Instalan otras dos antenas de telefonía sin licencia municipal

En los últimos tres años han proliferado las antenas ilegales de telefonía móvil en el distrito de San Blas-Canillejas.
En los últimos tres años han proliferado las antenas ilegales de telefonía móvil en el distrito de San Blas-Canillejas.

Bajo el actual mandato de Ahora Madrid en el Ayuntamiento han proliferado las antenas ilegales de telefonía móvil en el distrito de San Blas-Canillejas. Cinco nuevas antenas han aparecido con el método de ocupar terrenos públicos con total impunidad. Las operadoras campan a sus anchas evitando las sanciones y después intentan regularizar la situación, que finalmente consiguen gracias a sus poderosos equipos jurídicos que interponen recursos contencioso administrativos que generalmente ganan.

La concejala presidenta del distrito, Marta Gómez, respondió en Pleno a la pregunta del grupo municipal del PSOE sobre la situación administrativa de las antenas: “Es indignante. A finales de 2017 había cinco nuevas antenas, tres legalizadas, una situada en la M-40, otra en la calle Estocolmo del barrio de Las Rosas y una más en la Avenida de Arcentales 71 y 73, todas con actividad y funcionamiento legales. Pero hay otras dos en Arcentales 53 y Camino de Ambroz que no tienen licencia. Se procederá a su retirada o regularización y mi compromiso es evitar que esto no suceda, es indignante”, repitió la edil de Ahora Madrid.

Lo cierto es que las cinco antenas de telefonía están ubicadas en un radio de menos de tres kilómetros, todas en el entorno de la M-40 a la altura del barrio de Las Rosas y muy cerca del Estadio Metropolitano donde cada vez hay más demanda con antenas que tienen un número limitado de conexiones simultáneas, por lo que las estaciones se congestionan. La única solución, según la Comunidad de Madrid es “aumentar el número de estaciones” para atender la demanda de barrios o en este caso de estadios tan saturados de público.

El Ayuntamiento cobra tasas por utilización del suelo

Sin embargo las comunidades de vecinos se piensan muy bien otorgar permisos para la instalación de estas bases de telefonía, sobre todo conociendo el trabajo que ha costado desmantelar las de la calle Butrón, todo por no leer la letra pequeña de los leoninos contratos  firmados entre operadoras y comunidades de vecinos.

“Hemos luchado durante años para desmantelar las antenas de las calles Butrón y Longares y ahora nos encontramos con este panorama, la verdad es que estas empresas son muy listas, se buscan la vida y nunca pierden oportunidad de negocio. Pero si ocupan espacios públicos tienen que pagar las tasas y la Policía Municipal sancionar y en su caso retirar estas instalaciones ilegales”, dice Pablo Morena, de la AAVV Las Musas-Las Rosas.

En este sentido la ordenanza es clara, el Ayuntamiento de Madrid cobra una tasa por utilización y aprovechamiento de la vía pública a estas empresas explotadoras de servicios de telefonía móvil que utilizan suelo, subsuelo o vuelo de las vías públicas para instalar antenas fijas, redes u otro tipo de instalaciones y la ordenanza fiscal prevé infracciones tributarias, así como las correspondientes sanciones.

Además de las irregularidades de las operadoras está el tema de la contaminación electromagnética, verdadero caballo de batalla de las asociaciones defendiendo la salud de los vecinos y posicionándose en contra de los lobbies empresariales de la telefonía y las eléctricas en detrimento de la salud pública y estableciendo el principio de precaución.

En los últimos tres años han proliferado las antenas ilegales de telefonía móvil en el distrito de San Blas-Canillejas.