Mariano del Amo, el saxofonista de Torre Arias

Mariano del Amo (93) es el saxo alto de la Agrupación Musical Iberia, un grupo de mayores que ofrece dos conciertos al año en el CC Buero Vallejo, donde también ensayan habitualmente. El saxofonista de Canillejas formó la Orquesta Romatogar (Ropero, Mariano, Tomás y García) allá por los años 40 y 50, en plena postguerra. Empezó con 17 años a tocar el saxo gracias a León Dupey, un exiliado francés que tocaba en la Banda de Alabarderos del Ayuntamiento y residía en el pueblo.

Cuando terminó la contienda civil (1939) un regimiento de soldados republicanos que estaba destacado en la quinta de Torre Arias abandonaron todos los instrumentos musicales y el Ayuntamiento se hizo cargo del material. “Fue una época muy dura con enfrentamientos entre los mismos militares, unos querían terminar la guerra y otros no, hubo ataques entre compañías que llegaron a Canillejas desde Alcalá de Henares y Guadalajara. La verdad es que todo era muy desagradable con muertos por las calles que se podían ver en las cunetas de la Carretera de Aragón hasta Ciudad Lineal, donde íbamos a comprar el pan”, recuerda Del Amo.

El ayuntamiento se hizo cargo de los instrumentos


Dupey, que era un maestro del clarinete se comprometió con el alcalde de Canillejas a recuperar los instrumentos de la quinta de Torre Arias y enseñar a tocar a todos los niños de pueblo. “Nos apuntamos un centenar, pero solo quedamos seis con verdadera vocación. Nos enseñó solfeo y a tocar los instrumentos al mismo tiempo y eso en los años del hambre”.

Mariano del Amo y el resto de amigos ensayaban en el piso superior de la casa consistorial. “Los veranos eran terribles, calor, muchos sudores, escasez de comida y con ese panorama a tocar los instrumentos. Después ensayábamos en nuestras casas y los domingos nos presentábamos en el Juma, un baile de parejas situado en la Carretera de Aragón (hoy Alcalá). Más tarde pudimos tocar en las fiestas de San Fernando, Torrejón, Barajas y empezamos a ganar algún dinerillo. Desde entonces nunca abandoné este hobby “, apunta Del Amo.


El saxo que toca Mariano en la actualidad es un Selmer francés que adquirió con gran esfuerzo. “En esa época la gente se compraba motos vespas o escopetas de caza, era un dineral en aquellos tiempos. En realidad soy el mecánico de mi propio saxo, lo conozco a la perfección después de 60 años conmigo, es mi amigo inseparable, yo mismo lo ajusto y echo humo para ver por donde pierde aire”, finaliza el saxofonista más antiguo del distrito que comenzó a tocar gracias a los instrumentos recuperados de la quinta de Torre Arias o de Canillejas.