Se publica la segunda edición de Canillejas, imágenes de un pueblo

Villa de Canillejas

Hace cuatro años y medio el periodista Leo del Val publicó con la editorial Temporae, dedicada a libros antiguos de Madrid, una recopilación de imágenes de lo que fue el pueblo de Canillejas y hoy barrio integrado en la capital. La primera edición se agotó en pocos meses y ahora con esta segunda de 2019 incorpora 70 nuevos archivos que completan una estupenda colección en un pequeño libro coleccionable de Barrios de Madrid con 200 páginas en blanco y negro, con sabor antiguo.

Tras una breve introducción o paseo por la historia de la Villa de Canillejas (desde 1627) bajo el reinado de Felipe IV, el Rey pasmado, la aldea pasó de ser una aldea a contar con Ayuntamiento propio hasta el año 1949 en el que se anexiona a Madrid por decreto y pierde su identidad.

Antonio García (izquierda) con trabajadores desgranando el trigo en las eras de su propiedad.
Antonio García (izquierda) con trabajadores desgranando el trigo en las eras de su propiedad.

Tras un periplo de 63 años Canillejas recupera en parte sus derechos históricos incorporando el topónimo al nombre del distrito San Blas-Canillejas en 2012 con el gobierno popular de Ana Botella y refrendado por todos los grupos políticos.

“La condición de Villa o casa de recreo aislada en el campo está muy ligada a las dos fincas de recreo integradas en su término municipal: la quinta de Canillejas o Torre Arias y La Piovera, además de la cercana de El Capricho, en la Alameda de Osuna. Ese carácter ha marcado a Canillejas durante siglos con un pequeño entramado urbano casi despoblado ubicado en un cruce de caminos que ha ido forjando la idiosincrasia de los canillejeros, casi siempre dedicados a las faenas de la agricultura, las huertas o las viñas, donde se cultivaba un moscatel reconocido”, comienza diciendo Leo del Val.

Julio Sepúlveda y su esposa Chiqui con su dos hijos en el bar July ubicado en el número 305 de la Carretera de Aragón. Año 1962.
Julio Sepúlveda y su esposa Chiqui con su dos hijos en el bar July ubicado en el número 305 de la Carretera de Aragón. Año 1962.

La Villa de Canillejas no corrió la misma suerte que la Villa de Vallecas, Barajas, Hortaleza o Vicálvaro, por ejemplo, y en los años del desarrollismo perdió su identidad para incorporarse primero a Ventas y después al Gran San Blas, un barrio nuevo inventado por el franquismo obviando los seis siglos de historia de Canillejas.

La recuperación del blasón, el topónimo oficial o la Plaza de la Villa de Canillejas son tres ejemplos recientes de que el antiguo pueblo no quiere perder su historia. “Sin duda son tres hitos importantes, el blasón lo recuperamos de un matasellos deteriorado antiguo de la primera década del siglo pasado que nos facilitó Andrés Cabrera, recientemente fallecido; la inclusión del topónimo ha costado 63 años de reivindicaciones de los vecinos y de luchas con los partidos políticos que no entendían ni conocían la historia, y la Plaza de la Villa es un reconocimiento municipal más adecuado que el antiguo nombre de Mora de Rubielos”, explica Leo del Val, autor del libro.

Casa de Consuelo Freixa, la practicanta, en la plaza del pueblo de Canillejas.
Casa de Consuelo Freixa, la practicanta, en la plaza del pueblo de Canillejas.

En defensa de los derechos históricos de la Villa

El periodista local argumenta que el barrio no se caracteriza por la protesta, ni es especialmente reivindicativo. “Cuando el ayuntamiento de Canillejas entregó las llaves a las autoridades de la capital en 1949 nadie protestó, la población era pequeña y después la avalancha de vecinos llegados de todas las provincias dispersó la reivindicación, la prioridad era buscar un puesto de trabajo y escolarizar a los hijos, la historia no interesaba. Después lo social siguió siendo lo más importante y mientras, las equipaciones deportivas, sanitarias o culturales brillaban por su ausencia. El párroco se encargaba de colocar a la gente en Iberia o Pegaso, las dos factorías industriales más cercanas de la época franquista”, explica Del Val, hijo y nieto de canillejeros.

Grupo escolar con su maestro posando en la escuela pública y portando flores en la primera década del siglo XX.
Grupo escolar con su maestro posando en la escuela pública y portando flores en la primera década del siglo XX.

Con esta segunda edición de Canillejas, imágenes de un pueblo el autor tiene claro que hay que seguir luchando por defender los derechos históricos de la Villa. “La displicencia municipal con Canillejas es histórica, nos han reducido el término municipal a mínimos y todo se agrupa en un pequeño entorno urbano de 10 kilómetros cuadrados para 30.000 vecinos. El actual barrio carece de instalaciones deportivas, por ejemplo, y el estadio Wanda Metropolitano lo han sacado del término adjudicándolo al barrio de Las Rosas; tampoco tenemos IES y el Centro Cultural nació pequeño, no se pueden representar grandes funciones o conciertos porque no tiene dimensiones. Cuando vemos las reivindicaciones de los nuevos barrios del distrito nos da cierta envidia, pero aquí la población se ha hecho mayor y ya no está para la protesta”, argumenta.

Las mulas fueron muy importantes en el cultivo de los cereales y legumbres en Canillejas. Al fondo, tras el montón de trigo, el cementerio de Canillejas.
Las mulas fueron muy importantes en el cultivo de los cereales y legumbres en Canillejas. Al fondo, tras el montón de trigo, el cementerio de Canillejas.

Fotos muy relevantes y antiguas que dan carácter

Pero el autor quiere dejar claro que el libro no trata de reivindicar nada, tan solo agrupar el mayor número de imágenes posibles otorgando un hilo conductor de la historia del pueblo. “En esta segunda edición hemos conseguido fotos muy relevantes y antiguas que dan carácter al libro. Por ejemplo, la serie de las escuelas públicas de principio del pasado siglo e incluso algunos posados de vecinos de finales del siglo XIX que dan gran valor a la edición. También destaco las faenas agrarias que hasta la década de los 50 ocupaban la vida de este pueblo castellano donde se cultivaba trigo y cebada”, subraya Leo.

Fernando Paz e Isabel Mellado con la abuela Lorenza en la calle Diana en 1954. La moto es una Lube Renn 125 con la rueda trasera carenada.
Fernando Paz e Isabel Mellado con la abuela Lorenza en la calle Diana en 1954. La moto es una Lube Renn 125 con la rueda trasera carenada.

Las escenas de partidos de fútbol, procesiones de las dos vírgenes patronas con La Blanca y Santa Lucía, comuniones, barrios en construcción sin asfaltar y escenas familiares ocupan las nuevas páginas del libro. “Hay algunos archivos en los que merece la pena detenerse para ver la transformación de nuestro pueblo en barrio de la gran ciudad. Se nos habían olvidado las inundaciones o las calles en tierra y solo ha pasado medio siglo, apenas nada en la historia de una Villa que se inició en la Edad Media”, apunta el autor, pendiente de un par de presentaciones en el distrito.

La calle Boltaña era un arroyo sin canalizar y las riadas eran habituales, hasta los años 70 no fue urbanizada.
La calle Boltaña era un arroyo sin canalizar y las riadas eran habituales, hasta los años 70 no fue urbanizada.

“Quiero dejar claro que sin la aportación de las fotos de nuestros vecinos el libro no podría crecer, ellos son los auténticos protagonistas y animo a seguir recopilando, que nadie tire a la basura una solo foto porque puede tener un valor incalculable, un legado para las futuras generaciones”,

finaliza Leo del Val, autor de Canillejas, imágenes de un pueblo.

Puntos de venta:

Libros de Arena. Calle Capri, 15. Las Rosas

Temporae, libros de fotografía antigua. Calle Mayor, 80.

Boltania, moda y complementos. Calle Boltaña, 90. Canillejas.

El párroco Luis Calleja con Mariano Cavero (coajutor), Teodoro, Julián Sepúlveda y Alberto Hervás, entre otros, con el retrato al fondo del Papa Pío XII en 1952.
El párroco Luis Calleja con Mariano Cavero (coajutor), Teodoro, Julián Sepúlveda y Alberto Hervás, entre otros, con el retrato al fondo del Papa Pío XII en 1952.
Leer más

Martín Casariego: “La cultura no era una prioridad para Ahora Madrid y será uno de los ejes en nuestras políticas”

Martín Casariego (Madrid, 1962), actual presidente de la Junta del Distrito de San Blas-Canillejas, es licenciado en Historia del Arte y escritor. Lleva cuatro meses en el sillón de la Avenida de los Arcentales y está conociendo el distrito en profundidad con visitas constantes a todos los equipamientos públicos. Cultura, deporte, medio ambiente y servicios sociales serán prioritarios en la agenda del concejal de Ciudadanos.

P- ¿Qué conoce del distrito de San Blas-Canillejas?
R- El distrito ha vivido una profunda transformación positiva desde los años 80, cuando San Blas era conocido por sus altos índices de delincuencia, siendo los drogodependientes parte del paisaje urbano. Recuerdo en esa época ir a conciertos en la sala Argentina, que competía de tú a tú con el Rock-Ola o El Sol. Pero hoy en día, los barrios han mejorado considerablemente y ahora es un distrito bastante seguro. Todos los madrileños conocen el Wanda Metropolitano, y muchos, la Quinta de Los Molinos y Torre Arias, pero con las pocas semanas que llevo en el cargo de Concejal-Presidente he podido comprobar el gran potencial más allá de lo conocido; tanto desde el punto de vista cultural como desde la perspectiva de las grandes empresas tecnológicas afincadas en nuestro distrito y que suponen un gran motor generador de empleo de calidad, o desde la óptica del fomento del deporte, pasando por el importante movimiento asociativo. Por desgracia, también hay graves desigualdades, y algunos vecinos en situación precaria; desigualdades que intentaremos atender y corregir.

Martín Casariego
Martín Casariego

P- ¿Qué piensa hacer con la Participación Ciudadana? ¿Continuarán los Foros Locales?
R- La participación ciudadana es necesaria y puede ayudarnos en nuestra acción política. Detrás de cada vecino y colectivo hay un problema diferente, por lo que es importante buscar distintas visiones para encontrar la mejor solución. Esta participación tiene que ser consultiva. En estos momentos, tal y como dicta el Reglamento de los Foros Locales, la vigencia de los primeros ha finalizado y corresponderá a la nueva Corporación volver a constituirlos tras la formación de las Juntas Municipales de Distrito. Nuestra voluntad es clara, es necesario contar con un órgano de participación colectiva, buscando con ello una mayor implicación ciudadana y donde vecinos y asociaciones puedan canalizar sus propuestas. Para evitar la paralización ocasionada por la constitución de los nuevos Foros Locales, las diferentes mesas y grupos de trabajo podrán continuar con sus actividades y mantener los espacios cedidos por cada distrito.

P- ¿La política cultural será prioritaria en su mandato?
R- La cultura debe ser una herramienta para mejorar la vida de nuestros vecinos. No solo desde el punto de vista de ocio y disfrute, sino también como parte de la educación. Por ejemplo, me gustaría ver la manera de fomentar la lectura en los colegios, el cine, aunque la oferta del distrito ya es muy preciable, o adecentar el nido de ametralladoras republicano de las Rejas, un resto modesto pero valioso como vestigio de la historia de nuestro distrito. La cultura será uno de los principales ejes en los que se sustenten nuestras políticas.

martin casariego

P- San Blas-Canillejas tiene la mitad de presupuesto cultural que Ciudad Lineal. ¿Esto tiene arreglo?
R- Mi intención es incrementar en los próximos presupuestos la partida estimada a cultura, y mantener esa línea a lo largo del mandato. En 2019 funcionamos con los presupuestos del anterior gobierno, que ponen de manifiesto que la cultura no era una prioridad para Ahora Madrid. Por supuesto, hay que ver cómo hacerlo, de dónde se puede quitar para poner en otro sitio. La cultura siempre queda relegada a una posición secundaria. Me gustaría revertir esta situación y explorar otras vías de financiación, estableciendo diferentes convenios de colaboración público-privado que abran la posibilidad del patrocinio de actividades, eventos y programas culturales.

P- ¿Habrá rotaciones en la dirección de los centros culturales?
R- No descarto nada, pero en principio soy contrario a establecer un sistema de rotaciones en la direcciones de los centros culturales. Cada centro tiene un contexto y una idiosincrasia diferente y quien mejor lo conoce es la dirección de cada centro. Si nos dedicamos a que estas direcciones roten perderemos toda la experiencia adquirida a lo largo de los años. Otra cosa es hacer una evaluación de cada equipamiento y señalar sus posibles deficiencias, bien administrativas o programáticas, con el fin de mejorarlas.

martin casariego

P- ¿Fomentar el deporte local está entre sus prioridades?
R- Junto a la cultura, el deporte base será otro eje en el que se sujetará nuestra acción política. Veremos cómo mejorar las instalaciones existentes en el Distrito. Las Administraciones deben apostar por impulsar medidas que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos, y el deporte la mejora.

P- ¿Qué previsiones tiene para potenciar las fiestas del distrito?
R- En las fiestas de este año hemos tenido muy poco margen de maniobra, ya que estaban cerradas por parte del gobierno de Ahora Madrid, pero en futuras ediciones estudiaremos cómo mejorarlas. Queremos que todas las franjas de edad, gustos musicales, artísticos y de ocio se vean representadas, pues algo de lo que quiero huir es del sectarismo o, por supuesto, de imponer mis gustos particulares. Seguiremos contando con las diferentes asociaciones para que expongan sus preferencias. No nos cerraremos a la colaboración del patrocinio privado, sin disminuir el presupuesto asignado por la Junta a las fiestas, si esa colaboración redunda en beneficio de los vecinos. Nosotros no vemos al diablo en una botella de Coca-Cola o en una película de Disney.

P- ¿Continuarán con sus actividades los Espacios Vecinales?
R- Me imagino que se refiere al Espacio Vecinal Montamarta (EVM). En estos momentos está finalizado el convenio de cesión del edificio a la FRAVM, donde realiza las diferentes actividades el EVM. Realizaremos una primera evaluación de la situación en que se encuentra el inmueble para ver si es necesario acometer algún tipo de obra que mejore las instalaciones, y evaluaremos las necesidades que tienen la propia Junta y otras asociaciones del uso de espacios de titularidad municipal en el distrito. No voy con una idea preconcebida. Queremos favorecer al mayor número de asociaciones que requieran de un espacio municipal para el desarrollo de sus actividades, y no otorgar la exclusividad a ningún colectivo en concreto. Desde el Área Delegada de Coordinación Territorial nos indicarán los nuevos criterios para la cesión de espacios municipales.

martin casariego

P- ¿Qué le parece el Espacio Abierto de la Quinta Los Molinos?
R- El Espacio Abierto se mantendrá y mejorará, estudiaremos los diferentes programas que se imparten para ver las deficiencias u oportunidades que puedan tener cada uno de ellos con el fin de subsanarlas e impulsaremos nuevos programas y actividades. El hilo conductor del Espacio Abierto tiene que ser la propia Quinta. Un eje vertebrador del que partan los diferentes programas y actividades que se impartan y promuevan, desde la perspectiva creadora, cultural, natural y artística.

P- ¿Qué previsiones tiene con el legado histórico de la Quinta de Torre Arias?
R- La Quinta de Torre Arias es uno de los iconos patrimoniales de nuestro distrito, que junto con la Iglesia Parroquial de Santa María La Blanca, recientemente incoada para ser declarada Bien de Interés Cultural (BIC), son muestras de nuestro pasado y de una herencia cultural que debemos conservar. De ahí que contemos con un Plan Especial de Protección para la Quinta donde se han identificado todos los bienes y elementos singulares del conjunto, atribuyéndoles a cada uno un nivel de protección de acuerdo a su importancia histórico-artística. Desde este gobierno continuaremos con la rehabilitación de todo el conjunto de Torre Arias. Un proyecto que trasciende el ámbito distrital y se convierte en un auténtico proyecto de ciudad, y que junto a Los Molinos podría ser uno de los mejores ejes culturales-naturales de nuestra ciudad.

P- ¿Qué le parece la movilidad en el entorno del estadio Metropolitano?
R- Sé que es una de las principales reclamaciones vecinales. Los días de partido del Atlético de Madrid y los conciertos que se celebran en el Wanda Metropolitano originan un caos circulatorio que afecta a los residentes del barrio. En su momento creo que no se evaluó suficientemente los accesos al estadio, que tendrían que absorber a más de 60.000 aficionados. Sólo hay que ver la rotonda que da acceso a la M-40 los días laborables en hora punta, sin necesidad de que se celebre un partido, para ver las retenciones de tráfico que se dan en la zona. Desde el Consistorio, y a través del Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad, dentro de nuestras competencias, estudiaremos diferentes propuestas para intentar revertir esta situación. Ya tenemos sobre la mesa algunas propuestas y le puedo anunciar que recientemente nos hemos reunido con el Atlético de Madrid para empezar a tratar no sólo este asunto, sino para establecer desde la Junta una colaboración activa con el Club de cara a potenciar el deporte base y el ocio para familias y jóvenes en nuestro Distrito.

martin casariego

P- ¿Alguna idea para solucionar la movilidad de Rejas?
R- En esta cuestión, y al igual que en lo respecto a movilidad del estadio Wanda Metropolitano, me gustaría ser prudente antes de anunciar una medida concreta. Propuestas tenemos, pero hay que esperar el estudio técnico y económico para saber qué se puede hacer. Por ejemplo, la conexión del barrio de Las Rosas por la Avda. Estocolmo es un tema complejo, pues depende de diferentes administraciones, y lo mismo pasa con las Rejas y las calles perpendiculares a Agosto.

P- ¿Se apoyará en los vocales vecinos del PP y de Vox en los plenos?
R- Eso espero, por supuesto. La coalición de gobierno entre PP y Ciudadanos se tiene que trasladar a los distritos, independientemente del color del Concejal-Presidente que esté a la cabeza de la Junta. De esta manera tanto las proposiciones que se pudieran presentar en los plenos como el posicionamiento de voto a las iniciativas de los de los diferentes grupos tienen que estar consensuadas con el PP, con el fin de trasladar un único pronunciamiento a los vecinos desde el gobierno. Por otro lado, me gustaría que en esta legislatura el consenso entre todas las formaciones fuese la tónica predominante, y muchas proposiciones se aprueben por unanimidad, tras buscar acuerdos y puntos en común entre todos los grupos municipales, oposición incluida, que beneficien a nuestros vecinos.

P- ¿Apoyará la descentralización del Ayuntamiento?
R- Está bien que se vayan transfiriendo competencias a los Distritos por parte de las Áreas de Gobierno, si con ello mejora la atención a los ciudadanos. Ahora bien, este proceso tiene que ser gradual, estudiando qué competencias puede ir asumiendo la Junta y, lo más importante, hay que dotarlas tanto de recursos humanos como económicos. Si se prescinde de estos recursos y tan solo se transfieren competencias, los Distritos serán incapaces de asumir esta tarea y la descentralización será un fracaso.

martin casariego

Leer más