El distrito se blindó para albergar la final de la Champions League

San Blas-Canillejas se vio afectado por la celebración de la final de la Champions League en el Wanda Metropolitano. Se cortó la M-40 sentido sur a la Avenida de Luis Aragonés (salida 9 A) desde primera hora de la mañana y el acceso desde la calle Estocolmo a la misma Avenida de Luis Aragonés. Igualmente el tramo entre la Plaza de Grecia y la calle San Hilario.

El despliegue de seguridad fue histórico con más de 4.700 efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que se emplearon con caballos, furgonetas, tanquetas y motos por los alrededores del estadio y las zonas fan de ambos equipos ingleses.

Final de la Champions League en el Wanda Metropolitano

El plan de seguridad funcionó a la perfección con cordones de seguridad específicos. Se reservaron y habilitaron espacios para las aficiones de los equipos participantes, en Canillejas para la afición del Tottenham y en Las Rosas para el Liverpool, aunque no se cortó el tráfico rodado ni la circulación a los residentes que disponen de garajes. Las reservas de estacionamiento afectaron al Paseo de Ginebra, calle Versalles, Avenida de Canillejas a Vicálvaro y de la Institución Libre de Enseñanza. En Las Rosas también varios tramos de las calles Sofía, Liverpool, Mónaco y Calabria. En Canillejas San Hilario, Esfinge con Circe, San Faustino y Fenelón.

Lleno en cafeterías y terrazas

En cuanto a las emergencias se habilitaron el campo de fútbol de la calle Pitágoras. No se permitió el estacionamiento de motocicletas y se restringió incluso la utilización del carril bici.

Los bares, cafeterías, restaurantes y el pequeño comercio en general se vieron saturados con la presencia de hinchas ingleses que en general se comportaron correctamente y disfrutaron en nuestro distrito de la hostelería y terrazas, llenas de seguidores. Los nuevos jardines del entorno del Metropolitano no pudieron mejor estreno y las bocas de riego aliviaron el enorme calor que tuvieron que soportar las horas previas al encuentro.

Las zonas fan funcionaron a la perfección y no se permitieron bebidas alcohólicas unas horas antes del partido, aunque la venta de cervezas tenía presencia por todos los alrededores del estadio. En general los hinchas se comportaron con educación y el distrito se benefició de una jornada histórica que será difícil de olvidar.Final de la Champions League en el Wanda Metropolitano