical del CCA que brilla por su ausencia; además del habitual colapso circulatorio producido por la pésima ejecución de la movilidad en la rotonda sobre la A-2, que ha dejado aislado al barrio y centro histórico de Canillejas.

Jardineras abandonadas y sin sistema de riego

Según el diagnóstico, el grupo del PP solicitó en el Pleno Municipal que la calle Boltaña esté en “perfecto estado de revista” al ser un Eje muy comercial, dotado de Centro de Salud, Servicios Sociales, Vivero de Empresas, Centro Cultural y mercado tradicional.

“Las jardineras están abandonadas, no hay plantas, crece la maleza y no se reponen”, subrayaron. Además pidieron el baldeo de aceras, mayor limpieza y sistema de riego para las jardineras. Lo cierto es que desde hace una década no se ha replantado ni una solo especie vegetal, algo a lo que ya están acostumbrados los comerciantes y vecinos de Boltaña.

Los vocales de Ahora Madrid explicaron que la Dirección General ha contestado asegurando que la calle está en “adecuado estado de limpieza” y que debido al estado de las baldosas no se puede hacer nada más. Se utilizan hidro limpiadoras y desengrasante para la porosidad del pavimento. En cuanto a las jardineras no existe suministro de agua en algunas y los camiones cisterna no pueden entrar a regar.

La propuesta de los populares se aprobó por unanimidad, como no podía ser de otra manera, pero no quedó claro la reposición de plantas, el sistema de riego, las papeleras o los sanecanes.

La calle Boltaña - jardineras

Leer más

El agua se convierte en la gran protagonista de Torre Arias

Adrian Woods es miembro fundador de la Plataforma Quinta de Torre Arias (PQTA), ecologista del agua, defensor del patrimonio, la cultura, la botánica,  y también un humanista culto, didáctico, que apuesta por la permacultura como una forma de vida sostenible en un mundo que todavía tiene remedio en la crisis global.

Tercera visita guiada a la Quinta de Torre Arias o Canillejas organizada por la PQTA y otro éxito de participación, un orgullo ver a tanto público interesado en esta visita que versaba sobre la ecología del agua, el tema referente, casi de culto del británico (escocés) Adrian Woods que lleva 25 años entre nosotros.

Adrian Woods es miembro fundador de la Plataforma Quinta de Torre Arias (PQTA)
Adrian Woods es miembro fundador de la Plataforma Quinta de Torre Arias (PQTA)

Llegó a España y se puso a trabajar de traductor y guía turístico, esas cosas que hacen los guiris en nuestro país para ganarse la vida. Después trabajó en una empresa de gestión eficiente del agua y se domicilió en Canillejas, en la colonia Alfonso XIII, donde descubrió y se enamoró de la cercana Quinta histórica de Torre Arias y de su sistema de alimentación hídrico.

Mientras los niños exploradores descubren las chimeneas que utilizaba Tatiana Pérez de Guzmán, la última marquesa de Torre Arias, para capturar el calor y calentar sus plantas y cultivos (geotermia en estado puro), Adrian Woods dirige la vista de los adultos hacia los invernaderos del siglo XIX, de los más antiguos de Madrid. “Las chimeneas están en un estado ruinoso, pero su fin era la ventilación gratuita absorbiendo el aire hacia arriba. En Inglaterra el invernadero estaría situado este-oeste para captar el sol, pero en Madrid no hace falta con tanta exposición solar, con norte-sur es suficiente”, comienza explicando.

Una Quinta diseñada para recoger agua de lluvia

“Toda la quinta de Torre Arias está diseñada para recoger el agua de lluvia y repartirla por todas las albercas, debería empezar por la cubierta de la casa de los guardeses (ahora en rehabilitación), igual que el tejado del palacete que dispone de un depósito de agua con caída de 30 metros y con una presión tremenda”, dice Woods.

“La finca es tremenda para la permacultura, mira al sur y cuenta con un muro al norte para protegerse del viento de la sierra, en realidad es un jardín botánico. El arroyo discurre hasta un puente en un colina empinada pero suave para los carruajes que van al Palacio, el mismo recorrido del agua que debería respetarse con la ingeniería hidráulica planteada para regar los campos de cultivo donde se plantaban patatas. Después el agua viajaba hasta el lavadero de la calle Boltaña, en el centro del pueblo de Canillejas”.

Quinta de Torre Arias

Una de las preocupaciones de Adrian y de todos sus compañeros de la PQTA es el desaprovechamiento del agua de lluvia y de las subterráneas. “Los dos arroyos de Torre Arias están vacíos, pero se podrían poner canalones para cosechar el agua de lluvia, casi 18 millones de agua al año se pierden y se podrían hacer jardines acuáticos en el fondo de los arroyos; estéticamente sería muy bueno y ecológicamente ayudaría al ciclo del agua. Habría que rehabilitar las caceras que distribuyen el agua por toda la quinta, algo en lo que los jardineros han trabajado, sacando agua de la alberca de La Minaya para que empiece a discurrir el agua”, subraya Adrian Woods.

La visita avanza hacia la compostera, donde habitan todo tipo de bichos que calientan el agua y con basuras orgánicas que no huelen; en los procesos de compostaje, donde intervienen miles de microorganismos se producen altas temperaturas (hasta 60º) fruto del proceso de descomposición de la materia orgánica que podrían utilizarse para calentar agua gratis si la hacemos circular por el interior de la compotera en un serpentín. El compost bien elaborado (restos de verduras, frutas, cáscaras de huevo o posos de café) y con suficiente material estructuran (resto de vegetales y leña triturada) y no da problema de malos olores.

Después la mirada se dirige hacia los huertos, un jardín clásico sin acolchados para retener el agua de lluvia sin quitar las malas hierbas. “Muchos jardineros quitan las malas hierbas porque creen que compiten con los árboles y no es una competición por el agua, las plantas se ayudan entre sí y tienen raíces profundas que no necesitan mangueras externas, como la malva, que extrae los minerales, es una economía colaborativa”.

Quinta de Torre Arias

Las huertas, atractivo de Torre Arias

Las huertas son hoy en día uno de los atractivos de Torre Arias y todo gracias al empuje de algunos jardineros que se salieron del guión establecido, como Daniel Liébana. “Contamos en Torre Arias con 250 especies herbáceas, es el único parque en Madrid que cuenta con este estudio y nos dan pistas sobre el terreno y su evolución donde el pastoreo de caballos, ovejas y vacas era común. Queremos poner en valor el carácter agrícola de la finca y aquí se obtienen semillas de origen madrileño, además de la función social que va a parar a la Plataforma de Trabajadores en paro de San Blas-Canillejas con una producción de tomates, pimientos, berenjenas, calabacín, calabaza, pepino, patatas, aromáticas, medicinales y melíferas para atraer polinizadores”.

Liébana y sus compañeros de la PQTA apuestan por la Agricultura Biodinámica, con especial atención a los saberes ancestrales perdidos a lo largo del tiempo”. También experimentan con otros sistemas de cultivo (biointensivo, orgánico) dentro siempre de la agricultura ecológica.

Quercus ilex, Quinta de Torre Arias
La única encina (Quercus ilex) ha sobrevivido durante tres siglos, quizá anterior a la propia quinta de Torre Arias.

Adrian Woods continua con su clase magistral sobre la Quinta del Agua, delante de la única encina (Quercus ilex) que ha sobrevivido durante tres siglos, quizá anterior a la propia quinta de Torre Arias. Nos habla de raíces, hongos, ardillas, abejas, azúcares, fotosíntesis… “Lo que pasa debajo del suelo es lo que gestiona el agua, las mangueras no llegan a todos las partes y se necesitan nutrientes: nitrógeno, potasio y calcio, todo natural, sin necesidad de aportarlo externamente”.

El guiri Woods (curiosamente su apellido significa Bosque en español) no para, estaría todo el día hablando de los recursos hídricos abandonados, “como los caños de los muros por donde salía el agua y que los taparon, un error, tienen una función biológica y además hay que recuperar la historia. Igual que los pozos, que se deberían rehabilitar para cosechar el agua perdida desde la urbanización de Suanzes, que cuando se construyó condenó el arroyo de Los Molinos”, finaliza Woods, entre aplausos, una visita donde la gestión eficiente del agua es prioritaria, un producto ambiental y social que debemos preservar.

Quinta de Torre Arias

Leer más

La huerta urbana más sostenible de Canillejas

En la calle de Las Musas esquina con Fenelón, en la UVA de Canillejas, se encuentra situada una de las escasas huertas urbanas libres del distrito. Mantenida por la población local, en su mayoría jubilados y parados de uno de los barrios más desfavorecidos de la ciudad que han encontrado un lugar donde dar rienda suelta a sus inquietudes.

La huerta urbana más sostenible de Canillejas

Sobre un solar abandonado por el Ivima, hace dos años un grupo de vecinos decidió plantar las primeras lechugas y tomates. Anteriormente un grupo de arquitectos organizó un proyecto de huerto urbano junto con el CP Alameda que no llegó a cuajar, pero fue la primera piedra para desbrozar la zona e implantar el futuro huerto.

El Ivima, propietario de la parcela de 2.000 metros cuadrados decidió vallarla y acotarla, pero los vecinos se las ingeniaron para acceder y plantar. Con el tiempo la huerta ha ido creciendo libremente y cada hortelano tiene su pequeño terreno, como es el caso de José Luis Plaza, un parado del barrio que ha encontrado una ocupación que le satisface. “Sobre los bancales plantamos lechugas, ajos, habas, cebolletas, acelgas, guisantes, escarolas, apio, espinacas, aromáticas (salvia, tomillo, orégano, lavanda) y la mayoría de los hortelanos son personas mayores que están aburridas en sus domicilios”, comienza diciendo José Luis.

Sobre el horizonte se divisan las parcelaciones de los bancales fabricados con ladrillos y tablas, depósitos de agua, mangueras, sacos de tierra buena, basura, compost… “El tema del agua es complicado, lo traemos de las fuentes del parque cercano pero las están cerrando. La verdad es que no se necesita mucho agua, algo más en verano, pero los resultados son espectaculares”. José Luis y una docena de compañeros trabajan, mantienen la huerta y le gustaría recibir visitas. “Podrían venir niños de los colegios para aprender la técnica y conocer cómo crecen las verduras, que no salen directamente de los mostradores de las tiendas”, apunta.

Con la llegada de la primavera aparecen las primeras plantaciones. “Compramos las plantas directamente en el vivero, pero los mayores prefieren plantar de semillas. Mezclamos la tierra buena con la del terreno, muy arcillosa, pero tenemos que aportar las vitaminas necesarias porque carece de calcio; los abuelos me han enseñado mucho”, reconoce Plaza.

Caseta para herramientas

La huerta urbana más sostenible de CanillejasDoroteo Lancho (91) es otro de los hortelanos de la huerta sostenible de Canillejas, con experiencia y todavía con ganas de sembrar y recoger la producción. “Los hortelanos somos la mayoría personas mayores, con algunos problemas. Mira ese bancal está abandonado con hierbas porque un compañero se averió la mano y no puede desbrozar. A mi también me duele un tobillo, pero hacemos lo que podemos plantando lechugas, tomates, pimientos, pepinos, calabacines… Lo que sacamos es para consumo interno, para la familia, aunque mi mujer y mis hijos me dicen que lo deje ya, que no tengo edad”, dice Teo, que solicita al Ayuntamiento una caseta para guardar las herramientas.

“Si el Ayuntamiento quisiera podría construir una casita con tejado, que sería suficiente para proteger las herramientas y parcelar cachos de tierra para el entretenimiento de los jubilados, que están mejor aquí que sentados en un banco tomando el sol o jugando a las cartas”, explica Doroteo.

Leer más

Exposición en Los Molinos del Plan de Torre Arias

El Área de Desarrollo Sostenible del Ayuntamiento de Madrid y la Junta Municipal de San Blas-Canillejas abrieron al público el palacete de la Quinta de Los Molinos para exponer un avance del Plan Especial de Protección de la vecina Quinta de Torre Arias el pasado domingo 12 de marzo. Es la segunda ocasión que se abre el palacete al público, una vez al año, y coincidiendo con la floración de los almendros. La idea es abrir este espacio y dotarlo de actividades culturales para los más pequeños, como se comprometió el año pasado en su visita la alcaldesa Manuela Carmena.

Coincidiendo con la floración de los almendros, que este año se han retrasado en la Quinta de Los Molinos, el Ayuntamiento abrió al público el palacete que perteneció en su día al arquitecto y urbanista César Cort, y que hoy en día alberga en su hall principal un aforo para alrededor de 180 personas, la mitad sentadas. El objetivo era presentar un avance en una pequeña exposición de lo que será el Plan Especial de Protección de la Quinta de Torre Arias o Canillejas con todos los elementos singulares catalogados en el área contigua abovedada del palacete. El trabajo se presentó impresionado en cartón pluma sobre caballetes de pintura y con luces dirigidas.


 
El Área de Desarrollo Urbano Sostenible y el Departamento de Protección del Patrimonio pusieron a disposición de los vecinos y curiosos planos de situación, catálogos de arbolado y arbolado singular, catálogo de edificios, elementos singulares, datos, localización, descripción e imágenes del patrimonio de la Quinta de Torre Arias que también está abierta al público, pero restringida mientras duren las obras de rehabilitación de los edificios, caballerizas, casa de guardeses, casa de jardineros, etc.

En este sentido la Plataforma Quinta de Torre Arias (PQTA) sigue esperando las líneas generales del Plan Especial de Torre Arias, aunque según las reuniones mantenidas con el Ayuntamiento, a los ecologistas les prometieron voz y voto en todo lo concerniente a un Plan de conservación en el que tienen mucho que aportar. “Llevamos demasiado tiempo detrás de conocer lo que quiere hacer el Ayuntamiento y la Junta de Distrito con Torre Arias y el procedimiento de exponer este avance del Plan Especial quizá no sea el más adecuado sin contar con nosotros”, se lamentaban los ecologistas que tanto trabajo están realizando en la conservación de Torre Arias.

Colas para entrar en el palacete

Mientras tanto en el palacete sonaba la música del grupo Olé Swing, un cuarteto de guitarras, violín y contrabajo que entusiasmó al público, hasta el punto que las colas eran interminables para entrar al palacete. Música española de siempre con fusión de jazz, profesionales que no dejaron indiferentes a nadie para festejar el acto.

La concejala presidenta del distrito, Marta Gómez, sus asesores y vocales vecinas también estuvieron presentes en el concierto. También los representantes de Ciudadanos. Fuera, en los jardines, la gente se animaba a tomar el sol en un día primaveral tirada sobre el césped y con un paseo central lleno a rebosar de viandantes; la Quinta de los almendros parecía la Gran Vía y ha llegado el momento de dotar de contenido las edificaciones. El Eje de las Tres Quintas Históricas está dando mucho que hablar y el futuro será de los turistas, pero antes hay que gestionar adecuadamente el entorno de un legado que afortunadamente pertenece a todos los madrileños.

Palacete Quinta de los Molinos

Leer más

Segunda visita guiada a Torre Arias con Pablo Hervás

Segunda visita guiada a Torre Arias con Pablo Hervás
Pablo Hervás es el hijo de los guardeses de Torre Arias (1953-1990)

Pablo Hervás es el hijo de los guardeses de Torre Arias (1953-1990), un referente para explicar los entresijos de la Quinta agropecuaria y de recreo de la calle Alcalá durante casi medio siglo. El pasado domingo 26 de febrero los activistas de la PQTA (Plataforma Quinta de Torre Arias) y Hervás deleitaron a los visitantes (alrededor de un centenar) que descubrieron un sinfín de curiosidades de la Quinta y de su última propietaria, la aristócrata Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno.

Cualquier historia tiene siempre un comienzo y un final. En esta ocasión todo empezó con el abuelo de Pablo Hervás, que era peón caminero en la Carretera de Aragón, en esa casita de color blanco ubicada a la entrada de Torre Arias, donde los carruajes y mercancías tenían parada antes de entrar en Madrid.

“Mi abuelo era el peón caminero y conocía al padre de Doña Tatiana, tenía su confianza y le propuso que mis padres se hicieran cargo de la casa de los guardeses (ahora en rehabilitación) para la vigilancia y demás labores de conservación de esta quinta espléndida. Pero mis padres no tenían salario ni por supuesto seguridad social, al menos no pasábamos hambre”, comienza diciendo Pablo Hervás.

Torre Arias contaba con seis hectáreas llenas de árboles frutales y con anterioridad a los marqueses de Torre Arias estaban los Bedmar, antiguos propietarios de la finca que eran afrancesados y trajeron a la finca los famosos invernaderos (hoy medio en ruinas) que calentaban con grandes estufas los sembrados o cultivos con aireadores para proteger del frío y el calor.

Tatiana cultivaba todo el año

“La marquesa cultivaba todos los días del año en los parterres de estos invernaderos plantas de flor, en el resto de la finca dominaba el trigo, cebada, avena o maíz para consumo propio y todo regado con la canalización de los viajes de agua fabricados artesanalmente con caceras hechas de ladrillo y mortero de cal. El cauce del arroyo Trancos, que viene desde la Quinta de Los Molinos, era muy fluido y suministraba el agua necesario que se almacenaba en la alberca que da sentido a Torre Arias; aunque nunca vi correr agua por Trancos. Una finca con dos arroyos era un lujo y ahora solo queda un pozo cuando tuvo cinco en el pasado y dos viajes de agua”, explicaba Hervás a la numerosa comitiva.

En este sentido la PQTA propone que se rehabiliten con materiales sostenibles los invernaderos, recuperar las huertas de Tatiana, algo que ya se está haciendo con gran éxito por parte de los jardineros municipales, retornar a la agricultura urbana ecológica para mitigar el cambio climático y concienciar medioambientalmente.

Segunda visita guiada a Torre Arias con Pablo Hervás

Aún hoy en día la alberca según la última medición de agua daba 1,25 litros al segundo, 756.000 litros a la semana y hay que aliviarla para que no rebose. El agua finalmente se pierde y va a la red de alcantarillado.

Hervás recordaba la vegetación exuberante de la Quinta y el sistema de iluminación. “Había cantidad de árboles y plantas, cuando entré recientemente se me cayó el alma a los pies al ver tanto claro. En cuanto a la iluminación era con candiles de carbón, que además nos servían para ver los atascos de las galerías que han cedido con el tiempo y en las que entraban los niños, hoy en día algo impensable. La alberca principal suministraba de agua a toda la finca, en verano con el consumo bajaba el nivel y nos suministrábamos con la fuente de La Minaya, pero la finca era más pequeña al principio y no llegaba hasta la calle de Alcalá”.

Estudio arqueológico y Plan Director

Las talas, la deforestación, el cambio climático, la presión urbanística (la fuente de La Isabela ahora está seca y la tapaba la vegetación), han producido estragos en la finca con disminución de las capas freáticas que impiden que el agua no mane, según explicaban los activistas conservacionistas de la PQTA.

Eduardo Penedo, arqueólogo de Torre Arias, ha elaborado un informe para el Ayuntamiento de Madrid donde se registran los pozos de acceso con diagnósticos de las patologías en los viajes de agua. “Hay un desplazamiento de las galerías como consecuencia de las raíces de los árboles, la parte norte está mejor conservada a siete metros de profundidad.  Hasta la llegada del Canal de Isabel II en 1850 los viajes de agua abastecían a todo Madrid y venían de las aguas subterráneas de Fuencarral, Canillas y Canillejas con galerías de captación que surtían a hospitales, conventos y casas de nobles”, explicaba.

Penedo y su esposa Mónica Major forman la empresa áqaba y han elaborado el informe arqueológico de Torre Arias que se incluirá en el Plan Director donde se estudian las patologías y recomendaciones como la visita de espeleólogos o el desbroce de las galerías.

Todo un mundo por descubrir gracias a una visita que entusiasmó a los visitantes. El boca a boca continúa y ya es vox populi que el último domingo de cada mes (12h) Torre Arias recibirá a vecinos y curiosos que quieran conocer las anécdotas de este legado histórico y paisajístico de San Blas-Canillejas.

Leer más

La PQTA muestra la quinta en la primera visita guiada

Los ecologistas y conservacionistas de la Plataforma Quinta de Torre Arias (PQTA) realizaron la primera visita guiada a 150 personas que se dieron cita en la Quinta de Torre Arias o de Canillejas, como ahora les gusta denominarla, el pasado domingo 29 de enero. La experiencia fue un éxito de participación y la explicación de todos los vericuetos de este tesoro verde y arquitectónico de todos los madrileños fue insuperable aportando datos y ofreciendo ideas para su conservación.

Tras una primera aproximación histórica a todos los visitantes, el grupo de ecologistas fue desgranando los tesoros de Torre Arias desde la casa de los guardeses (en restauración), punto de partida del recorrido, hasta el palacete cerrado por obras al público a un numeroso grupo de personas que escucharon muy atentos en una mañana gélida y bajo un intensa niebla todo el programa perfectamente estudiado y preparado por los activistas de la PQTA. Se notaba el trabajo concienzudo, la documentación histórica y el respeto casi místico por la quinta, todo por amor al arte.

La quinta de Canillejas al final de la Carretera de Aragón fue propiedad a lo largo de cuatro siglos de los condes de Villamor, Aguilar, Osuna, Dominicos, Bedmar (esplendor) y finalmente de Torre Arias (decadencia), sobre todo en las últimas tres décadas cuando la condesa y antes marquesa de Torre Arias, Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno, firmó un convenio con Tierno Galván para ceder la quinta al Ayuntamiento tras su fallecimiento.

Gran diversidad botánica

Tras el abandono, que curiosamente benefició en parte a la quinta, al no entrar nadie ni ser pisoteada por el público, Torre Arias ofrece un espectáculo de biodiversidad recogido en el estudio botánico municipal donde han salido a la luz especies que no se conocían en la ciudad ni en la Comunidad de Madrid. La diversidad botánica, como el árbol labiérnago, robles, cipreses, fotinias, cedros del Himalaya o encinas con 300 años de antigüedad, todavía no están catalogadas singularmente pero se espera que sean incluidos en el nuevo Plan Especial que presentará el Ayuntamiento en breve.

Siendo todo importante de conservar y recuperar, la PQTA hizo especial hincapié en los viajes del agua, elemento central del eje agropecuario de la quinta con un reto: conseguir la sostenibilidad y el equilibrio hídrico. La quinta cuenta con dos viajes de agua La Minaya y La Isabela, cuatro pozos, dos grandes norias de tiro, cuatro estanques para el riego, pozos de registro, surtidores, fuentes y abrevaderos para el ganado.

En este sentido la PQTA considera fundamental la actuación en Torre Arias y del eje verde que conforma junto a Los Molinos y El Capricho para la recuperación hidrológica de la cuenca del arroyo Trancos mediante actuaciones diseñadas  a infiltrar y retener el agua de lluvia que recarga los acuíferos de las tres quintas y su entorno con medidas como la conducción de las aguas pluviales en lugar de alcantarillado para retener el agua de los suelos.

En cuanto a los edificios los ecologistas proponen la rehabilitación respetuosa del patrimonio histórico, por ejemplo no se han recuperado las antiguas tejas de la cubierta tras su rehabilitación, con soluciones de eficiencia energética y sostenibilidad como energía solar, captación del agua de lluvia para el riego, reutilización de aguas y tratamiento biológico para el riego de jardines. Por último la PQTA propuso en la visita guiada apoyo a la agro ecología, ganadería sostenible, horticultura y la jardinería ecológica.

Leer más

Torre Arias siente la llamada de la tierra

El año 2016 termina con la apertura parcial de los jardines de la Quinta de Torre Arias gracias al trabajo, la lucha y reivindicación de los vecinos y ecologistas que han conseguido esta pequeña victoria, insuficiente a todas luces por las expectativas generadas con esta finca del siglo XVI que es la joya de la corona junto a las vecinas de Los Molinos y El Capricho, formando un corredor verde protegido que alberga tres palacetes históricos y públicos, de momento cerrados al público.

El protagonismo de la apertura de los jardines de Torre Arias corrió a cargo de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, que desde su primera visita quedó prendada con la belleza de esta Quinta agropecuaria alejada del estilo de jardín versallesco al que estamos acostumbrados en Madrid y que en su día perteneció a la aristocrática Tatiana Pérez de Guzmán El Bueno. Rodeada de sus concejalas la primera edil madrileña ofreció un discurso optimista, participativo y de futuro, pero faltan muchas cosas importantes, como la aprobación de un Plan Director y otro Especial que tienen que redactar sus funcionarios municipales.

Plataforma Quinta de Torre Arias

Sin la presentación de estos dos planes, el Director afecta a la protección medioambiental, y el Especial a todo el entorno con las edificaciones incluidas, el Ayuntamiento tendrá difícil invertir el millonario presupuesto aprobado para iniciar las obras, como ya pasó en 2016. Hasta ahora se han protegido las zonas afectadas por posibles derrumbes, como la tapia perimetral, cubiertas del palacete, caballerizas, casa de los guardeses o las vallas de protección indispensables para la seguridad de los visitantes, pero poco más se puede hacer sin la puesta en marcha de los dos informes jurídicos que seguramente admitirán alegaciones.

Mientras tanto Torre Arias recibe a los visitantes todos los días de la semana excepto los lunes, el público entra a cuenta gotas, la afluencia es escasa quizá porque no se puede visitar el palacete ni los edificios anexos o por otras causas, como la ausencia de bancos que jalonen el recorrido dirigido y vallado, sin solución de continuidad o áreas recreativas para niños.

La sensación es que no ha cambiado nada desde la apertura, al revés, han restringido el paseo por la Quinta con ese vallado horroroso, inadecuado, no es circular y hay que darse la vuelta, la verdad es que apenas se ha hecho nada en estos dos últimos años”, apuntan los ecologistas y conservacionistas agrupados en la Plataforma Quinta de Torre Arias (PQTA) que no para de alumbrar ideas regeneracionistas.

El público demanda información

Aunque el Ayuntamiento ha instalado paneles informativos, restrictivos, el público pregunta y demanda información por ejemplo del calendario de obras o los famosos viajes del agua que la PQTA ha puesto en valor en varias charlas informativas. “Falta información para apreciar y valorar la Quinta en su conjunto con los viajes del agua, edificaciones, huertos, invernaderos y acercar la historia a los ciudadanos. Para eso nos ofrecemos o ¿es que no piensan contar con nosotros el Ayuntamiento para hacer las cosas bien?”, se preguntan los activistas de la Plataforma.

En cuanto a la falta de información tampoco se entiende por qué se han retirado los paneles informativos exhibidos el día de la apertura. Incógnitas sin resolver, decisiones sin sentido. La PQTA ha decidido proseguir con sus concentraciones el último domingo de cada mes con el objetivo de iniciar visitas guiadas, independientes de las concertadas por el ayuntamiento con una empresa privada, otra mirada para hablar de permacultura, agro ecología, hidrología, flora, actividades al aire libre

“Nuestro objetivo es abrir un buzón de sugerencias y un proceso de participación ciudadana, construimos propuestas, pero no obtenemos respuestas. Para el Plan Director dijeron que contarían con todos los sectores, pero la Junta Municipal de San Blas-Canillejas que lidera el proceso ya debería haber agrupado a todos los ciudadanos”, dicen los ecologistas de la PQTA.

La Permacultura como objetivo

Pero el futuro de la Quinta de Torre Arias o de Canillejas, última denominación por la que apuestan algunos activistas, pasa inexorablemente por el desarrollo de la Permacultura, es decir, un diseño agrícola, social, económico e incluso político basado en los valores tradicionales de un ecosistema natural, sin química y dejando libertad a todas las especies vegetales que se dan cita en las 21 hectáreas. “La lluvia fina va calando, buscamos algo más rural que El Capricho o Los Molinos y no estamos solicitando nada nuevo, la Permacultura lleva mucho tiempo funcionando en los países anglosajones y nadie se rasga las vestiduras”, subrayan desde la PQTA.

En este sentido los 11 jardineros municipales que trabajan en la Quinta han puesto en marcha los afamados huertos y lo tienen claro: buscan la biodiversidad en todas sus plantaciones y devolver a la Quinta su esplendor agropecuario. Acelgas rojas y verdes, habas, coles, berzas, myosotis, hierba damiana, antemis tintórea, hierba buena, digitalis, geranios, coles, salvia, ricino e incluso lino, se dan cita en las huertas de la cara sur junto a los destartalados invernaderos que están a punto de fenecer.

Con el nuevo año Torre Arias podría contar ya con los estudios botánicos, hidrológicos y arqueológicos indispensables para incluir en el Plan Director y el Plan Especial de conservación de Torre Arias. De momento se está rehabilitando la Casa de los Guardeses, aunque hay serias dudas sobre la conservación del voladizo de la cubierta construido o la balconada, elementos que aprovecharon con la propia madera sobrante de talas del terreno.

Todo en la Quinta de Tatiana tenía un aprovechamiento y el legado histórico debe ser conservado por los herederos que somos el pueblo madrileño. En 2017 la Quinta de la Carretera de Aragón puede salir de la encrucijada, pero hace falta más implicación y apostar por la Permacultura sintiendo la llamada de la tierra.

Leer más

Comienzan las obras de restauración del palacio de Torre Arias

La rehabilitación del palacio, caballerizas y resto de edificaciones de la Quinta de Torre Arias ya está en marcha con un presupuesto inicial que sobrepasa el millón de euros. Se trata de una primera actuación para apuntalar cubiertas, vigas y estructuras, casi todas de madera, que presentan gran deterioro y peligro de derrumbe. Las previsiones son abrir al menos los jardines este otoño, pero no hay fecha decidida.

Aunque el Ayuntamiento todavía no ha presentado el nuevo Plan Especial de protección de la Quinta de Torre Arias, sin embargo está trabajando en las obras iniciales para apuntalar el palacio, las caballerizas y la casa del guardés, construcciones calificadas con un alto grado de protección que deben conservarse. El presupuesto sobrepasa inicialmente el millón de euros y el objetivo es proteger edificaciones y la seguridad de los visitantes.

La Plataforma Quinta de Torre Arias (PQTA) se queja en este sentido de “falta información de lo que se está haciendo” o de la retirada de las viejas vigas, “que son sustituidas por otras nuevas, sin un estudio previo”.

La Plataforma en defensa de esta histórica quinta está pendiente de una Comisión de Seguimiento y aseguran que “hay reuniones entre técnicos, políticos y Junta Municipal, pero no se abren a los vecinos. Llevamos dos años trabajando por la apertura y defensa de Torre Arias y vamos a solicitar una reunión con la Junta Municipal para pedir un borrador del Plan Especial que tenía que estar listo antes del verano”.

Los árboles se están secando

Los activistas de la PQTA también han denunciado la situación de parte del arbolado de Torre Arias y zonas verdes colindantes, donde se están perdiendo ejemplares por la falta de agua. “Lo que se seca se tala y los estudios apuntan a que hay que recuperar el curso fluvial del arroyo de Trancos para llegar a las raíces de los olmos, pinos y almeces de la Quinta”. También apuntan la posibilidad de que “la presión urbanística de la zona, con la construcción de nuevos viales, chalets privados y el nuevo hospital de Navarra han cerrado las vías del agua, las han dejado sin salida”.

Otra de las aportaciones de la PQTA es hacer un estudio para la implantación de huertas solidarias en la cara sur de la Quinta. “De momento tenemos dos huertas que se abastecen de semillas autóctonas y la producción se la lleva la Plataforma de Parados del Distrito”, apuntan.

Desde la Plataforma siguen insistiendo en la necesidad de un seguimiento de las obras, tanto de los jardines como de los edificios y revisar todo lo que se hace para conservar elementos arquitectónicos y botánicos. Mientras tanto han creado un grupo motor para seguir manteniendo Torre Arias como una Quinta viva y con valores medioambientales únicos en el centro de la península.

Leer más

Proliferan antenas de telefonía en parcelas públicas

Los vecinos de Las Musas-Las Rosas han alertado a la Junta Municipal y grupos políticos sobre la instalación en el último año de varias estaciones base y antenas de telefonía que dan servicio a los teléfonos móviles. Se trata de parcelas cercanas a la M-40 y sin vallar donde las multinacionales han encontrado territorio municipal sin vigilancia para plantar los equipos.

En el último Consejo Territorial los vecinos preguntaron al equipo de Gobierno sobre estas instalaciones que han proliferado en nuestro distrito de San Blas-Canillejas, aunque todavía sin respuesta oficial. El grupo municipal del PSM también se interesó por el generador de la calle Sofía, junto al huerto urbano, precisamente en la parcela que propone permutar la Plataforma en contra del Mercadona de la calle Estocolmo.

(más…)

Leer más