Pintura y fotografía unidas por el mismo arte

María Martín y Patricia Hidalgo son madre e hija, pero además del parentesco les une el arte y talento, pura genética. María es pintora y Patricia fotógrafa, ambas son alumnas del Centro Cultural Antonio Machado donde han presentado conjuntamente bajo el título de Unidas por el Arte una de las exposiciones más eclécticas de la temporada invernal.

María y Patricia se parecen físicamente pero también tienen inquietudes similares hasta el punto de fusionar la pintura y la fotografía en su primera exposición o aproximación, como les gusta denominar su forma de expresión para en el futuro centrar su arte en un reportaje o temática aún por definir. Patricia, la fotógrafa, también fue alumna del Machado. Su obra Tío Vivo fue ganadora del National Geographic plasmando a través de una bola de cristal el motivo que aprendió en las salidas que realizan los alumnos del centro cultural.

Otra de sus fotos impactantes es Gato, jugando con agua tomada en la cocina de su casa con una espectacular luz reflejada en el animal. La ciudad de Madrid también tiene la mirada de Patricia, desde sus ojos, con otro punto de vista de la Gran Vía o el Templo de Debod; o la serie roja con la Puerta del Sol y de Alcalá, en total la colección la componen 16 fotos que no dejan indiferente a nadie.

 

El hiperrealismo como temática

María basa su exposición en acrílicos con el hiperrealismo de fondo en cuadros pintados en blanco, negro y rojo. Por ejemplo las botellas de Coca-Cola, donde casi dan ganas de sacarlas del cuadro, beber y disfrutar. Pero la exposición avanza con otros cuadros donde destaca la presencia humana, generalmente personas solas o en pareja, vestidos con pantalones vaqueros y sin rostro visible.

“El rostro es difícil de sacar, los gestos de las personas no se me dan bien”, reconoce María que, sin embargo, se muestra encantada con la espátula. “Me encanta siempre dar el toque final a los cuadros con esta herramienta, soy muy detallista y busco siempre motivos clásicos, urbanos, alegres y bonitos de ver”.

En una de sus obras se puede ver una mujer junto a una moto Ducati con un lema en inglés: Too much is not enough (Demasiado no es suficiente); en otro cuadro, también dominando el blanco y negro aparece una mujer tirando de un bolso rojo con la melena al viento entre coches modernos, ambiente urbano.

Las máscaras de carnaval, las copias de carteles de ciudades norteamericanas como Chicago o San Francisco o el Chevrolet de 1954 en la vieja Habana nos adentran en el mundo visual de esta alumna aventajada del Centro Cultural Antonio Machado. Es la primera exposición pero estamos seguros que no será la última de estas dos grandes artistas de nuestro distrito.