Las mujeres pararon el distrito el 8 de marzo

San Blas-Canillejas tiñó sus calles de color morado gracias a la manifestación feminista celebrada el pasado 8 de marzo con motivo del Día de la Mujer Trabajadora. La concentración, convocada por la Asamblea Feminista del distrito, congregó a unas mil mujeres en la rotonda de la calle Amposta, lugar desde donde partió la marcha hasta llegar al auditorio situado en la calle San Mariano.

San Blas-Canillejas tiñó sus calles de color morado gracias a la manifestación feminista celebrada el pasado 8 de marzo con motivo del Día de la Mujer Trabajadora.

El lema que encabezó la protesta feminista hacía especial hincapié en la condición de barrio de la manifestación, una declaración de intenciones que advertía que la lucha en favor de los derechos de la mujer comienza desde abajo: “Mujeres de Barrio, Nuestra Voz es la Fuerza, 8M todos los días, Siempre Indomables”.

Las arterias principales de San Blas-Canillejas fueron testigos de excepción de una procesión donde se reivindicó con fuerza el papel de la Mujer en la sociedad occidental. Consignas contra el patriarcado, la Conferencia Episcopal, el Capitalismo, la violencia de género, la brecha salarial y los techos de cristal monopolizaron una protesta que se desarrolló en su totalidad en términos pacíficos.

Plataforma Vecinal San Blas-Simancas

Agustina Serrano, presidenta de la Plataforma Vecinal San Blas-Simancas quiso recalcar los motivos por los que un numeroso grupo de mujeres deciden parar y salir a la calle. “Fundamentalmente es por los derechos de la mujer y por la igualdad. Esta manifestación no puede ser más necesaria. Ya se sabe que en los mismos puestos, el hombre cobra más que la mujer”.

Son muchas las mujeres que se han visto imposibilitadas a la hora de secundar la marcha, ya sea porque tienen que cuidar de algún familiar o porque su sueldo es tan bajo que no se lo pueden permitir. Tal eventualidad no pasa desapercibida para Serrano. “Lo entendemos perfectamente. Sabemos que muchas mujeres no pueden venir así que esta manifestación de mujeres también se hace por ellas, por las que no han podido venir. Lo que se trata es de visibilizar la problemática, que en ciertos puestos de trabajo se llegue a notar que la mujer falta. Si la mujer para, se detiene el mundo, eso es una realidad como una casa. Yo hago una pregunta, si hoy paran las famosas Kellys, ¿quién hace las habitaciones de los hoteles…?”.

No está tan claro que el mundo parase el 8 de marzo, aunque un copioso grupo de mujeres, trataron ese día de hacer recordar a la sociedad que el siglo XXI es el de la mujer.

San Blas-Canillejas tiñó sus calles de color morado gracias a la manifestación feminista celebrada el pasado 8 de marzo con motivo del Día de la Mujer Trabajadora.