La Quinta de Torre Arias abrirá por obras tras las elecciones municipales

El palacio con 3.400.000 euros, las caballerizas con 975.000, el matadero con 451.000 euros, el entorno con 86.000, la conservación de edificios con 75.000, la maquinaria de jardinería con 21.000 euros y el equipamiento con 1.121 euros han sido las inversiones más relevantes, además de la casa de los guardeses, en la histórica quinta de la calle Alcalá bajo el mandato de Ahora Madrid. El Abierto por Obras se aplaza hasta después de las elecciones municipales.

Han pasado cuatro años desde que la Quinta de Torre Arias, el buque insignia del gobierno municipal en Canillejas, comenzó su rehabilitación con un nuevo Plan Especial que echó por tierra el del PP que tenía como objetivo ceder la histórica finca a la Universidad de Navarra para instalar sus cursos de postgrado que finalmente se ubicaron en un edificio de nueva planta junto a la clínica de la calle Josefa Valcárcel.

Torre Arias-caballerizas

Una vez recuperada la Quinta para los madrileños el ayuntamiento ha realizado obras muy importantes en las edificaciones a través del área de Patrimonio, pero no han llegado a tiempo para que los vecinos puedan visitar las instalaciones que por ley electoral impide inauguraciones. Ha sido una pena que el Abierto por Obras que propuso la Plataforma Quinta de Torre Arias (PQTA) desde hace un lustro no haya visto la luz, pero es que las cosas de palacio van despacio.

La PQTA ha trabajado con mucha ilusión y sin descanso con varias propuestas aprobadas en los plenos municipales basadas en los usos futuros de la Quinta: Granja Urbana Educativa, Eje Verde Tres Quintas y recuperación del Viñedo Histórico. Además han propuesto una exposición de fotos y visitas guiadas en los edificios rehabilitados que finalmente se aplaza en principio al mes de junio, después de las elecciones municipales.

La Plataforma Vecinal de Torre Arias ya tiene todo el material preparado y está a la espera de  recibir el informe botánico y el arqueológico, además de la documentación requerida a Patrimonio sobre las intervenciones en los edificios. Torre Arias tiene futuro y en el próximo mandato gobierne quien gobierne tendrá que contar con la PQTA para poner en marcha y dotar de contenido a un patrimonio y un ecosistema único en la Comunidad de Madrid.

Leer más

Marta Gómez y los eco patrimonialistas visitan Torre Arias

Marta Gómez - La Quinta de Torre AriasPrimera visita al palacete y caballerizas de Torre Arias o Canillejas de varios miembros de la Plataforma en Defensa de la Quinta de Torre Arias (PQTA), Madrid Ciudadanía y Patrimonio (MCyP), y Marta Gómez con su equipo de gobierno para ver in situ las obras muy avanzadas del conjunto de edificios de esta singular Quinta que perteneció durante siglos a la aristocracia madrileña y que ahora gestiona el pueblo de Madrid con su ayuntamiento al frente.

La visita tenía como objetivo principal que la concejala de Distrito, Marta Gómez, inspeccionara las obras que lleva a cabo FCC con la supervisión de Jimena Robles, arquitecta municipal y jefa de la Dirección General de Patrimonio, firmante de Planes Generales de Ordenación Urbana.­­­­­ Los arquitectos municipales tienen en mente la conectividad sostenible de Torre Arias de cara al futuro y siempre contando con las opiniones de la PQTA.

El grupo de profesionales y conservacionistas se adentró en la vaquería, establos, exteriores y el palacete. “Nos preocupaba especialmente ver cómo se sustituyeron las cubiertas durante las épocas más lluviosas del año, sin andamios o toldos encima de la estructura para evitar las filtraciones de agua en las escayolas ornamentales, especialmente en los salones y escalera noble con lucernario”, explicaba Adrian Woods.

El especialista de la PQTA en la recuperación de Torre Arias incidió en el Plan Holístico, el Eje Verde Tres Quintas, las alegaciones al Plan Especial (con jardines, muros exteriores e invernaderos) y el documento del agua para las quintas como hilo conductor. Woods y las arquitectas de la Plataforma se mostraron muy preocupadas con la situación general del inmueble y de varios elementos de fachada, como la torre del reloj, que incluso tiene peligro de desprendimiento.

Por otra parte la arquitecta municipal Jimena Robles, sostiene que “el plazo estimado para la conclusión de las obras es de un año, pero será algo más porque cada vez aparece algún elemento nuevo tras las catas y hay que informar a los arqueólogos de la Comunidad de Madrid”.

Un palacete singular de estilo inglés o alemán

Otro de los expertos que acudió a la cita fue Alberto Tellería, miembro de Madrid, Ciudadanía y Patrimonio (MCyP), que explicó todas las actuaciones de conservación del conjunto histórico. “En la sala principal de baile se han sacado por ejemplo moldes de los rosetones y cuando se pican yesos aparecen las obras anteriores o posteriores y se podrán observar sorpresas continuas. El palacete de Torre Arias es un edificio singular como traído del extranjero, es más inglés y alemán que español, atípico en Madrid”, sostiene Tellería, que tiene claro que las estancias del palacio no serán en el futuro las que utilizó Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno, su última propietaria, con los futuros usos que den forma definitiva a las instalaciones.

Los arquitectos y urbanistas humanistas de la Plataforma, como Patricia Sendín, quieren ver cuanto antes los planos de la Quinta para definir futuros usos y documentar todas las estancias del palacio. Su carrera profesional está basada en aplicar planteamientos típicamente urbanos a zonas rurales creando marcos de integración. Sendín es la creadora de Send A City, un proyecto para el desarrollo de las ciudades que promueve el bienestar y progreso de los ciudadanos.

La Quinta de Torre Arias

La reunión terminó con la petición de una sesión posterior con el grupo de trabajo que visitó los edificios para conocer sus impresiones y recopilar la información que se mostrará en la PQTA en este mes de enero. La Junta de Distrito también tiene prevista una exposición de fotos y una comparecencia pública de la concejala en el pleno municipal; el objetivo es abrir por obras para que los vecinos puedan disfrutar y conocer toda la restauración que se ha realizado en el actual mandato y explicar lo que se hará en los próximos años.

El último problema jurídico para el futuro de Torre Arias ha sido el recurso interpuesto por un despacho de abogados vinculado a una orden religiosa contra el Plan Especial recientemente aprobado por el Ayuntamiento y en el que se han recogido gran parte de las propuestas de la Plataforma Ciudadana de la Quinta de Torre Arias. La PQTA tiene previsto personarse en la causa al ser una de las entidades que planteó alegaciones al Plan Especial junto a la FRAVM.

El nuevo Plan Especial impugnado es, en gran parte, “un logro del movimiento vecinal, ya que recoge las demandas de un espacio cien por cien público, indivisible, de carácter agropecuario y ecológico, con usos sociales, actividades culturales y participación ciudadana y ahora toca defenderlo”, finaliza la PQTA.

La Quinta de Torre Arias

Leer más

Cuatro años de propuestas para una Quinta participativa

La Plataforma Quinta de Torre Arias (PQTA), la Mesa Eje Verde Tres Quintas de los Foros Locales y la Junta Municipal del Distrito presentaron el primer fin de semana de octubre la jornada informativa “Cuatro años de propuestas ciudadanas” con la presencia de los ediles José Manuel Calvo (Desarrollo Sostenible), Inés Sabanés (Medio Ambiente) y Marta Gómez (San Blas-Canillejas) en el salón de actos de Arcentales. Dos días después se celebró la Jornada lúdica “Fiesta de la cosecha” en la propia Quinta con mercadillo de productos agroecológicos de AUPA (Asociación Unida de Productores Agroecológicos) y música en directo con el grupo Manouche Au Lait.

En dos jornadas la Plataforma Quinta de Torre Arias o Canillejas, la Mesa Verde Tres Quintas y la Junta Municipal, pusieron en valor las propuestas de los colectivos vecinales que durante cuatro intensos años de trabajo han puesto en valor este legado patrimonial y medioambiental que hace solo cinco años era coto cerrado para un selecto grupo de privilegiados.

“Tenemos que reivindicar estas estructuras, las cuencas de los arroyos y su recuperación hídrica para mostrar a los escolares y público en general el potencial de la quinta de Torre Arias”, decía Adrian Woods, miembro de la PQTA. “Si abren más puertas, por ejemplo en la zona norte, tendrá mucha más vida como en Los Molinos, las madres y padres que vamos a  los colegios cercanos estaríamos encantadas”, decía una de las visitantes.

Jornada informativa, Torre Arias: “Cuatro años de propuestas ciudadanas”

Compromiso municipal con los conservacionistas

“Hubo un compromiso político de los ediles de currar juntos, el programa ya recoge las propuestas de usos de la PQTA en el Plan Director, las previsiones están dentro del marco del Plan Especial que se empezará a redactar en diciembre y durante un año van a escuchar nuestras propuestas. José Manuel Calvo quiere que sea participativo y esa es la idea para poder funcionar, es un paso importante”, explicaba Víctor, otro de los conservacionistas.

Daniel Liébana, jardinero y activista de la PQTA lo tenía claro. “La jornada inaugural estaba un poco floja de gente, pero los concejales vieron que no vamos a ceder ni a tirar la toalla para preservar Torre Arias. Inés Sabanés se comprometió a tener a la Plataforma muy informada y hay compromiso por parte del Ayuntamiento de contar con los colectivos sociales”.

Paco Laguna, presidente de la PQTA, también mostraba entusiasmo con las dos jornadas informativas. “El eco ha sido muy positivo en la presentación de las propuestas y demuestra que la gente tiene interés por la naturaleza y la vida sencilla.  Hemos aprendido, no estamos descubriendo nada nuevo y estamos incorporando programas de éxito en toda Europa. Hasta ahora no escuchaban y viendo tanto concejal junto apoyando nuestro trabajo nos anima a seguir, vemos que tenemos trascendencia y la gente que entra en Torre Arias ve algo distinto.

Jornada informativa, Torre Arias: “Cuatro años de propuestas ciudadanas”

Viña con denominación de origen

Laguna es uno de los impulsores de la recuperación de la viña histórica, un proyecto que tiene largo recorrido. “Toda la vida se ha cosechado vino en Torre Arias y ahora contamos con 40 personas para montar el grupo de amigos de la viña, con personalidades de todo tipo. Vamos a proponer que una de las viñas lleve el nombre de Andrés Cabrera con denominación de origen, en reconocimiento a la lucha vecinal que desde la Asociación Amistad de Canillejas ha liderado Andrés durante años para recuperar esta histórica quinta, una conquista social sin precedentes en la ciudad. Torre Arias tiene un pasado esplendoroso y nuestro deber es preservarla para generaciones futuras”, apostilla.

La viña, el Eje Verde de comunicación entre las tres quintas, la reivindicación y recuperación de las cuencas hídricas y la granja urbana educativa, son las cuatro principales propuestas aprobadas en los plenos municipales y que ha trabajado esta Plataforma incansable. Ahora cuentan con el apoyo institucional, también de los grupos de la oposición. El éxito es innegable, pero solo es la primera piedra del edificio medioambiental; los eco patrimonialistas no quieren caer en la autocomplacencia, nada está ganado, quieren participar y que no quede todo en palabras y gestos amables. El Plan Director y el Especial preservarán aún más el enorme listado de edificios y árboles protegidos de Torre Arias, una isla verde en la calle Alcalá con un potencial extraordinario.

Jornada informativa, Torre Arias: “Cuatro años de propuestas ciudadanas”

Leer más

Horticultura vecinal y solidaria en una Quinta histórica

Si hace solo cuatro años nos aseguran que la abandonada Quinta de Torre Arias ofrecería bancales elevados repletos de hortalizas para ser recolectadas por los vecinos del barrio, nos hubiéramos llevado las manos a la cabeza incrédulos y sorprendidos. La idea primigenia partió de los jardineros de la Quinta para crear una huerta y despensa solidaria conjuntamente trabajada por los desempleados del distrito de San Blas-Canillejas a quienes van destinados los productos. La horticultura ecológica está saliendo adelante sin abonos químicos ni fertilizantes, sin apoyos administrativos, en un proyecto real que traspasa los límites distritales y es para sentirse orgullosos.

La huerta vecinal y solidaria de la aristocrática Quinta de Torre Arias

La huerta vecinal y solidaria de la aristocrática Quinta de Torre Arias ha vuelto a recuperar su esplendor agropecuario perdido. Es ya la cuarta temporada en la que se han cultivado tomates, pimientos, berenjenas, patatas o alcachofas, con cerca de cinco toneladas cosechadas en un terreno repleto de nutrientes que data de cuatro siglos. Dos días a la semana los hortelanos solidarios se acercan a la calle de Alcalá para la recolección y posterior entrega a las personas más necesitadas del distrito en los locales de la Plataforma de Trabajadores en Paro (PTP).

Las cuadrillas vecinales van ataviadas con chalecos de color rojo, guantes, tijeras y cajas de cartón o madera para colocar con mimo los frutos recolectados dejándose las rodillas sobre la tierra. “Los tomates picados y huecos dejarlos fuera para que se los coman las urracas y no ataquen al resto, los que están más pintones”, advierte Fernando, uno de los hortelanos, encantado de meter la mano y descubrir los tesoros de los bancales.

Los tomates son de tres variedades, aunque abunda el gigante rosado de Canillejas y la réplica de Patones. “Los he visto a ocho euros el kilo en algunas tiendas”, asegura asombrada Charo, otra vecina. Los tomates son revisados por los hortelanos y al mismo tiempo se recolectan los pimientos de un color verde intenso. “Los picados hay que separarlos para que no se estropee la producción, si están manchados hay que recolectarlos, los demás dejarlos madurar para que lleguen a su tamaño”, dice Juan, uno de los jardineros de la Quinta.

La huerta vecinal y solidaria de la aristocrática Quinta de Torre Arias

La huerta de la Quinta de Canillejas despliega todo su aroma e intensidad a finales del mes de agosto y el tomate sigue aportando protagonismo y color rojo entre los verdes bancales. “No llevan fertilizantes, salen con la temperatura ideal y están de muerte, huelen a lima, es el tomate original casi silvestre”, aseguran.

Mientras tomamos fotos nos animan a extraer de la mata los pequeños tomates cherrys. “Los recolectas y te los comes como si fueran pipas, puro vicio”, asegura Alonso, otro de los hortelanos canillejeros muy entendido con origen rural en Zamora. Cada caja de tomates pesa alrededor de cinco kilos y se estima una tonelada y media cada año recolectada, así hasta mediados de septiembre donde se degustará una muestra en las fiestas de Canillejas.

La huerta vecinal y solidaria de la aristocrática Quinta de Torre Arias

Materia vegetal y sostenible, libre de agresiones

Daniel Liébana es otro de los jardineros municipales implicados desde el principio en la creación del huerto, hoy punto de referencia y visita obligada en el recorrido de los jardines de Torre Arias. Su grado de implicación es máximo, y el amor por la tierra donde trabaja es evidente con los conceptos ecológicos muy claros. “Aportamos a los bancales toda la materia vegetal que podemos conseguir en la Quinta y se descompone sobre el mismo terreno apartando pajas, hojas, restos de la huerta triturados e incluso algas de la alberca, es un mantillo vegetal que se composta in situ, chop and drop (cortar y soltar) como dicen los ingleses”.

Sin embargo, reconoce que “nos gustaría disponer de abono orgánico de origen animal, es decir, excrementos de vacas, caballos, ovejas, gallinas, conejos o palomas que aportarían más cantidad de nitrógeno que suplimos con abono verde (veza, algorraba, garbanzo, haba) que fijan el nitrógeno al suelo y que acumulan en sus raíces gracias a las bacterias que viven en simbiosis con su sistema radicular”.

La huerta vecinal y solidaria de la aristocrática Quinta de Torre Arias

Liébana explica que lo importante es “no dañar los microorganismos que viven en los suelos sanos con prácticas de cultivo inapropiadas, por eso solo cavamos los bancales con una horca sin voltear para no alterar el perfil del suelo”, explica el alma mater de la huerta de Torre Arias.

La huerta de la Quinta desprende un intenso olor a las plantas aromáticas que rodean los bancales, aportan humedad y atraen a insectos tan necesarios como las mariquitas que se comen el purgón y mantienen limpio un huerto regado con agua de la alberca y del pozo, sin cloro ni gasto para la red. La vía de agua procede en origen de la Dehesa de la Villa con un sinfín de canales subterráneos, viajes de la época árabe (Canat, de donde procede supuestamente el nombre de Canillas y Canillejas).

Solo un pero: las recientes obras de la cercana Universidad de Navarra han provocado la reducción y pérdida de caudal, pero Torre Arias sobrevive a pesar de todo tipo de agresiones urbanísticas, es el último reducto de un paraje medieval en estado puro. Un enclave urbano que hay que apoyar y proteger, en eso están los vecinos solidarios y los activistas de la Plataforma Quinta de Torre Arias.

La huerta vecinal y solidaria de la aristocrática Quinta de Torre Arias

Leer más

Vetusta Morla pone en valor la Quinta de Torre Arias

Por sorpresa y con el cartel de algo inesperado se presentó el pasado 1 de agosto Vetusta Morla, una de las bandas de indie rock y pop más conocidas de nuestro país. Sobre la campa de la quinta de Torre Arias se reunieron un millar de personas en un concierto programado en los Veranos de la Villa, dentro del Área de Gobierno de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Madrid.

Los temas de Vetusta Morla son toda una declaración de intenciones con mensajes intencionados y bien dirigidos a un público fiel, en este caso alrededor de 1.000 personas, aunque si el recinto lo hubiera permitido podrían haber sido varios miles más sobre un escenario de 360º con todos los puntos de vista posibles y con un fondo majestuoso bajo la arboleda de la histórica quinta de Canillejas.

El grupo de Tres Cantos reivindicó en varias fases del concierto la protección de los jardines y edificios de Torre Arias, se notaba que los componentes del grupo hablaron y se informaron con los activistas que defienden el legado verde agrupados en la Plataforma Quinta de Torre Arias.

Tras los primeros acordes el público se entregó a la causa ecologista y musical, en su mayoría de fuera del distrito, aplaudiendo a rabiar las canciones más conocidas y también las del nuevo álbum del grupo cuyo nombre hace referencia a la tortuga de la Historia Interminable. “El palacete de Torre Arias fue construido en el siglo XVI y esperamos volver a tocar en este maravilloso lugar situado junto a la calle Alcalá una vez que esté abierto para los madrileños”, señalaban.

La noche de verano invitaba a la celebración y al jolgorio con un público entendido que consiguió su pase telemáticamente o con entradas repartidas en la Junta Municipal del distrito. “Me he enterado de milagro, es difícil obtener información y no he visto ni un solo cartel en el barrio”, decía Daniela Marín, vecina de Canillejas.

Veranos de La Villa—Vetusta Morla pone en valor la quinta de Torre Arias

Un género musical para un público diferente

Los afortunados que se percataron de la importancia de la cita hacían cola para entrar al recinto desde la boca de metro de Torre Arias. “Me parece que será un grupo pop o indie rock, algo que esté de moda en Radio 3”, apuntaban dos chicas. Lo cierto es que los inesperados Vetusta, nada que ver con viejos, en nada se parecen a los grupos programados por la Mesa de Fiestas del Distrito donde abundan géneros como el ska, punk o rock combativo a los que tienen acostumbrados a la parroquia samblaseña y canillejera.

“Ya era hora de que el Ayuntamiento trajera al distrito algo diferente, no todos los vecinos somos punkies o heavies, los Vetusta Morla molan, es mi grupo favorito”, subrayaba Víctor Sancha. Los Vetusta llegaban al final de su concierto concediendo un bis al respetable que no paraba de hacer fotos y videos desde sus dispositivos móviles. En cambio los periodistas nos teníamos que conformar con los dos primeros temas para tomar imágenes como si tratara de un concierto de pago. La explicación era sencilla: el grupo tocó gratis y estableció unas condiciones contractuales que el Área de Cultura aceptó de buen grado.

Torre Arias se consolida como destino turístico y cultural por segundo año consecutivo dentro de la programación de los Veranos de la Villa y la Plataforma Vecinal en Defensa de Torre Arias seguirá vigilante para reivindicar y proteger este legado histórico de nuestro querido Madrid.

Veranos de La Villa—Vetusta Morla pone en valor la quinta de Torre Arias

Leer más

El Pleno de Cibeles aprueba el Plan Especial de Torre Arias

espacioquinta.madrid.es

La actual corporación con el Área de Desarrollo Urbano Sostenible al frente presentó un nuevo Plan que revoca el de 2014 elaborado por el PP y que otorgaba a la Universidad de Navarra la posibilidad de explotar los edificios para su cursos de postgrado, que finalmente se han trasladado a un edificio nuevo muy cercano en la calle Josefa Valcárcel. El objetivo es conservar el carácter integral de la quinta garantizando su destino y gestión pública.

El nuevo Plan Especial aprobado por los grupos políticos protege los edificios existentes e impide la construcción de otros como especificaba el anterior plan elaborado por los técnicos bajo las órdenes del equipo popular. El movimiento vecinal con la Plataforma Ciudadana en Defensa de la quinta Torre Arias como protagonista recurrió el plan y la justicia les dio la razón; al mismo tiempo se ha trabajado en la conservación de los edificios que amenazaban ruina.

La Quinta Torre Arias

“Las obras de rehabilitación y conservación de los edificios van a durar mucho tiempo”, aseguró la concejala presidenta de San Blas-Canillejas Marta Gómez en el atril de Cibeles. “Son obras complicadas y costosas; en noviembre de 2016 abrimos las puertas de la quinta para disfrute de los vecinos y observación de las obras”.

El Plan Especial garantiza la conservación integral de la quinta en sus dos usos: agropecuario y de recreo, protege el arbolado y el uso de la quinta como gestión pública del ayuntamiento. “También se integra junto a Los Molinos y El Capricho con carriles bici de conexión, es una manera distinta de gestión de lo público y el bien común”, aseguró Gómez.

Mientras tanto la Plataforma Quinta de Torre Arias (PQT), ha llevado la batuta de la recuperación de la quinta con un trabajo que ha dado sus frutos; además ha conseguido sacar adelante importantes proyectos como la Granja Urbana que tardará años en hacerse realidad, igual que la recuperación de las viñas históricas o el sistema hídrico de la quinta. Aunque huyen del protagonismo: “Hoy ganan todos y todas las madrileñas, gana lo público, lo social y el patrimonio medio ambiental, cultural y arquitectónico de la ciudad”.

La Quinta Torre Arias

Próximo objetivo: abrir por obras los edificios

El Plan aprobado en Cibeles protege 13 edificios históricos con más de 7.000 metros cuadrados y 50 elementos singulares como el palacio de la quinta (siglo XVI) junto a las caballerizas, casa de guardeses, invernaderos y porquerizas, mientra que la casa de jardinero y matadero recibe protección estructural. También se protegen norias, pozos, fuentes y albercas.

El nuevo Plan Especial de Torre Arias ha tardado cuatro años en redactarse y a partir de ahora se abre un nuevo periodo, pero hace falta más información a los vecinos, incluso a los integrantes de la PQT que todavía no han tenido la ocasión de visitar el palacete y edificios anexos. El “Abierto por Obras” de momento solo incluye a los jardines históricos y la demanda es que se vea en directo qué se está haciendo en las tripas de los edificios. A la espera del Plan Director que especifique el uso futuro de todos y cada uno de los edificios, el éxito es innegable y el futuro prometedor con un legado heredado de Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno, condesa de Torre Arias, para uso y disfrute de todos los madrileños.

La Quinta Torre Arias

Leer más

La Plataforma de Torre Arias propone implantar una granja urbana

De momento es un esbozo, un objetivo a medio o largo plazo pero la Plataforma Ciudadana Quinta de Canillejas o Torre Arias (PQTA) lo tiene claro: una granja escuela urbana sería un  proyecto realista y complementario con otros usos para el futuro de la histórica finca de la calle de Alcalá. Además cuentan con el apoyo ciudadano y el asesoramiento de la Federación Europea de Granjas Urbanas.

Los eco patrimonialistas de la PQA no paran de generar proyectos, ideas y soluciones para recuperar la Quinta de Canillejas o Torre Arias, un patrimonio verde y arquitectónico sin parangón en la ciudad y posiblemente en todo el país. Tras proponer la restauración y aprobación en el Pleno Municipal del viñedo histórico, huertas e invernaderos y del eje verde hídrico de las tres quintas (Los Molinos, Torre Arias y El Capricho), ahora le toca el turno a la granja, recuperando el esplendor que tuvo en el pasado durante siglos con la inclusión de animales domésticos que daban sentido y equilibrio medioambiental a la quinta.

Patrimonio ha salvado de la ruina los edificios de Torre Arias

Según los mentores de la propuesta, “el proyecto es gradual, sólido, sin prisas y no tiene por qué conllevar un gran coste económico. Se trata de delimitar dos hectáreas de las 18 de la finca para este uso educativo que debe contar con estudio previo donde se incorporen, por ejemplo, grupos de discapacitados para trabajar con los caballos, estiércol, abonos o compostaje, con prácticas de sanidad animal”.


Granja del parque de Bruselas

La última encuesta online elaborada por la PQT sobre la creación de una granja escuela ha sido muy positiva con la participación de casi 300 personas que han mostrado su interés en generar un espacio de economía social aportando un sinfín de propuestas.

“La granja y el huerto no deben ser dos proyectos separados, la idea es que estén integrados”, argumenta Paco Laguna, presidente de la PQT, y pone como ejemplo la ciudad de Bruselas “donde existen este tipo de instalaciones con cinco hectáreas reservadas que albergan animales, huertos y colmenas al lado mismo del palacio real belga”. Son proyectos educativos y terapéuticos, pero aclara que “no se pueden ubicar ovejas y gallinas en cualquier sitio, el espacio debe estar definido en una interactuación entre animales y visitantes de la quinta en un ecosistema integrador con exposición de carteles informativos”.

Patrimonio ha salvado de la ruina los edificios de Torre Arias

Una granja con gestión público-social

Además se propone a semejanza del resto de ciudades europeas la inclusión de talleres y la venta con los productos elaborados en las huertas, para ello cuentan con el asesoramiento de la Federación Europea de Huertos Urbanos. En el capítulo de la gestión se propone la externalización del servicio o la economía social, es decir, una colaboración público-social para llevar a cabo este emocionante proyecto que ya atisbó la propia alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, cuando propuso en una visita a Torre Arias la inclusión de ganado vacuno y la instalación de casetas o tiendas de madera para la venta de los productos generados en la propia quinta.

Patrimonio ha salvado de la ruina los edificios de Torre Arias

Leer más

La PQTA presenta alegaciones al Plan Especial

Con el objetivo primordial de conservar el carácter integral de la Quinta de Canillejas en su doble vertiente de recreo y de explotación agropecuaria, la Plataforma Quinta de Torre Arias (PQTA) ha presentado alegaciones al Plan Especial de conservación que están elaborando los técnicos del Ayuntamiento de Madrid y donde se incide en la importancia de las obras hidráulicas.

Los eco patrimonialistas de la PQTA han estudiado a conciencia la Quinta de la calle de Alcalá  con criterios de protección de nuestro patrimonio histórico haciendo especial hincapié en el agua, recogida, almacenamiento, canalización y aprovechamiento y que han dado valor a la finca agrícola con sus cinco pozos, dos norias, dos viajes de agua (Minaya e Isabela) y el riachuelo de Trancos.

La Quinta de Torre Arias

El Plan Especial no entra a detallar los usos futuros de Torre Arias y se remiten a un futuro Plan Director que está iniciando la Dirección General de Gestión del Agua y Zonas Verdes donde se recogen directrices oportunas “aunque insuficientes” según la PQTA. Por eso inciden en el agua y la energía en las alegaciones, así como en los cultivos y zonas de jardines.

La captación del agua y almacenamiento, no solo en el interior de la Quinta sino en los espacios exteriores incluye la conexión hídrica con la vecina Quinta Los Molinos y otros espacios. En este sentido la PQTA propone la estabilización del muro perimetral para facilitar los accesos pluviales y evitar los colapsos actuales.

La Quinta de Torre Arias

También alegan que toda obra que se realice bajo rasante, incluso en la parte no protegida del jardín, requerirá un estudio previo que garantice su no afección al sistema histórico de captación y distribución de aguas de la finca; en concreto las calles Antioquía y Pastrana, en la parte superior de la cuenca, por las calles Juan Ignacio Luca de Tena y Marquesado de Santa Marta en el norte, calle de Alcalá en el sur y Eduardo Terán y Rodríguez de Ayuso como parte inferior de la cuenca.

La Quinta de Torre Arias

Energías renovables para la histórica Quinta

En cuanto a las energías renovables, la PQTA dice que la directriz propuesta en el Plan Especial es insuficiente y habría que incluir estudios, definición y actuaciones en el marco de la iniciativa “Madrid 100% sostenible” con aplicaciones de energía solar, eficiencia energética para los terrenos y edificios históricos o singulares, además de un régimen de obras con criterios de bioconstrucción.

La PQTA propone incluir el aprovechamiento integral de los residuos orgánicos que produce la Quinta; y en cuanto a los elementos singulares proteger las eras que han aparecido en la parcela norte (sin nivel de protección) y el empedrado de las caballerizas.

La Quinta de Torre Arias

También solicitan recuperar la chimenea del siglo XIX del palacete que ha sido trasladada al Palacio del los Golfines en Cáceres, que también pertenecía a la propiedad de Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno.

En cuanto a la piscina anexa al palacete se  propone como depósito de agua y así evitar su demolición o cubrimiento. Igualmente la casa de aperos debería recuperar su antiguo uso para que no sea derribada como propone el Plan Especial.

La Quinta de Torre Arias

Incluir Estudio Botánico y medidas contra la erosión

En relación al medio ambiente y espacio vegetal la PQTA asegura que la descripción vegetal contenida en la memoria “contiene errores y es insuficiente”. Proponen que se tenga en cuenta el Estudio Botánico realizado en la Quinta por el Área de Medio Ambiente para la conservación del patrimonio.

Asimismo solicitan la realización de estudios sobre la fauna, entomológico, ornitológico y la microbiología del suelo, para conocer la salud del ecosistema. Además de establecer medidas para evitar la compactación del suelo y la erosión durante el desarrollo de las obras.

Por último proponen en la elaboración del Plan Director de la Quinta que se cuente con la participación de las asociaciones ciudadanas interesadas.

La Quinta de Torre Arias

Leer más

La Plataforma de Torre Arias propone restaurar el viñedo histórico de la Quinta

La Plataforma Cuidadana Quinta de Torre Arias (PQTA) ha propuesto en los Foros Locales de San Blas-Canillejas recuperar las señas de identidad de la Quinta adecuadas al siglo XXI, con esta propuesta que trata de llevar a cabo la restauración de aproximadamente media hectárea de la zona del viñedo histórico que durante cuatro siglos tuvo la Quinta de Torre Arias. La propuesta de la PQTA pretende ser incluida en el Plan Especial de protección elaborado por los técnicos municipales.

La Plataforma de Torre Arias propone restaurar el viñedo histórico de la Quinta

 

Los Viñedos de Montmartre, París
Los Viñedos de Montmartre, París

Esta opción exige las tareas de restauración del viñedo, cultivo, recolección, vendimia, vinificación y producción exclusiva de unas 2.000 botellas, pero no para competir en el mercado sino para ofrecerlas extramercado y con exclusiva finalidad social o degustación en el marco de una feria agroecológica de productos locales y artesanías o en la propia Fiesta de la vendimia, evento sociocultural a promocionar.

El objetivo es que esta simbólica producción,  con calidad tecnológica , se convierta en un fenómeno social y cultural. Hay ejemplos similares en otras ciudades europeas, como los Viñedos de Montmartre, en el centro de París y su Fête des Vendanges, o fiesta de la vendimia.

La Plataforma de Torre Arias propone restaurar el viñedo histórico de la Quinta

Fiesta de la Vendimia del vino Alcalá 551

Como idea dibujada inicialmente y al estilo de la iniciativa parisina del Clos de Montmartre, que inspira esta propuesta ciudadana se organizaría cada año en Septiembre la gran Fiesta de la vendimia del vino urbano y ecológico de la calle Alcalá 551, en el recinto de la Quinta de Torre Arias.

Con unos maestros de ceremonias de primer rango seleccionados entre el mundo amplio de la cultura  y con el acompañamiento de otros eventos culturales como conciertos, representaciones artísticas, mercadillo de artesanía o productos locales y otros eventos sociales. La fiesta de la vendimia sería pues, un fenómeno cultural, festivo, educativo y turístico con el  plus añadido de la participación ciudadana en todo el proceso.

La Plataforma de Torre Arias propone restaurar el viñedo histórico de la Quinta

Esta iniciativa, si se pone en marcha, debe contar con el respaldo y aprobación de la Corporación Municipal que tiene  la capacidad y responsabilidad última para el desarrollo del proyecto global sobre la Quinta, así como de establecer los mecanismos de control para la orientación del proyecto.

La colaboración para visibilizar públicamente este proyecto de restauración de la viña y la vinificación podría asumirla inicialmente un grupo  animador que ha demostrado desde el comienzo el interés por la recuperación del valor histórico, cultural y educativo de la Quinta como núcleo de actividad agrícola adaptada a las circunstancias actuales.

La Plataforma de Torre Arias propone restaurar el viñedo histórico de la Quinta

Para la puesta en marcha de la iniciativa, se ha contactado con expertos enólogos que avalan el trabajo de forma altruista en el marco de este proyecto de restauración histórica y patrocinadores comerciales, que por el reducido tamaño de la producción y la grandes posibilidades de impacto mediático, podrían financiar parte del proceso.

En estos momentos es una Asociación de Amigos de la Viña de Torre Arias la que reúne a miembros del movimiento vecinal de San Blas-Canillejas que defendió su esfera pública y a otras personas como catedráticos de enología, productores vinícolas, artistas, así como personas del mundo de la cultura en general, que añaden valor al proyecto.

La Plataforma de Torre Arias propone restaurar el viñedo histórico de la Quinta

Es importante la implicación de la participación ciudadana como expresión de la inteligencia colectiva y la salvaguarda de los bienes públicos en todo el proceso y amparada por el marco de un Convenio de colaboración Público-social que desarrolla la actual corporación.

Producción ecológica sin fines comerciales

Del ejemplo francés de Montmartre, se aprende que debe generarse una coordinación entre los servicios municipales  de Medio Ambiente, encargados de la plantación y conservación del viñedo, y miembros voluntarios de la ciudadanía. Un voluntariado necesario, cuya remuneración sería, no dineraria, pero sí de una cierta valoración y visualización social.

La Plataforma de Torre Arias propone restaurar el viñedo histórico de la Quinta

El proceso de restauración del viñedo histórico podría desarrollarse en una escala temporal de tres años y el proyecto podría quedar dibujado en tres etapas. Primer año: Recuperación de la viña histórica con cultivo ecológico en una superficie de media hectárea y en la ubicación que tuvo en origen.

El segundo año la elaboración de unas 1.500- 2.000 botellas de vino con historia, urbano y ecológico. Son botellas, que al estilo de Montmartre en París, podrían ser diseñadas o decoradas por artistas y subastadas, dirigiendo los ingresos de su venta a atender fines de carácter social definidos por la Corporación, ya que se suprime toda intención privada comercial.

El tercer año sería la convocatoria del evento cultural “Fiesta de la vendimia”, que revalorice la participación ciudadana en la vendimia, con otros actos culturales o educativos. Y además que este interés social sea salvaguarda del propio proyecto al transcurrir de los años.

La Plataforma de Torre Arias propone restaurar el viñedo histórico de la Quinta

Leer más

La Raíz Cuadrada, el huerto que da vida al parque de Manolete

Junto al metro de Torre Arias encontramos en el parque de Manolete, el famoso torero que fue corneado mortalmente por Islero en la plaza de Linares en 1947, una escultura del catalán Luis Antonio Sanguino, que fue contratado por el ex concejal Isaac Ramos a principio de los años 90 para inaugurar este parque que precede a la histórica quinta de Canillejas. Un nuevo huerto, de nombre La Raíz Cuadrada, da vida y contenido a un córner que hasta hace poco tiempo era un estercolero.

El espacio verde pertenece al Ayuntamiento de Madrid que con buen criterio ha dispuesto casi mil metros cuadrados para la creación de un huerto urbano que curiosamente ha estado desierto durante tiempo, nadie lo quería, faltaban hortelanos. De contenido social, el huerto ha pasado finalmente a gestionarse por la Asociación Pauta, con raigambre en el distrito y que tiene la cesión por dos años.

Huerto La Raíz Cuadrada

Los discapacitados de Pauta, que ayudan en las labores del huerto, están dirigidos por José Antonio Abajo y un grupo de voluntarios vecinos del barrio que están encantados con los resultados obtenidos. “Empezamos a plantar el pasado mes de mayo sin saber mucho del tema en un terreno complicado donde defecaban perros y humanos, en una esquina abandonada del parque. Al final la concesión nos la otorgaron a Pauta e inmediatamente pusimos una puerta al vallado de madera y una malla gallinera”, explica José Antonio.

Los plantones llegan desde el vivero de El Retiro, pero también de las aportaciones de vecinos que llegan con nísperos, aloe vera, aromáticas… “Todo el mundo nos ayuda y además estamos bien asesorados por los jardineros de la quinta de Torre Arias, Daniel y Olga, que siempre están pendientes; también de Noelia, una ingeniera agrónoma que está desarrollando su proyecto en el huerto”.

Agricultura ecológica sin pesticidas

En La Raíz Cuadrada se plantan tomates, calabacines, pimientos, zanahorias, acelgas, lechugas o berzas, pero todos los productos siguen el método de la agricultura ecológica, sin pesticidas ni nada químico. La producción está destinada a las viviendas de Pauta, a las familias y a los voluntarios del huerto que, de momento, no tiene grandes destrozos. “A los chicos les viene muy bien venir todos los días al huerto, riegan los pimientos, se entretienen e incluso venimos andando en excursión desde San Blas”, argumenta José Antonio.

Lorenzo Carrera es otro de los voluntarios, un octogenario originario de la provincia de León pero que lleva 60 años residiendo en Canillejas. “Estaba ocioso, les pregunté si podía ayudar en el huerto y aquí estoy cavando zanjas, regando o plantando, así hemos ido sacando esto adelante. Hemos ido aprendiendo sobre la marcha, yo recordaba algo de mis padres cuando era niño trabajando la tierra en mi pueblo, pero la verdad es que el día a día ha sido la escuela del huerto en una tierra muy dura y difícil donde se doblan hasta las azadas”, dice Lorenzo.

El Huerto Comunitario La Raíz Cuadrada pertenece a la Red de Huertos del Ayuntamiento de Madrid, que cede los terrenos, en esta ocasión a la Asociación Pauta. El próximo objetivo es crear una compostadora y seguir creciendo, metros no faltan en el parque de Manolete que ha recobrado vida bajo la protección de la famosa quinta de Torre Arias.

Huerto La Raíz Cuadrada

Leer más