San Blas y Simancas celebraron las fiestas a lo grande

Las llamadas “Fiestas del cambio” por la nueva corporación municipal han satisfecho en general a los vecinos de San Blas-Simancas. La oferta musical ha sido extensa y variada, para casi todos los gustos, y las actividades programadas han llenado el recinto ferial de Arcentales. La participación vecinal ha sido notable y el tiempo ayudó para acercar el recinto ferial a todos los colectivos.

Por cierto que las dos casetas más concurridas fueron las de Ahora Madrid, con un dibujo sobre pancarta de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y la de la Plataforma Vecinal San Blas-Simancas. También estuvieron presentes las de los partidos políticos con representación municipal: PSM y Ciudadanos o las deportivas, como ADAE Simancas.


Todo transcurrió como estaba previsto, con la actuación de grupos conocidos como Siniestro Total, Sidecars y Sober, que llenaron el auditorio del parque del Paraíso o la presencia de grupos del barrio que amenizaron como teloneros. Destacar a Desert Dog, la nueva banda de Manu Sirvent que sorprendió al personal con esa mezcla de veteranía masculina y tres grandes voces jóvenes femeninas. También los Bicho Palo, con versiones de los grandes grupos de rock y diversión sobre le escenario.

Presencia de parados y del colectivo gay

Las actividades programadas por el Ayuntamiento como la exhibición canina y la espuma de los bomberos siempre son de agradecer, así como las deportivas y culturales. La presencia del colectivo de trabajadores parados del distrito se hizo notar, igual que el colectivo de LGTB con bandera arco iris y puesto de preservativos en la puerta del auditorio.
La única nota negativa fueron los problemas con la instalación eléctrica en las casetas de feria que a punto estuvieron de causar un disgusto. La nueva normativa de seguridad no fue tal y se tuvo que volver al sistema tradicional tras las derivaciones en varias casetas. Los problemas empezaron el sábado por la noche con un menor que sufrió una pequeña descarga, la policía tuvo que avisar a los bomberos que inmediatamente precintaron la caseta de la Plataforma Vecinal, aunque después la avería también afectó al resto de las casetas.
El sistema eléctrico fue instalado por una empresa contratada por los feriantes, que a su vez ganaron un concurso público municipal. Afortunadamente se localizó la avería y las fiestas prosiguieron con normalidad hasta el domingo por la noche con la exhibición de los juegos artificiales.