El Wanda Metropolitano ya es rojiblanco

El Atlético de Madrid y el Ayuntamiento han llegado a un acuerdo definitivo para la compra del estadio Wanda Metropolitano por 30,5 millones de euros que el club de fútbol abonará en tres años, contempla la finalización del mismo y las infraestructuras necesarias, según ha informado el Ayuntamiento de Madrid. Tras la modificación del convenio, el Atleti construirá los accesos y el aparcamiento, aunque según los vecinos el caos de tráfico está asegurado en todo el entorno de la antigua Peineta.

El Convenio inicial firmado entre Enrique Cerezo y Alberto Ruiz-Gallardón en 2008 ha sido modificado y según el Consistorio “resuelve los elementos más lesivos para el patrimonio municipal”. El Atlético pagará los 30,5 millones en tres anualidades y asumirá las obras de urbanización de accesos por valor de otros casi 30 millones de euros, incluyendo la construcción de más de 4.000 plazas de aparcamiento.

El estadio Wanda Metropolitano

La modificación del Convenio firmada por el concejal de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato y el director general del Atlético de Madrid, Miguel Ángel Gil, incluye 50.000 metros cuadrados alrededor de estadio que no estaban contemplados en el anterior acuerdo; de esta forma aumenta la edificabilidad a los 151.000 metros cuadrados. También desaparecen los pagos en especie como las entradas a los partidos de fútbol, y no se construirá la base del SAMUR-Protección Civil por su alto coste (casi cinco millones de euros), además ya existe otra más modesta frente al campo de fútbol.

Los accesos al estadio los realizará el club colchonero supervisados por el Área de Desarrollo Sostenible que aporta los planos y Hacienda dirigirá la ejecución del mismo. En cuanto a las plazas de aparcamiento se pasa de las 1.092 iniciales, a todas luces insuficientes, a las 4.209 previsibles de acuerdo con el PGOUM y tendrán un coste de más de seis millones de euros.
El estadio Wanda Metropolitano

El Convenio modificado tenía que haber sido firmado hace tres meses pero el proceso se ha dilatado hasta el punto de que el Ayuntamiento tenía que firmar sí o sí o pagar 200 millones de euros por incumplimiento de contrato, según lo acordado entre las partes.

El estadio Wanda Metropolitano

El Plan y Mesa de Movilidad

Pero sin duda el punto de controversia más importante es el Plan de Movilidad en torno al Wanda Metropolitano, un asunto muy trabajado por la Coordinadora de Vecinos de San Blas-Canillejas y la FRAVM desde hace años. En este sentido los vecinos se han sentado recientemente con responsables de la Guardia Civil, que es el cuerpo que asume las competencias de circulación y seguridad en la M-40. Sin embargo “nadie les ha notificado nada desde las distintas administraciones y están preocupados con los accesos y aparcamientos”, asegura Agustina Serrano, presidenta de la Plataforma Vecinal San Blas-Simancas.

Según la Federación Regional de Vecinos las 4.000 plazas de aparcamiento no van a solucionar el problema, se necesitan muchas más ante la avalancha que se avecina con más de 20.000 coches privados, 200 autocares y miles de motos. La movilidad en la zona es el gran caballo de batalla pero las cosas no están nada claras. “La Mesa de Movilidad a la que se comprometió la Junta Municipal no ha servido para nada, llevan dibujando mapas durante tres años y no han hecho nada”, apostilla Serrano.

El estadio Wanda Metropolitano

De la misma opinión es Daniela Lillo, presidenta de la Asociación de Vecinos Las Musas-Las Rosas. “Nadie se ha dirigido a la Guardia Civil, ni la Delegación del Gobierno, ni el Ayuntamiento, ni el Atlético, absolutamente nadie y están pensando acordonar un recorrido de 10 kilómetros en la M-40 para que ningún aficionado pueda aparcar. Las fuerzas de seguridad están preocupadas y cabreadas”.

Sin embargo los vecinos de los barrios colindantes reconocen que es una gran oportunidad para todo el entorno de la antigua Peineta y también para el distrito en su conjunto. “Antes de firmar la modificación del Convenio el Atlético ya estaban removiendo tierras y tenemos claro que al final el Atlético es quien va a adecentar la zona, al menos veremos algo tangible no solo planos y dibujos. Hasta que no ha llegado el Atlético no se ha hecho nada y al final la empresa privada está como siempre por delante de lo público”, finaliza Lillo.