Luces y sombras del rocódromo del Parque El Paraíso

Desde hace unos meses el histórico Parque El Paraíso alberga un rocódromo donde los amantes de la escalada pueden practicar este deporte más cerca de casa. Para muchos, la instalación simboliza una vieja reivindicación conseguida después de haber escalado durante años en otros lugares no reglamentados del distrito. Sin embargo, a pesar de la alegría inicial, algunos escaladores destacan ciertas carencias en la obra.

Juan Guerra, Instructor de Roca y vecino del distrito, ha sido profesor de la Escuela de la Federación Madrileña de Montaña y durante cerca de 15 años ha trabajado en distintos rocódromos de Madrid. Para este escalador, el lugar elegido representa “un sitio muy carismático” al tratarse de “un parque en un lugar fascinante con más de 50 años de historia”. Recuerda que “antes lo que había eran rocódromos que estaban en el entorno donde ejercitábamos nuestro deporte como un muro en las vías del tren de Canillejas y una valla de granito al lado de un aparcamiento público”, en el barrio de San Blas.

Rocódromo Parque Paraíso

Rocodromo Parque Paraiso
Ángel Nieto es profesor de la Federación Madrileña de Montaña

Ángel Nieto es profesor de la Federación Madrileña de Montaña. Lleva escalando más de 40 años, ha gestionado el rocódromo de La Peineta y hace nueve años creó Madrid Vertical, una escuela de escalada ubicada en la calle Sofía, 34, donde acuden más de 300 usuarios. A Nieto, la iniciativa le parece “espectacular” y destaca que apoya “todo lo que sea fomentar deportes en parques públicos”. Considera que la estructura es adecuada y también el material elegido, el hormigón, “que para un medio exterior es estupendo”. No obstante, uno de los problemas que resalta este escalador “es el asentamiento de las presas, que son las piezas sobre las que nos vamos a agarrar o a poner los pies para escalar. Veo una densidad escasa, tamaño pequeño y quizás no es lo más adecuado para un nivel de iniciación”. No obstante, también explica que es fácil solventarlo: “se trata de aumentar el número de presas, sobre todo las de mano”.

 

Respecto a la gravilla que cubre la superficie de la instalación también tiene un problema: “se queda adherida al pie de gato y enseguida va a erosionar las piezas de los pies”. En su opinión, una opción más acertada habría sido utilizar corcho de caucho como el que hay en algunos parques infantiles porque además, “la gravilla es más agresiva en caso de caídas”.

Juan Guerra
Juan Guerra, Instructor de Roca

En el entorno donde se ubica tampoco se indica cómo debe ser su uso. “Tendría que haber unas normas básicas de utilización del rocódromo, tener un conocimiento mínimo y si vas a subir en altura hay que ir con arnés, cuerda y casco”.

>> Por fin tenemos un rocódromo en San Blas-Canillejas

A este punto se une Juan Guerra, que señala que “no hay un cartel informativo que explique que tienes que tener un material adecuado para su utilización. En esta línea, aclara que “es una instalación que en algunas partes tiene más de tres metros de altura y no está delimitada la zona de peligro”. Además, también considera que podrían estar marcadas unas rutas de travesía con diferentes dificultades, al tratarse de un rocódromo de iniciación y aprendizaje. Asimismo, a su juicio la instalación debería estar vallada para evitar que los perros hagan sus necesidades y tendría que contar con unos focos para poder escalar con la iluminación adecuada cuando anochece, ya que la luz que desprenden las farolas más próximas no es suficiente. Y lo más importante: “tendría que haber una placa que informe dónde llamar en caso de accidente”.

Rocódromo Parque Paraíso
La instalación ha contado con un presupuesto de 308.894,06 euros

Tal y como indica el cartel ubicado junto al rocódromo, la instalación ha contado con un presupuesto de 308.894,06 euros. Desde Página del distrito hemos solicitado a la Junta del Distrito la información concerniente a los elementos de la construcción, las normas de uso y su mantenimiento para ver cómo se ha empleado el dinero invertido. Todavía no hemos recibido una respuesta.

Rocodromo Parque ParaisoA pesar de las limitaciones del nuevo rocódromo y los detalles que tal y como indican los escaladores “se podrían mejorar”, los amantes de la escalada y las personas que quieran iniciarse en este deporte pueden practicarlo al aire libre en el Parque El Paraíso. Para los dos profesionales que han participado en este reportaje la escalada es una forma de vida. Guerra resalta el “esfuerzo”, la “disciplina” y el “compañerismo”. Unos valores que comparte Nieto: “Aporta seguridad en ti mismo, ya que te vas a enfrentar a retos constantes que unas veces van a ser tus fracasos pero con constancia y entrenamiento los superas, con lo cual es muy motivador”.