Ataque al monumento de la revolución húngara de 1956

El Partido Popular denunció, a través de una moción de urgencia en el Pleno de marzo, el ataque al monumento erigido para conmemorar la revolución húngara de 1956 contra la ocupación soviética inaugurado el pasado mes de octubre entre las calles Budapest y Sofía del barrio de Las Rosas.

El monumento fue construido y sufragado por el Gobierno húngaro, a través de su embajada en Madrid, y apoyado por todo el equipo municipal, con la alcaldesa Manuela Carmena al frente. “Es un acto incívico en un monumento erigido por los luchadores de la libertad. Pedimos el rechazo unánime por esta agresión y solicitamos la rehabilitación inmediata por parte del Ayuntamiento”, denunciaron los populares.

Pintura roja a doquier, y dos lemas: “Viva Hungría socialista” junto a una hoz y martillo en color rojo, y otro con “Basta de mentiras del capital”, suficientes para destrozar el mensaje de resistencia y libertad del monumento. “La ignorancia es muy atrevida, el líder de la revolución húngara era precisamente socialista”, decía Pedro Corral, concejal del Partido Popular personado al día siguiente en el lugar de los hechos.

El resto de partidos políticos también se sumaron a la condena y la propuesta fue aprobada por unanimidad en el Pleno Municipal. El único problema es que el monumento no está adscrito a Patrimonio municipal, pero la voluntad del equipo de Gobierno es de rehabilitar el monumento y devolverle a su estado original.