Alcorques vacíos peligrosos en las calles Boltaña y San Faustino

Dos calles importantes de Canillejas por densidad de población, Boltaña y San Faustino, presentan al menos 30 alcorques vacíos de árboles de alineación que resultan muy peligrosos para los viandantes. En las últimas semanas dos personas mayores han tropezado con las baldosas levantadas aunque afortunadamente sin lesiones importantes. El Plan de Plantación de Árboles se ejecuta de diciembre a marzo y si las dos calles de Canillejas no entran en el programa este año, lo lógico sería que el Ayuntamiento tapara con tierra los alcorques para evitar el desnivel y proteger la seguridad de los peatones.

El barrio más antiguo del distrito no está especialmente cuidado por las áreas municipales de espacios públicos y medio ambiente, con aceras destrozadas, desniveladas y ahora con alcorques vacíos tras la tala de árboles enfermos. El problema es que los operarios municipales tras la tala destoconaron la raíz de los árboles con grandes excavadoras que rompieron las aceras y nadie se ha preocupado de tapar los huecos y retirar las baldosas afectadas.

 

Lentitud en las plantaciones

Lo cierto es que el Plan de Plantación del Ayuntamiento va muy lento este año, el invierno se va tocando a su fin y es el momento idóneo para plantar especies como almez o acacia que se dan bien en Madrid, pero hay que plantar antes de los calores para que echen raíces sin apenas coste hídrico. En caso de no plantar habría que tapar los alcorques hasta mejor ocasión para evitar accidentes.

El Ayuntamiento preparó el pasado otoño por primera vez un Plan Estratégico de Zonas Verdes, Arbolado y Biodiversidad que aseguraba el control y seguimiento posterior del ecosistema urbano madrileño, incluido el arbolado viario con sistema de riego con agua regenerada. El Plan se comprometió a redactar las carencias y necesidades no cubiertas, además de desarrollar un plan global de arbolado viario por distritos que contemplará las nuevas plantaciones y el modelo de poda, control de plagas y gestión de alcorques.

El anterior equipo de Gobierno municipal también presentó en 2011 la campaña Un alcorque, un árbol con una web donde se explicaban las particularidades de los árboles de las calles para permitir la interacción entre los ciudadanos y sus árboles. Pero tampoco tuvo un éxito relevante.

La delegada de Medio Ambiente, Inés Sabanés, anunció el pasado mes de septiembre que tenía preparado un plan previsto para intervenir en los 7.000 alcorques vacíos que actualmente tiene la ciudad, pero que se plantaría en los próximos dos inviernos, después de los incumplimientos sistemáticos de las empresas adjudicatarias del contrato mantenido con las empresas del arbolado.

Alcorques vacíos peligrosos en las calles Boltaña y San Faustino