El Atlético estrena por todo lo alto el Wanda Metropolitano

La antigua Peineta se ha convertido en el Wanda Metropolitano, uno de los estadios de fútbol más modernos de Europa con toda clase de comodidades para los hinchas del Atlético de Madrid. Riadas de camisetas rojiblancas, se estiman en más de 100.000 para una aforo de 68.000 que pudieron disfrutar del espectáculo preparado para la ocasión ante el Málaga, cuarto partido de la Liga, en un ambiente festivo para una jornada histórica.

Wanda Metropolitano

Desde primeras horas de la mañana el vestíbulo de la estación Estadio Metropolitano era un hervidero de gente con ganas de conocer los aledaños del estadio y disfrutar de la fiesta. El Club rojiblanco lo tenía todo preparado con la Store del Wanda con más de 1.300 metros cuadrados que hicieron las delicias de todos los aficionados con las nuevas equipaciones oficiales de la temporada, incluida la tercera que causó furor.

Wanda Metropolitano

A media mañana comenzaron las actividades en la plataforma que rodea el estadio con hinchables para los niños, pintacaras, pases de magia, visita de Indi y payasos. En otra parte del estadio la música fue protagonista con DJ y bandas en directo, además de “food trucks” y barras con bebidas donde las colas eran interminables.

“Coraje y Corazón”

Mientras se acercaba la hora del partido contra el Málaga los aficionados disfrutaron en el Paseo de la Leyendas, aunque Hugo Sánchez no salió bien parado, todos haciéndose fotos con las placas de sus jugadores favoritos y que han hecho historia en el Atlético de Madrid. Otro reclamo fue la leyenda “Coraje y Corazón” que identifica a los jugadores del Cholo Simeone y donde los aficionados no paraban de hacerse fotos, igual que con la enorme bandera que el club rojiblanco plantó junto a las puertas de acceso, bien visible desde la distancia.

Antes del comienzo del partido y con el estadio a reventar los paracaidistas del ejército del aire aterrizaron en el campo portando la bandera de España y el balón con el que se disputó el partido. En la grada Felipe VI, declarado hincha atlético y con la corbata de color rojo, disfrutó con el ambiente junto al presidente Cerezo y la presidenta de Madrid, Cristina Cifuentes, que sin embargo es madridista.

En la grada los aficionados exportaron el espíritu del Calderón al Wanda con los habituales cánticos de una afición extraordinaria y que en el nuevo estadio está todavía más cerca de su equipo. El gol de Griezmann fue histórico y el Wanda se vino abajo, un día inolvidable, con fuegos artificiales como fin de fiesta, para un estadio y una afición que han tomado el distrito de San Blas-Canillejas como territorio Comanche desde la primera jornada.