Las Musas-Las Rosas celebran un día de fiesta con paella incluida

Las Musas-Las Rosas celebran un día de fiesta con paella incluida

La Junta del Distrito ha diversificado las fiestas por casi todos los barrios de San Blas-Canillejas triplicando el presupuesto para estas partidas en los últimos tres años. Además de los dos barrios con más tradición, Canillejas y San Blas, se han unido Ciudad Pegaso y ahora Las Musas y Las Rosas, aunque en un solo día de celebración en el Paseo de Ginebra.

Las Musas-Las Rosas celebran un día de fiesta con paella incluida

La Asociación de Vecinos de Las Musas-Las Rosas ya venía celebrando durante años y con gran éxito de participación infantil el carnaval del Paseo de Ginebra, aunque los costes, esfuerzos y  permisos que incluían un trencito por el perímetro acabaron diluyendo una fiesta de disfraces de lo más colorido y participativa. Ahora se ha sustituido por un día de fiesta bajo el sol abrasador de septiembre pero con alegría y largas colas de participación vecinal sobre todo en los castillos hinchables y para llevarse una porción de paella que fue, sin duda, el plato fuerte de las fiestas.

Las Musas-Las Rosas celebran un día de fiesta con paella incluida

Desde primera hora el Paseo de Ginebra, que está especialmente diseñado preparado para acoger este tipo de eventos, se llenó de vecinos y foráneos participando en los talleres de pintacaras, globoflexia y manualidades. Mientras tanto sobre el escenario actuaban los títeres Maktub representando El fantasma de Canterville. A las 13 horas saludó desde el escenario la concejala presidenta  de Ciudad Lineal y Hortaleza, Yolanda Rodríguez, representando a Marta Gómez, que no pudo acudir a la cita con sus vecinos. A su lado Pablo Morena, presidente incombustible de la Asociación de Las Musas-Las Rosas, una organización vecinal con más de mil socios, muy dinámica y con un local frecuentado por alumnos de talleres culturales en dibujo, pintura creativa, modelado o bailes. Por cierto los de dibujo y modelado sacaron los lienzos a la calle del Paseo y tuvieron gran repercusión.

Las Musas-Las Rosas celebran un día de fiesta con paella incluida

Los bailes fueron otro de los reclamos, sobre un escenario junto a la parada de la EMT bailaron los alumnos más salseros al son de los ritmos del grupo cubano Los Van Van y después la magia y el humor de Óscar Rui. La gran paellada con raciones para más de 500 comensales puso fin a una jornada lúdica que tiene como objetivo afianzarse en el barrio más joven del distrito. En este sentido la Junta Directiva de la Asociación de Vecinos lo tiene claro, quieren recuperar el carnaval infantil, aunque quizá en el mes de mayo para evitar el frío y haciéndolo coincidir con la festividad de San Isidro.

Las Musas-Las Rosas celebran un día de fiesta con paella incluida

Al final todo el mundo se fue contento con esta primera experiencia de colaboración entre la Junta y la Asociación, solo pusieron dos fallos: faltaron actividades para los más mayores, una deficiencia que se repite en el resto de las fiestas de un distrito que ha triplicado su presupuesto para las fiestas populares de los barrios y que la jornada se alargue a todo el fin de semana incluyendo más actividades culturales y de ocio. De cualquier forma la jornada fue un éxito de participación y se demostró que el barrio goza de muy buena salud con ganas de fiesta y espíritu reivindicativo.

Las Musas-Las Rosas celebran un día de fiesta con paella incluida

Leer más

Las feministas protagonizan la protesta en las fiestas
de San Blas-Simancas

Las Fiestas de San Blas-Simancas han sido un éxito, con la presencia de público durante todo el primer fin de semana de julio, sobre todo el viernes por la noche, había ganas de fiesta y se notó la presencia en las casetas y auditorio del recinto ferial ubicado en la Avenida de Arcentales. Pero el protagonismo fue del movimiento feminista del distrito, las representantes de la Asamblea leyeron el pregón desplegando pancarta demostrando unión y fortaleza y el domingo protestaron en el escenario por un intento de agresión a una vecina en la calle Amposta.

Fueron las fiestas del homenaje a la mujer con una programación de apoyo a las mujeres maltratadas con la denuncia de la violencia machista de fondo. El punto violeta, los conciertos solo de mujeres, como el domingo por la noche con los grupos de rap reivindicativo La Ira y Machete en Boca calentaron el ambiente con un público mayoritariamente femenino y entregado a la causa que no paró de bailar y disfrutar, también por la noche, sin miedos ni ataduras.

Fiestas de San Blas-Simancas

Un serio incidente el sábado por la noche cambió el curso de la programación, precisamente junto al recinto ferial cuando de madrugada una mujer fue agredida por cuatro hombres que se bajaron de un coche con la intención de secuestrarla. Afortunadamente todo se quedó en un intento al detectar la presencia de agentes de policía a pie por la zona los presuntos agresores huyeron sin poder meter a la víctima en el automóvil, como al parecer tenían previsto.

Fiestas de San Blas-Simancas

“Acompañamos a la mujer agredida a la comisaría del distrito y nos dijeron los agentes que pusiéramos la denuncia al día siguiente porque no tenían efectivos en ese momento”, decía contrariada Agustina Serrano, presidenta de la Plataforma Vecinal San Blas-Simancas. Finalmente tuvieron que personarse en la Jefatura de Policía de Madrid ubicada en la calle Doctor Federico Rubio y Galí, en el distrito de Moncloa-Aravaca, que cuenta con mayores medios y recursos humanos.

Marta Gómez en las fiestas de San Blas-Simancas
Marta Gómez en las fiestas de San Blas-Simancas

¡Unidas y Fuertes, feministas siempre!

Las feministas protestaron con las representantes de la Mesa de Igualdad al frente sobre el escenario del auditorio exhibiendo una pancarta con caracteres en blanco sobre fondo morado con este lema: ¡Unidas y Fuertes, feministas siempre! En el acto de denuncia y apoyadas por cientos de gargantas estaban las concejalas presidentas de San Blas-Canillejas, Marta Gómez, y de Ciudad Lineal, Yolanda Rodríguez, también vecina del barrio, acompañadas de vocales vecinas de Ahora Madrid y PSOE. Todas, todos, todxs y todes el nuevo lenguaje inclusivo de género fue protagonista en pro de la igualdad, un género neutro para personas que no se sienten identificadas visibilizado por el movimiento feminista para mostrar la enorme diversidad de nuestra sociedad, incluyendo a todos los géneros en la sociedad, más allá de las palabras.

Fiestas de San Blas-Simancas

Leer más

El astronauta Pedro Duque inaugura un monolito solar

Pedro Duque puede presumir de ser profeta en su tierra aunque razones le sobran para ello. El pasado día 29 de enero inauguró, en compañía de la alcaldesa Manuela Carmena y de la concejala-presidenta del distrito de Ciudad Lineal, Yolanda Rodríguez, un monumento interactivo ubicado en la mediana de la calle Institución Libre Enseñanza, justo en los límites entre San Blas-Canillejas y Ciudad Lineal.

Hay que señalar que el recién inaugurado monolito se encuentra emplazado en un terreno por cuyo perímetro circulan bastantes vehículos, por lo que su visibilidad está prácticamente asegurada. La elección del sitio, entre los dos distritos, no es eventual ya que la vida escolar del astronauta tuvo mucho que ver con ambos. Aunque Pedro Duque es originario de San Blas-Canillejas, estudió toda la Enseñanza General Básica en el colegio de educación especial Miguel Blasco Vilatela, de Ciudad Lineal.

El distrito que preside Yolanda Rodríguez promovió un concurso entre los colegios públicos para que diseñaran un monumento que honrara al astronauta. De los nueve proyectos que se presentaron, el ganador fue el Princesa Sofía. Los participantes del concurso debían construir una maqueta para la estatua que estuviera inspirada en el Sistema Solar.

El astronauta Pedro Duque inauguró un monumento interactivo en San Blas-Canillejas/Ciudad Lineal.

Visita a su antiguo centro

Antes de proceder a la inauguración del monolito, Pedro Duque, responsable de revisión de proyectos futuros de la ESA para vuelos tripulados dentro del cuerpo de astronautas de la ESA, visitó las dependencias del Miguel Blasco Vilatela y animó a los alumnos del centro afirmando:

Podéis florecer y ser lo que queráis, tenéis que decidir qué os gusta, dedicaros a ello y hacer caso a los profesores y los padres para conservar la forma física que, por ejemplo, es muy importante para ser astronauta”

Conozco a otras personas de barrio que tenían complejo de inferioridad que ahora están en la industria aeroespacial, en otros países, dirigiendo personas”, indicó Duque antes de pasar a responder las múltiples curiosidades que le plantearon los alumnos de su antiguo colegio.

Leer más

Las Mercedes tendrá un ArteFacto en la calle Yécora

El Ayuntamiento de Madrid propone construir un edificio denominado ArteFacto en una parcela municipal ubicada en la calle Yécora, entre la Avenida de Invierno y la M-21 en el barrio de Las Mercedes (Rejas). El anteproyecto se debatirá entre todos los vecinos haciendo efectiva la participación ciudadana propuesta por el gobierno de Ahora Madrid.

Los ArteFacto se construirán en tres barrios, Opañel (Carabanchel), Valdebebas (Hortaleza) y Rejas (San Blas-Canillejas) y son edificios en régimen de alquiler con zonas de uso común y espacios públicos donde se pueden instalar por ejemplo huertos comunitarios. El de Rejas, con 31 viviendas, está destinado a familias mono parentales.

El anteproyecto, que fue presentado por el concejal de Coordinación Territorial, Nacho Murgui, acompañado de las ediles Yolanda Rodríguez (Hortaleza) y Marta Gómez (San Blas-Canillejas), contempla el uso de energías renovables con placas solares en las cubiertas y será debatido por los vecinos del distrito en los Foros Locales.

La idea innovadora del equipo de Carmena es dotar a la ciudad de vivienda pública en régimen de alquiler, aprovechar espacios y crear nuevas relaciones entre espacios públicos, comunes y privados. En el caso de Rejas, la parcela se encuentra situada junto a una urbanización de alto nivel social y el edificio tendrá una superficie total construida de 2.000 metros cuadrados y albergará espacios comerciales y de coworking.

Marta Gómez avanzó que el edificio de la calle Yécora será similar al concepto de corralas antiguas como en el Madrid del siglo XIX, donde se conocían todos los vecinos y no como ahora que vivimos en edificios donde pasamos la vida sin relaciones vecinales.

 

Un barrio sin equipamientos

El ArteFacto de Rejas no ha tenido, de momento, contestación vecinal como en Valdebebas, aunque algunas voces critican el anteproyecto de un barrio sin dotaciones e infraestructuras.

Faltan equipamientos de todo tipo como colegios, zonas deportivas y el principal problema es el transporte con una sola línea de autobús que no abarca a todo el barrio, además el colapso es diario con la proliferación de centros comerciales en la zona y al ayuntamiento solo se le ocurre poner una corrala con huertos”, decía Antonio Lluesma, vecino de la zona.

Valeria Durán, también vecina de Las Mercedes, tenía otra opinión. “Ya era hora de dinamizar estas parcelas situadas en la frontera entre Fin de Semana, Las Mercedes y Coslada, son terrenos muy bonitos con un bosque de pinos espectacular y una zona infantil infrautilizada porque la gente hace la vida en las urbanizaciones, veo positivo el proyecto y me hace ilusión la instalación de huertos en una zona donde no hace mucho tiempo la gente se auto abastecía de verduras de la zona”.

En la misma calle Yécora, frente al futuro ArteFacto ya existe una zona acotada donde la Asociación de Vecinos Ciudad cuenta con un pequeño huerto para realizar actividades y plantaciones junto al bosque de coníferas muy cerca de la M-21 que divide los municipios de Madrid y Coslada.

Leer más

Carmena inaugura los jardines de Torre Arias con una gran entrada

Mañana lluviosa el domingo 27 de noviembre que no impidió el aluvión de público que se presentó en la puerta principal de Torre Arias en la calle Alcalá para descubrir la última Quinta de la aristocracia felizmente recuperada para el pueblo de Madrid. La alcaldesa de la ciudad, Manuela Carmena, acompañada de las ediles del Ayuntamiento Inés Sabanés, Yolanda Rodríguez y Marta Gómez, dio el pistoletazo de salida para visitar los jardines históricos vallados por seguridad en todo el recorrido.

En la entrada de la Quinta el Ayuntamiento presentó paneles informativos para que los ciudadanos estuvieran al día de lo que se está haciendo y lo que se hará en el futuro para el disfrute de los visitantes, que han esperado mucho tiempo este día histórico y festivo. Atrás quedaron las reivindicaciones, casi siempre políticas, que han dado paso a las legítimas aspiraciones en el ámbito ecológico y conservacionista, un aspecto que lidera la Plataforma Quinta de Torre Arias (PQTA).

Horarios Quinta de Torre Arias

En el paseo de entrada los responsables municipales instalaron también paneles con explicaciones de las otras dos fincas casi colindantes, Quinta los Molinos y El Capricho, que previsiblemente abrirán sus palacetes a medio plazo llenando de contenido cultural el eje verde de la línea 5 del metro, un lujo con tres fincas que son el orgullo del pueblo madrileño y apenas conocidas al estar fuera de la almendra central de la ciudad.

Tras la presentación de la concejala presidenta de San Blas-Canillejas, Marta Gómez, habló la delegada de Medio Ambiente, Inés Sabanés, abriendo el turno de palabra bajo la carpa, por cierto mal ubicada junto a la casa de los guardeses. “Quiero dar las gracias a los jardineros municipales por el trabajo realizado y agradecer el compromiso en la reivindicación de la PQTA, a los vecinos y vecinas de Madrid para recuperar este legado histórico”.

Mesa y Cabrera, protagonistas en el acto

José Luis Mesa, presidente de la Asociación de Vecinos Amistad de Canillejas, también se felicitó por el trabajo llevado a cabo en Torre Arias. “Es un éxito de todos los madrileños que han conseguido que no se privatice este espacio (se refería a las edificaciones)”. Mesa recordó que el 25 de febrero de 2014 se celebró la primera Asamblea Abierta “para defender lo que es nuestro, con una recién creada PQTA que inició la lucha de lo que hemos conseguido. A partir de ahora la protección del agua será el eje principal de esta Quinta”, haciendo alusión a los estudios hidrográficos imprescindibles para mantener los jardines.

Andrés Cabrera, también miembro de Amistad y representando a la PQTA, recordó la pelea de todos y todas por esta Quinta. “Nos hemos concentrado todos los últimos domingos de mes a las puertas de Torre Arias y convocamos la manifestación más grande de la historia en nuestro barrio de Canillejas. Esto no sería nada sin vosotros, sin los madrileños, pero ya lo tenemos, es nuestro y se tiene que mantener y mejorar respetando todo su entorno”. Cabrera también aludió a la participación vecinal, una de las claves de todo el proceso. “Estamos esperando el Plan Especial de protección de la Quinta para dar nuestra opinión y esperamos que el Ayuntamiento nos tenga en cuenta”.

“Un parque único en el mundo”

La alcaldesa Manuela Carmena reconoció el trabajo de la PQTA y de las Asociaciones de Vecinos de San Blas-Canillejas. “Lo habéis hecho vosotros, pero estamos haciendo historia en unos jardines que son historia de Madrid, tenemos que ser capaces de querer a Madrid porque es de todos los ciudadanos”.

Carmena recordó la emoción que sintió al entrar en Torre Arias por primera vez. “Fue sorprendente y maravilloso ver la vegetación y las edificaciones, cada ladrillo es historia que hay que reconvertir para que este parque sea único en el mundo por su carácter agrícola y ganadero”.

Manuela Carmena también valoró la excelente ubicación de Torre Arias, la Quinta de la fallecida Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno, ninguneada en todo este proceso y que legó al pueblo madrileño en la época de Tierno Galván. “La Quinta está en el centro de Madrid, junto al Metro que lleva su nombre y que viene como a buscar el parque; hay que cuidarlo porque es nuestro patrimonio actual y de nuestros nietos que seguirán las iniciativas. Esta es una página, pero habrá muchas más para escribir, con sentido común, solidaridad, generosidad y humanismo”.

Por último Carmena aludió a la actualidad internacional. “Parece que los principios ahora se tambalean como en EEUU, pero Madrid es y será una gran isla de solidaridad y este parque es un ejemplo de ello, es único y estará abierto a todos los madrileños; entre todos abriremos esta página de la Quinta de Torre Arias”.

Fersman y los cardos de la Quinta de Torre Arias

Adrian Woods | Plataforma Quinta de Torre Arias

Mi abuelo no pudo asistir a la apertura oficial de la Quinta de Torre Arias. Falleció hace unos meses y no verá cumplido su deseo de pasear otra vez por sus caminos y beber de sus manantiales centenarios.

Según escribo estas líneas, contemplo una concha antiquísima que me dejó con su escritorio, silla favorita y libros de geología. Verla me recuerda nuestros paseos por el barrio y las historias que me contaba sobre lo que pasó aquí durante la Guerra Civil.

No era más que un chaval y solía acompañar a Don Abelardo, a quien hacía recados y llevaba los bultos ya que el viejo era cojo y no podía con el peso. Al llegar el General Miaja a la Quinta de Torre Arias habían huido los aristócratas, dejando solamente un par de mozos que se encargasen de alimentar a los animales.

El General mandó poner guardia en todas las puertas y que no se sacara del recinto ni un alfiler sin su permiso. Llamaron a Don Abelardo, que tenía buena letra y sabía hacer cuentas, y el militar le nombró Factor de la Quinta, ordenándole preparar un inventario exhaustivo de lo que allí había y llevar un estricto control escrito de todo lo que entraba y salía de la finca.

El abuelo pasó semanas ayudando a Don Abelardo a hacer listas de todos los animales, de los sacos de piensos, montones de heno, minerales molidos y paja para cubrir los suelos de los establos, utensilios para ordeñar y hacer queso, herramientas, aperos equinos, de las ollas, cuberterías y vajillas que había en las cocinas y otras dependencias, muebles dentro de los edificios y un sinfín de objetos dentro del palacio. La biblioteca no parecía tener ningún inventario propio y, al ver que tardarían meses en dar cuenta de todo, optaron por cerrar la puerta con llave e informar al General que esta se encontraba a disposición en el despacho del Factor.

El asedio de Madrid duró mucho y escaseaban cada vez más los víveres, a pesar de poder disponer de los animales y del huerto de la Quinta, pero se llevó el inventario a rajatabla hasta el último día. Finalmente, cuando evacuaron a las últimas tropas, Don Abelardo había enfermado y mi abuelo se quedó solo en la finca con los mozos de las cuadras. Seguía siendo un chaval, aunque con un par de años más, a quien la pelusilla del bigote empezaba a asomar en el labio superior.

Los soldados rebeldes, rebautizados ‘Nacionales’ irrumpieron en la finca por la puerta principal en la Carretera de Aragón y subieron con un camión al patio del palacio donde procedieron a sacar muebles y objetos del palacio y a quemar papeles en una fogata que hicieron. Con paso firme, el abuelo salió del despacho del factor, cruzó el patio y se dirigió al oficial de más rango.

“Señor, como ayudante del Factor, es mi deber hacerle entrega del inventario y el libro mayor puestos al día.” Sorprendido, el oficial tomó los libros y hojeó las páginas minuciosamente rellenas en la pulcra letra de Don Abelardo, aunque al final había algún apunte hecho por mi abuelo en los últimos días cuando el viejo había faltado. De repente el militar echó los libros encima de la fogata y le espetó “¡Inventario! ¡Lárgate de aquí mocoso rojo antes de que te pegue un tiro!”  Giró y siguió supervisando el saqueo del palacio.

El año pasado, paseábamos por la calle Alcalá y nos detuvimos ante el portón donde entraron los soldados hace décadas. Habían talado muchos árboles y desbrozado ingentes cantidades de malezas que habían crecido durante el declive y abandono de la finca. El abuelo quedó absorto en sus pensamientos, con la mirada fija en un enorme cardo que se erguía cerca del camino de entrada.

“Alejandro”, me dijo, “¿Ves ese cardo?”.  Me empezó a contar que en ese mismo lugar, ante lo que probablemente era ancestro de ese mismo cardo que había crecido y dejado caer su semilla allí, acompañado de los mozos de la Quinta, recibieron una lección magistral del famoso geoquímico ruso Aleksandr Fersman.

Fersman llegó a la ciudad asediada de Madrid para inspeccionar la maravillosa colección de fósiles que se guardaba en la biblioteca del Palacio de la Quinta de Torre Arias. Le correspondió al abuelo buscar la llave y acompañarle en la visita. Don Aleksandr pasó unas horas examinando los cajones y vitrinas de minerales y fósiles, tomando notas en una extraña caligrafía extranjera.

Terminado la visita, Don Aleksandr se detuvo en el camino antes de llegar a la salida para admirar un cardo que le llegaba al hombro, totalmente reseco y apergaminado, con hojas pálidas que parecían alas de murciélago. El geólogo habló largo rato de la maravilla de los elementos minerales y de los misterios de la genética de las plantas; de como una semilla caída al suelo tenía toda la información para establecer una auténtica fábrica química y de construcción. El hierro la permitía hacer fotosíntesis, energía del sol para que la planta pudiera seguir construyendo ese rascacielos, esa torre con sus contrafuertes y columnas, todo hecha de sílice, con elementos que el cardo saca del aire y de la arena del suelo, generación tras generación.

El ruso hurgó en los bolsillos de la americana y sacó una concha. Dijo que cuando los minerales no están dentro de las plantas o los animales, la erosión los lleva por los ríos hasta el fondo del mar donde las criaturas marinas los usan para formar sus conchas, como el amonites, un molusco extinguido hace millones de años. “¡Toma camarada!” le dijo a mi abuelo, ofreciéndole la concha fosilizada. “Cuídala bien. Me la dio Neruda en el Café Gijón hace un par de días. Es de su tierra, Chile.”

Y mientras el abuelo y yo contemplábamos el cardo maravilloso, pasó un jardinero delante de nosotros, lo segó, lo dobló en tres trozos y lo metió en un saco de basura.

Inauguración de los jardines de Torre Arias

Leer más